El centro para refugiados sirios de Deggendorf, al sur de Alemania es uno de los lugares que acoge a quienes se han visto forzados a abandonar sus hogares por guerras, conflictos o persecución.

El ministro del Interior alemán Thomas de Maizière visitó hoy el lugar para abogar por una nueva línea de trabajo para la detección de los refugiados.

La Comisión Europea ha aprobado 23 programas plurianuales por unos 2.400 millones de euros para apoyar a los países en su gestión de la crisis migratoria. Uno de los países que recibirán este apoyo es España, que contará con 259,7 millones de euros de un fondo de asilo y otros 262,1 millones de un fondo de seguridad interior.