Joe Biden y Donald Trump protagonizaron un desordenado debate en setiembre, donde las interrupciones estuvieron por encima de las propuestas. Este jueves se realizará el último debate en Nashville. (AFP)
Joe Biden y Donald Trump protagonizaron un desordenado debate en setiembre, donde las interrupciones estuvieron por encima de las propuestas. Este jueves se realizará el último debate en Nashville. (AFP)
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Interrupciones, insultos, caos, cero propuestas, y más interrupciones. El primer debate presidencial de setiembre pasado entre y será recordado como uno de los peores en la historia de los debates en . Para evitar repetir el mismo espectáculo este jueves en Nashville, la comisión de debates presidenciales anunció el lunes una restricción inédita: los micrófonos serán silenciados parcialmente.

Cada candidato tendrá dos minutos para responder las preguntas de la moderadora y durante ese tiempo el micrófono del otro candidato permanecerá apagado. Luego que Trump o Biden hayan utilizado sus dos minutos, habrá una discusión abierta de 15 minutos donde los micrófonos sí estarán prendidos.

“La esperanza de la comisión es que los candidatos sean respetuosos con el tiempo del otro, lo que fomentará un discurso civilizado para beneficio de la audiencia”, afirmó la comisión el lunes en un comunicado.

¿Pero se espera que sea un discurso civilizado y sin interrupciones? Lo más probable es que no, teniendo en cuenta que Trump sigue atrás en las encuestas y que su estrategia consiste justamente en anticipar respuestas y no dar chance a su oponente, mientras que Biden puede volver a perder la paciencia, como ocurrió en el caótico debate de Cleveland.

Trump y Biden: ¿Qué ocurrió en el primer debate por la presidencia de EE.UU?

Aquella vez, justo antes que Trump diera positivo por COVID-19, el presidente interrumpió al demócrata en 71 ocasiones, mientras que el ex vicepresidente hizo lo mismo 22 veces, según registró la página de noticias Axios.

Alan Schroeder, profesor emérito de periodismo en la Northeastern University, y experto en debates presidenciales, comentó a “The New York Times” que apagar el micrófono “suena bien en teoría, pero no creo que eso vaya a resolver el problema”.

“Podría haber dos minutos ininterrumpidos para cada candidato en los tramos iniciales de cada segmento, ¿pero luego qué?” se preguntó. “Ambos participantes deben estar de acuerdo con una visión común de lo que se supone el ejercicio del debate. Mientras uno de los candidatos no acepte la premisa básica de ‘yo escucho mientras tú hablas, tú escuchas mientras yo hablo’, el problema esencial permanece”, agregó.

La moderadora del debate será Kristen Welker, de NBC News, quien no podrá apagar o prender los micrófonos de los candidatos, sino que la tarea recaerá en el equipo de producción de la comisión.

Las quejas de Trump

La decisión de silenciar el micrófono ocasionó la queja inmediata de la campaña de Trump, señalando que la comisión actúa así para favorecer a

“El presidente Trump está comprometido a debatir con Joe Biden independientemente de los cambios de último minuto procedentes de una comisión parcializada, en su último intento por dar ventaja a su candidato favorito”, aseguró en un comunicado el jefe de campaña del presidente, Bill Stepien.

Sin embargo, el asunto del micrófono no es lo único que les incomoda. Tampoco les ha agradado la elección de Welker como moderadora, una reputada corresponsal en la Casa Blanca, señalando que está parcializada hacia el Partido Demócrata basándose en una que señala que sus padres donaron anteriormente en las campañas de candidatos demócratas y que ella anteriormente estuvo registrada en el partido.

Seguidores de Trump escuchan el mitin del mandatario en Prescott, Arizona, un estado que también será clave el 3 de noviembre. (AFP)
Seguidores de Trump escuchan el mitin del mandatario en Prescott, Arizona, un estado que también será clave el 3 de noviembre. (AFP)

Otro punto en controversia son los asuntos a debatir. Ambas campañas habían aceptado meses atrás que sería la moderadora quien definiría los temas. Welker los ha definido de esta manera: coronavirus, cambio climático, seguridad nacional, liderazgo, familias americanas y la raza en Estados Unidos.

Pero la campaña de Trump ha pedido que se hable sobre política exterior, pues los temas propuestos ya fueron tratados en el primer debate. De hecho, los últimos debates presidenciales siempre se han centrado en la política exterior.

“Yo participaré en el debate. Solo pienso que es muy injusto que cambien los temas y es injusto que nuevamente tengamos a un moderador que es totalmente parcializado”, ha dicho Trump con respecto a Welker.

Stepien, por su parte, agregó que el presidente pensaba plantear en el debate una serie de acusaciones sobre Hunter, el hijo de Joe Biden, sobre sospechas de corrupción en Ucrania y China. “Si los medios no le hacen estas preguntas a Joe Biden, lo hará el presidente y no habrá escapatoria para él”, completó Stepien.

Hunter Biden junto a su padre y el expresidente Barack Obama, en una foto del 2010. (AFP)
Hunter Biden junto a su padre y el expresidente Barack Obama, en una foto del 2010. (AFP)

El portavoz de Biden, TJ Ducklo, respondió a la denuncia de la campaña de Trump, diciendo en un comunicado: “Ambas campañas y la Comisión del Debate Presidencial acordaron hace meses que el moderador del debate elegiría los temas. La campaña de Trump miente ahora sobre eso porque Donald Trump tiene miedo de enfrentar más preguntas sobre su desastrosa respuesta al COVID-19”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Trump y Biden de acuerdo: “Será la elección más importante de la historia” 16/10/2020

TE PUEDE INTERESAR