Obama defiende al servicio secreto pero pide más transparencia
Obama defiende al servicio secreto pero pide más transparencia
Redacción EC

En el esperado , el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió la labor de los servicios secretos y argumentó que fueron los atentados terroristas del 11 de septiembre, de 2001, los que exigieron ampliar la vigilancia a individuos y grupos  de naciones no amigas, para evitar ataques similares.

"De esta forma se evitaron numerosos atentados y se protegieron vidas humanas", señaló el mandatario. Sin embargo, también reconoció que el continuo uso de los métodos empleados por los servicios secretos, acarrean riesgos como que el gobierno exagere con la los cuales podrían ser manipulados por la nación, indicó la agencia DPA.

Por ello, Obama pidió al Congreso crear un grupo independiente que represente los intereses públicos en un tribunal secreto. En esta corte se decidirá sobre los programas de vigilancia y el control que merece la actividad de los servicios secretos.

La reforma más importante será que las tareas de la NSA sean más transparentes. Sobre todo en relación a las peticiones secretas de información que el gobierno hace sobre empresas o sospechosos.

En el futuro, estas peticiones de las autoridades no permanecerán secretas de forma indefinida. Además las podrán hacer pública más información sobre lo que se les ha demandado.

RESTRINGEN LAS ACCIONES DE LA NSA 
Asimismo, el mandatario anunció limitaciones en el acceso de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a los datos de llamadas. En el futuro, las autoridades tendrán que contar casi siempre con la autorización del tribunal secreto antes de poder consultar esos datos.

Además estas informaciones, entre ellas el y la duración de la llamada, no las recogerá la propia NSA.

El presidente ha dado plazo hasta el 28 de marzo para que los servicios secretos y el Departamento de Justicia ejecuten las reformas anunciadas.