Donald Trump y el fiscal general William Barr. (Getty Images).
Donald Trump y el fiscal general William Barr. (Getty Images).
BBC News Mundo

Servicio de noticias

Conforme se acerca el final de la presidencia de , su administración se apresura a llevar a cabo varias ejecuciones federales.

MIRA: EE.UU. ejecutará a una condenada por matar a una embarazada y sacarle el bebé

Cinco ejecuciones están programadas antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden el 20 de enero, lo que rompe con un precedente de 130 años de pausar las ejecuciones en medio de una transición presidencial.

Si finalmente las cinco tienen lugar, Trump será el presidente más prolífico en ejecuciones en más de un siglo, supervisando este tipo de condenas a 13 reos desde julio de este año.

Las ejecuciones comenzaron este jueves con la muerte de Brandon Bernard, de 40 años.

El fiscal general, William Barr, defendió que su Departamento de Justicia simplemente está cumpliendo con la legislación existente.

Pero sus críticos consideraron que la medida es preocupante, ya que se produce a solo unas semanas de que Biden, que ha dicho que buscará poner fin a la pena de muerte, asuma el cargo.

“Esto realmente se sale de la norma de una manera bastante extrema”, señaló Ngozi Ndulue, directora de investigación del Centro de Información sobre la Pena de Muerte, una organización no partidista.

La avalancha de ejecuciones de última hora del presidente Trump ha levantado algunas preguntas:

¿Cuál es la política vigente en Estados Unidos?

Desde que la Corte Suprema de Estados Unidos restableció la pena de muerte federal en 1988, las ejecuciones en Estados Unidos han sido escasas.

Antes de que Trump asumiera el cargo, solo se habían llevado a cabo tres ejecuciones federales en este período (1988-2016).

Todas se llevaron a cabo bajo el mandato del presidente republicano George W. Bush, e incluyeron al preso Timothy McVeigh, condenado por el atentado con bomba en un edificio federal de la ciudad de Oklahoma.

De hecho, desde 2003 no se ha producido ninguna ejecución federal.

Sin embargo, las autoridades de cada estado del país sí que han seguido ejecutando a presos en las cárceles gestionadas por ellas.

El año pasado se llevaron a cabo 22 muertes de presos en el corredor de la muerte.

Pero esas ejecuciones por estado también registran una tendencia a la baja.

Un número cada vez mayor de estados de EE.UU. se ha movilizado para abolir la pena capital por completo, y la mayoría ha prohibido formalmente la práctica o no ha ejecutado a ningún preso en más de una década.

La decisión de Trump no tiene precedentes en la historia presidencial estadounidense moderna. (AFP).
La decisión de Trump no tiene precedentes en la historia presidencial estadounidense moderna. (AFP).

Opinión ciudadana

Las encuestas también reflejan que los ciudadanos se alejan cada vez más de la pena capital.

Un sondeo llevado a cabo por Gallup en noviembre de 2019 reveló que el 60% de los estadounidenses apoyaba la cadena perpetua por encima de la pena de muerte por primera vez desde que comenzó la encuesta hace más de 30 años.

“El apoyo público a la pena de muerte está en el mínimo en décadas”, afirmó Ndulue.

En este tiempo, además, han surgido otros problemas relacionados con los métodos de ejecución, la obtención de medicamentos utilizados para inyecciones letales y los costos de las batallas judiciales y las apelaciones que pueden durar décadas.

¿Qué hizo la administración Trump?

En julio de 2019, Barr anunció las ejecuciones programadas de cinco condenados a muerte, a pesar del rechazo de varios estados y el cambio en la opinión pública.

“El Congreso autorizó expresamente la pena de muerte”, dijo entonces el máximo funcionario legal del país.

“El Departamento de Justicia defiende el Estado de Derecho, y le debemos a las víctimas y a sus familias llevar adelante la sentencia impuesta por nuestro sistema judicial”.

Los presos seleccionados habían sido condenados por asesinar o violar a niños y ancianos, dijo Barr.

La medida generó duras críticas por parte de los principales demócratas y grupos en defensa de los derechos humanos.

“Creemos que [la pena de muerte] es un castigo inconstitucionalmente arbitrario que debería haberse abolido hace décadas”, manifestó Lisa Cylar Barrett, directora de políticas del Fondo de Defensa Legal de la organización en defensa de la justicia racial NCAAP.

Los presos que se enfrentan a la ejecución:

  • Brandon Bernard fue condenado en 1999 por el secuestro y asesinato de dos clérigos, Todd y Stacie Bagley. Su ejecución está prevista para el 10 de diciembre, pese a las numerosas peticiones de clemencia debido a su temprana edad en el momento del crimen.
  • Alfred Bourgeois está en el corredor de la muerte por torturar y matar a golpes a su hija de 2 años. Su ejecución está prevista para el 11 de diciembre. Un juez federal suspendió una fecha de ejecución anterior debido a pruebas del equipo legal de Bourgeois que mostraban que tenía una discapacidad intelectual. Este fallo fue revocado en octubre.
  • Lisa Montgomery estranguló a una mujer embarazada en Missouri antes de cortarle la barriga y extraer al bebé para secuestrarlo en 2004. Su ejecución está prevista para el 12 de enero. Sus abogados alegaron que sufre daños cerebrales a causa de las golpizas cuando era una niña y sufre una enfermedad mental grave. Será la primera mujer en enfrentar una ejecución federal en Estados Unidos desde 1953.
  • Cory Johnson fue condenado por el asesinato de siete personas, en relación a su participación en el tráfico de drogas en Richmond, Virginia. El equipo legal de Johnson ha argumentado que sufre una discapacidad intelectual, relacionada con el abuso físico y emocional que experimentó cuando era niño. Su ejecución está prevista para el 14 de enero.
  • Dustin John Higgs fue condenado por el secuestro y asesinato en 1996 de tres mujeres jóvenes en el área de Washington, DC. Higgs no mató a ninguna de sus víctimas. Su coacusado Willis Haynes lo hizo, después de recibir instrucciones de Higgs. Haynes ha dicho en documentos judiciales que Higgs no lo amenazó ni lo obligó a disparar. La ejecución de Higgs está programada para el 15 de enero.
La mayoría de las ejecuciones federales tienen lugar en el Complejo Correccional Federal Terre Haute en Indiana. (SOPA IMAGES)
La mayoría de las ejecuciones federales tienen lugar en el Complejo Correccional Federal Terre Haute en Indiana. (SOPA IMAGES)

