Agencia AFP

Agencia de noticias

Grupos de manifestantes se libraron a actos de vandalismo en este viernes, en la cuarta noche de protestas contra el encarcelamiento del rapero español Pablo Hasél, constataron periodistas de AFP.

A gritos de “¡Pablo Hasél, libertad!”, los manifestantes lanzaron primero petardos, latas y botellas contra el cordón policial que protegía la jefatura de Policía Nacional en el centro de Barcelona.

A partir de ahí se movieron por distintos lugares del centro de la capital catalana, quemando contenedores de basura, rompiendo los vidrios de oficinas bancarias y destrozando mobiliario urbano.

Según indicaron los Mossos d’Esquadra, la policía regional catalana, “grupos de encapuchados” aprovecharon además para saquear comercios.

”Es vergonzoso porque todos los comerciantes no tienen ninguna culpa como para que les rompan el escaparate”, dijo a AFP Joan, un hombre de 61 años que no quiso facilitar su apellido. “No saben hasta dónde llega la libertad de expresión”.

También hubo protestas en la ciudad catalana de Gerona, 100 km al norte de Barcelona, donde “grupos violentos” desmontaron mobiliario urbano para lanzarlo a los policías y rompieron los vidrios de una oficina bancaria, indicaron los Mossos d’Esquadra.

Tres personas fueron detenidas, una en Barcelona y dos en Gerona, según los Mossos.

Hasél, de 32 años, fue condenado a nueve meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo en unos tuits donde calificaba al rey Juan Carlos I de “mafioso”, elogiaba a personas implicadas en atentados y acusaba a la policía de matar y torturar a migrantes y manifestantes.

Al no querer ingresar voluntariamente en prisión, se atrincheró en la universidad de Lérida, la ciudad catalana de la que es originario, y fue detenido y encarcelado el martes pasado.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

___________________________

VIDEO RECOMENDADO

Vacuna de AstraZeneca reduce la transmisión tras una dosis, según un estudio
La vacuna contra la COVID-19 desarrollada por los británicos de AstraZeneca y la Universidad de Oxford reduce la transmisión del virus en un 67% desde la primera dosis, según un análisis de los ensayos clínicos divulgado el miércoles.

TE PUEDE INTERESAR