Esta foto del 19 de enero del 2017 muestra al presidente del Comité Inaugural, Tom Barrack, hablando en la celebración previa a la inauguración "¡Haz a América grande de nuevo!" tras el triunfo de Donald Trump en el Lincoln Memorial en Washington. (Foto: AP / David J. Phillip)
Esta foto del 19 de enero del 2017 muestra al presidente del Comité Inaugural, Tom Barrack, hablando en la celebración previa a la inauguración "¡Haz a América grande de nuevo!" tras el triunfo de Donald Trump en el Lincoln Memorial en Washington. (Foto: AP / David J. Phillip)
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La lista de allegados a que enfrentan problemas con la justicia sigue en aumento. Esta vez es el multimillonario Thomas Joseph Barrack quien está en el ojo de la tormenta tras haber sido acusado, junto a otras personas, de haber actuado como agente extranjero de Emiratos Árabes Unidos (EAU) e influido en las políticas del expresidente de Estados Unidos.

Thomas Barrack, de 74 años, es un inversor que cooperó con la campaña electoral de Trump en el 2016 y presidió el comité de organización de su investidura en enero del 2017.

MIRA: Jefe de Estado Mayor de EE.UU. temía que Trump diera un golpe de Estado tras perder las elecciones

El magnate, que fue detenido este martes 20 en Los Ángeles (California), enfrenta cargos federales en una corte de Nueva York por sus “intentos ilegales de impulsar los intereses de EAU en Estados Unidos”, informó el Departamento de Justicia en un comunicado.

Según los fiscales federales, Barrack utilizó su puesto como asesor externo de la campaña de Trump para promover públicamente la agenda del mencionado país asiático al tiempo que solicitaba orientación, comentarios y puntos de conversación de altos funcionarios emiratíes.

La acusación también explica que una vez que Trump llegó a la Casa Blanca, Barrack invitó a altos funcionarios emiratíes a darle una “lista de deseos” de los movimientos de política exterior que querían que Washington tomara dentro de los primeros 100 días, los primeros seis meses, el primer año y al final. del mandato de Trump.

Lazos con el Golfo Pérsico

Barrack, nacido en Santa Mónica, California, es considerado por los medios estadounidenses como un viejo amigo y exasesor del expresidente Donald Trump. Según la agencia AP, el exmandatario se planteó incluso nominarlo como embajador en México.

Barrack ha sido amigo de Trump desde la década de 1980. Ayudó a recaudar fondos para la primera campaña presidencial de Trump y dirigió su equipo de transición después de que Trump ganara. Quizás fue más conocido por liderar el comité inaugural de Trump, que recaudó US$107 millones, la mayor cantidad de dinero que se haya recaudado y gastado para celebrar una inauguración”, señala el diario “The New York Times”.

El ex presidente de Estados Unidos Donald Trump. (Foto: Andy JACOBSOHN / AFP).
El ex presidente de Estados Unidos Donald Trump. (Foto: Andy JACOBSOHN / AFP).

El medio cuenta que Barrack creció en Los Ángeles hablando árabe como hijo de inmigrantes libaneses de clase trabajadora. En 1972 se había licenciado en Derecho en la Universidad del Sur de California y obtuvo un trabajo con el abogado personal de Nixon, Herbert Kalmbach.

Luego fue enviado a Arabia Saudita debido a sus habilidades con el idioma árabe. Llegó a codearse con un hijo del rey y obtuvo su primera gran oportunidad en los negocios.

En las décadas siguientes, Barrack cultivó relaciones en toda la región. Una vez se hizo amigo de un beduino anciano en un autobús que resultó ser un ejecutivo de Aramco, el gigante petrolero saudí [...] Sus amigos lo describen como un conserje de la realeza del Golfo Pérsico, ayudándoles a comprar casas en Estados Unidos o Europa, cuidando a sus hijos en visitas a Occidente y de vacaciones con ellos en su casa en el sur de Francia”, dice “”.

Thomas Barrack y Donald Trump se conocieron por primera vez en la década de 1980 y ahí nació una amistad duradera.

Amigo pero sin el cargo apetecido

Roger Stone, un agente republicano veterano que conoce a ambos hombres desde hace décadas, afirmó que Barrack “es la única persona que conozco con quien el presidente [Trump] habla como un par [...] Barrack es para Trump como Bebe Rebozo para Nixon, que es el mejor amigo”.

Pese a esta amistad, los fiscales que acusan a Barrack dijeron que Trump fue uno de los traicionados por la lealtad oculta de Barrack a un gobierno extranjero y que las esperanzas de este de influir en Trump o sus ayudantes varias veces se vieron frustradas.

Por ejemplo, Barrack esperaba que Trump lo nombrara enviado para el Medio Oriente o embajador en los Emiratos [...] Pero Trump no le dio ningún trabajo a Barrack y siguió siendo un asesor externo de la administración”, dice “The New York Times”.

La firma de bienes raíces y capital privado de Barrack, Colony Capital, se benefició de inversiones sustanciales de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita en los últimos años.

Barrack renunció en marzo como presidente ejecutivo de Colony Capital, que recientemente cambió de nombre a DigitalBridge. Barrack posee el 10% de esa firma y es uno de sus directores.

____________

TE PUEDE INTERESAR