Además, la selección concreta de los presos llevó a que el gobierno de Trump fuera acusado de tomar esta decisión por motivos políticos.

La primera serie de ejecuciones este verano, durante una ola de protestas y manifestaciones contra el racismo en Estados Unidos, fueron todas de hombres blancos. En este caso, cuatro de los cinco prisioneros que serán ejecutados son afroestadounidenses.

Ndulue dijo que no creía que fuera “una coincidencia” que no se programara la ejecución de ningún prisionero negro durante el período de “mayor conciencia de las disparidades raciales en torno a la pena de muerte federal”.

Las investigaciones realizadas sugieren que la pena de muerte se ha aplicado de manera diferente en el país por motivos raciales.

“Uno de los hallazgos más contundentes encontrados en un estudio tras otro, en jurisdicciones de todo el país, es que la raza es un factor importante para determinar si se le aplicará la pena de muerte al reo”, dijo Ndulue.

¿Qué está pasando ahora?

Si las ejecuciones de Brandon Bernard y Alfred Bourgeois se llevan a cabo según lo programado, los 10 presos ejecutados en 2020 sumarán una cifra total sin igual en la historia moderna.

“Tendríamos que remontarnos a 1896 para encontrar otro año en el que hubiera 10 o más ejecuciones”, dijo la directora de investigación del Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

La administración Trump también ha optado por llevar a cabo ejecuciones federales en medio de una transición política, con un presidente al final de su mandato, por primera vez en más de un siglo.

En estos casos, los mandatarios salientes generalmente ceden a sus sucesores decisiones de este calado, lo que permite al próximo ocupante de la Casa Blanca marcar el rumbo.

En una entrevista con la agencia de noticias Associated Press, el fiscal general Barr defendió las ejecuciones postelectorales y dijo que probablemente programaría más antes de dejar el Departamento de Justicia.

“Creo que la forma de detener la pena de muerte es derogar la pena de muerte”, dijo.

“Pero si pides a los jurados que la impongan, entonces debería llevarse a cabo”.

Sin embargo, es una elección controvertida, especialmente porque la administración entrante de Biden ha dicho que trabajará para poner fin a la pena capital.

La primera ejecución programada, la de Brandon Bernard el 10 de diciembre, ha llamado especialmente la atención.

Fue condenado por asesinato y secuestro en 1999.

Los activistas buscan evitar la ejecución de Brandon Bernard que tenía 18 años cuando cometió el crimen. (CORTESÍA DEL EQUIPO DE DEFEN BERNARD DEFENSE TEAM)
Los activistas buscan evitar la ejecución de Brandon Bernard que tenía 18 años cuando cometió el crimen. (CORTESÍA DEL EQUIPO DE DEFEN BERNARD DEFENSE TEAM)

En el momento de cometer el delito tenía 18 años y va a pasar a ser el delincuente más joven ejecutado por el gobierno federal en casi 70 años.

Cinco de los nueve miembros del jurado que siguen vivos cuando Bernard fue sentenciado, así como el fiscal estadounidense que defendió la pena de muerte en la apelación, han pedido públicamente que se detenga su ejecución.

¿Cuál es la política de Biden sobre la pena de muerte?

Trump ha sido un firme defensor de la pena de muerte desde hace mucho tiempo.

El equipo de Biden se opone.

La vicepresidenta electa Kamala Harris, en particular, la ha criticado constantemente.

Ya en su exitosa campaña de 2003 para fiscal de distrito de San Francisco se pronunció contra la pena capital y a pesar de la presión dentro de su partido se negó a solicitar la pena de muerte en un caso de asesinato de un agente de policía de 29 años cuando estaba de servicio.

El historial del presidente electo es más desigual.

En el proyecto de ley sobre delitos de 1994, elaborado por Biden, el presidente electo agregó unos 60 delitos federales castigados con la pena de muerte.

Algunos de los condenados a muerte hoy en día fueron sentenciados en virtud de las disposiciones de esa legislación.

Sin embargo, ha prometido impulsar una ley que elimine por completo las ejecuciones federales y anima a los estados a hacer lo mismo.

El equipo de Biden recordó que más de 160 personas condenadas a muerte en Estados Unidos desde 1973 han sido exoneradas posteriormente.

Biden aún tiene que elegir su candidato para fiscal general de Estados Unidos.

VIDEO RECOMENDADO

División internacional en torno a polémica elección parlamentaria de Venezuela
División internacional en torno a polémica elección parlamentaria de Venezuela

TE PUEDE INTERESAR