El rey de España Juan Carlos I saluda a la multitud cuando sale de la catedral de Santiago de Compostela el 25 de julio de 1999. (Foto: ERIC CABANIS / AFP).
El rey de España Juan Carlos I saluda a la multitud cuando sale de la catedral de Santiago de Compostela el 25 de julio de 1999. (Foto: ERIC CABANIS / AFP).
Redacción EC

La marcha de de deja en el aire el legado de un reinado, inicialmente considerado de gran estadista pero cada vez más cuestionado por borrones personales tanto por sus relaciones íntimas como por la gestión de sus finanzas.

MIRA: El rey Juan Carlos I, en el ojo de la tormenta por un escándalo de corrupción, anuncia que se va de España

Nieto del rey Alfonso XIII que partió al exilio tras la proclamación de la II República en 1931, Juan Carlos de Borbón fue repescado en 1969 como príncipe por el dictador Francisco Franco para tratar de dar continuidad y legitimidad a su régimen.

Coronado rey pocos días después de la muerte de Franco, en noviembre de 1975, el nuevo soberano planteó rápidamente la transición ordenada a una democracia parlamentaria de corte occidental, entre presiones inmovilistas del "búnker" franquista y, por otro lado, de los partidos de izquierda que buscaban una ruptura total y rápida.

El entonces príncipe Juan Carlos de Borbón y el dictador español general Francisco Franco participan en el Desfile de la Victoria en Madrid el 10 de junio de 1971. (Foto de AFP).
El entonces príncipe Juan Carlos de Borbón y el dictador español general Francisco Franco participan en el Desfile de la Victoria en Madrid el 10 de junio de 1971. (Foto de AFP).

Juan Carlos I eligió personalmente para timonear el proceso a Adolfo Suárez, quien logró dirigir con éxito la transición política, liberar a todos los presos políticos del franquismo, celebrar elecciones plenamente democráticas y aprobar una Constitución moderna.

La concesión de amplios poderes a las regiones, especialmente al País Vasco y a Cataluña, que gozaron de un autogobierno sin parangón entonces en Europa, fue otro de los pasos casi revolucionarios de esa época, tras décadas de férreo centralismo franquista y represión de las lenguas de esas y otras regiones.

En esta foto de archivo tomada el 14 de mayo de 1962, se muestran al príncipe Juan Carlos de España y a su esposa, la princesa Sofía de Grecia en Atenas durante su boda. (Foto: AFP).
En esta foto de archivo tomada el 14 de mayo de 1962, se muestran al príncipe Juan Carlos de España y a su esposa, la princesa Sofía de Grecia en Atenas durante su boda. (Foto: AFP).
El Príncipe Juan Carlos de España y la Princesa Sofía de Grecia posan en Madrid en octubre de 1973. (FOTO AFP).
El Príncipe Juan Carlos de España y la Princesa Sofía de Grecia posan en Madrid en octubre de 1973. (FOTO AFP).

Todo ello ocurrió en muy pocos años, entre graves tensiones políticas de todo tipo, una seria crisis económica y sangrientos atentados de la extrema derecha y, sobre todo, de la organización terrorista ETA, autora de más de 800 asesinatos, la mayor parte durante la actual democracia española.

El malestar por el terrorismo de ETA (con más de cien muertos en algunos años) acabó causando el intento del golpe de Estado de un sector muy minoritario del Ejército, en febrero de 1981, que el rey frenó con una famosa alocución televisada en la que, como jefe de las Fuerzas Armadas, conminó a los militares rebeldes a someterse a la legalidad.

El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, junto al rey de España, Juan Carlos, en el Castillo de Bellver del siglo XIV en Palma de Mallorca. (Foto: PAUL J. RICHARDS / AFP).
El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, junto al rey de España, Juan Carlos, en el Castillo de Bellver del siglo XIV en Palma de Mallorca. (Foto: PAUL J. RICHARDS / AFP).

Fueron tiempos en los que muchos españoles se declaraban "republicanos juancarlistas" y políticos abiertamente republicanos reconocían al rey su papel en la reconciliación política tras una cruenta guerra civil (1936-1939) en la que hubo crímenes masivos que no han terminado de cicatrizar.

La transición y consolidación democráticas fueron un ejemplo para muchos países, entre ellos en Latinoamérica, y Juan Carlos I una figura admirada y respetada como estadista de talla internacional.

El rey Juan Carlos y la reina Sofía son fotografiados con el dictador cubano Fidel Castro el 15 de noviembre de 1999 durante la apertura de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas en La Habana. (Foto de MATIAS RECART / AFP).
El rey Juan Carlos y la reina Sofía son fotografiados con el dictador cubano Fidel Castro el 15 de noviembre de 1999 durante la apertura de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas en La Habana. (Foto de MATIAS RECART / AFP).

Durante los once primeros años de su reinado, la España democrática salió del aislamiento franquista y normalizó su presencia internacional con su ingreso en la Unión Europea y en la OTAN, así como con una actividad diplomática creciente, sobre todo en América Latina.

Entre otros muchos galardones, Juan Carlos I recibió en 1982 el Premio Carlomagno por su contribución a la construcción europea, fue candidato en varias ocasiones al Nobel de la Paz y tiene doctorados “honoris causa” en más de treinta universidades de todo el mundo.

