Nueva York llora la muerte su 'Rey del helado'
Nueva York llora la muerte su 'Rey del helado'
Redacción EC

Nueva York (EFE)

llora hoy el fallecimiento de Alfredo Thiebaud, un inmigrante de origen hondureño que en las últimas décadas levantó un pequeño imperio heladero en el sur del Bronx, uno de los barrios más difíciles de la ciudad.

Thiebaud, de 74 años, falleció el viernes al caer y quedar atrapado por un portón metálico en su propio negocio.

Un amigo de la víctima, Samuel Rosas, fue quien encontró el cuerpo ya sin vida del empresario y avisó a los servicios de emergencias, según recoge hoy la prensa local.

El forense confirmó más tarde el accidente como causa de la muerte, que se produjo por "una compresión interna del cuello y la parte superior del pecho".

Rápidamente decenas de empleados y amigos se reunieron junto a la sede de Delicioso Coco Helado, la empresa fundada por Thiebaud en los años 70, para rendirle homenaje.

LOS LAMENTOS
Las reacciones de todos los estamentos de la ciudad no han dejado de llegar
desde entonces, destacando la contribución hecha por el empresario al desarrollo del Bronx.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, aseguró a través de Twitter que la ciudad ha perdido "una parte de su tejido cultural" con la muerte de Thiebaud, mientras que otros responsables políticos como el presidente del distrito del Bronx, Rubén Díaz Jr., acudieron al barrio para honrar su memoria.

En su edición de hoy, el prestigioso diario The New York Times destaca cómo Thiebaud permaneció en el sur del Bronx mientras casi todo el que podía abandonaba un barrio golpeado duramente por la pobreza y la violencia.

Allí, construyó un pequeño imperio en el que empleó a decenas de personas, que fabricaban y vendían los populares helados -al principio sólo de coco y luego de más sabores- por las calles del Bronx.

"Cuando una persona de una cierta edad se va a dormir pensando en el verano, se despierta con el sabor de los 'coquitos' de Alfredo en su lengua", dijo a The New York Times Paul Lipson, un amigo de la familia.

La prensa neoyorquina recoge también numerosos ejemplos de la labor social de Thiebaud, que nunca dudaba en dar empleo a inmigrantes que buscaban una oportunidad o en ayudar a familias en apuros.

Está previsto que su funeral se celebre el lunes y que su cuerpo sea enterrado el martes.