El rey Juan Carlos de España bromea con miembros de la prensa después de llegar al aeropuerto Sebastián Marino en la isla de Margarita, Venezuela para asistir a la séptima cumbre iberoamericana. (Foto de MATIAS RECART / AFP).
El rey Juan Carlos de España bromea con miembros de la prensa después de llegar al aeropuerto Sebastián Marino en la isla de Margarita, Venezuela para asistir a la séptima cumbre iberoamericana. (Foto de MATIAS RECART / AFP).

En 1987 las Naciones Unidas le concedieron la Medalla Nansen, por su apoyo a los refugiados y un año después recibió la Medalla del Consejo de Europa.

Sin embargo, el rey Juan Carlos se benefició de una protección por parte de la prensa y el poder político que, centrados en la estabilidad institucional y el progreso interno e internacional del país, miraron para a otro lado cuando ocurrían algunas lagunas de la vida privada del monarca, como asuntos extramatrimoniales de los que solo se informaba fuera del país o millonarios regalos de monarcas del Golfo Pérsico, como su yate “Fortuna” o automóviles deportivos.

En esta foto de archivo tomada el 16 de julio de 2008, el Rey Juan Carlos de España y el Rey Abdullah de Arabia Saudita asisten a la inauguración de la Conferencia Mundial sobre el Diálogo en el Palacio de Pardo en Madrid el 16 de julio de 2008.. (Foto de Pierre-Philippe MARCOU / AFP).
En esta foto de archivo tomada el 16 de julio de 2008, el Rey Juan Carlos de España y el Rey Abdullah de Arabia Saudita asisten a la inauguración de la Conferencia Mundial sobre el Diálogo en el Palacio de Pardo en Madrid el 16 de julio de 2008.. (Foto de Pierre-Philippe MARCOU / AFP).

Pero el paso de los años hizo que las nuevas generaciones fueran menos conscientes de los logros de Juan Carlos I en unos años críticos y que se mirara a su figura con el prisma del siglo XXI, en el que ciertas actuaciones ya no se consideran aceptables. Cada vez más situaciones acababan desvelándose.

Finalmente, la cascada de revelaciones sobre su vida privada que comenzaron en 2012 con su ya famosa cacería de elefantes en Botsuana y las noticias sobre su amistad íntima con Corinna Larsen acabaron forzando su abdicación en junio de 2014, para pasar a ser rey emérito, una figura inédita en la Historia española.

En esta foto de archivo tomada el 1 de abril de 2018, el rey Felipe VI de España escucha a su padre, el ex rey emérito Juan Carlos I. (Foto por JAIME REINA / AFP).
En esta foto de archivo tomada el 1 de abril de 2018, el rey Felipe VI de España escucha a su padre, el ex rey emérito Juan Carlos I. (Foto por JAIME REINA / AFP).

Aún peor, la sucesión de informaciones de este año, por las que fiscalías de Suiza y España investigan al rey por posible blanqueo de capitales y evasión fiscal, terminaron de arruinar su imagen.

El rey Juan Carlos decide abandonar España. (Video: EFE / Foto: AFP).

Ante esta situación, su hijo Felipe VI anunció en marzo que había renunciado a cualquier herencia que pudiera corresponderle de su padre, a quien además retiró su asignación económica.

MIRA: El rey Felipe VI de España renuncia a su herencia y le quita la asignación a su padre

Ahora, y ante la continuación de las revelaciones sobre el supuesto manejo de cuentas en el paraíso fiscal suizo, que habían creado una situación cada vez más insostenible, Juan Carlos I anunció hoy su salida del país.

Triste final después de un reinado de casi 39 años, que de forma innegable tuvo muchas luces pero a las que las sombras postreras amenazan con difuminar.

En esta foto de archivo tomada el 24 de septiembre de 2009, el rey Juan Carlos I de España asiste a una recepción en la embajada sueca en Madrid. (Foto de Pierre-Philippe MARCOU / AFP).
En esta foto de archivo tomada el 24 de septiembre de 2009, el rey Juan Carlos I de España asiste a una recepción en la embajada sueca en Madrid. (Foto de Pierre-Philippe MARCOU / AFP).

Nacido en el exilio de su familia en Roma, Juan Carlos confesó al escritor José Luis de Vilallonga, para su libro “El rey”, que “morir en el exilio debe de ser lo peor que le puede suceder a un hombre”.

Y aunque su marcha no es un exilio como el que protagonizaron algunos de sus antepasados durante varios avatares de la Historia, seguramente dejar el país en estas circunstancias es algo tan doloroso como lo que ellos vivieron.

Esta combinación de seis imágenes creadas el 4 de enero de 2018 muestra al rey Juan Carlos de Borbón en 1962, 1976, 1985, 1997, 2007 y 2017.. (Fotos de varias fuentes / AFP).
Esta combinación de seis imágenes creadas el 4 de enero de 2018 muestra al rey Juan Carlos de Borbón en 1962, 1976, 1985, 1997, 2007 y 2017.. (Fotos de varias fuentes / AFP).

Fuente: EFE

_________________

VIDEO RECOMENDADO

La COVID-19 avanza en España y la OMS alerta del peligro entre los jóvenes

TE PUEDE INTERESAR