Así se ve la parte interior del Castillo de Bran, popular por ser considerado el hogar del Conde Drácula. AP
Así se ve la parte interior del Castillo de Bran, popular por ser considerado el hogar del Conde Drácula. AP
Redacción EC

Hoy por hoy, en , el Castillo de Drácula no solo es parte de la ruta de los amantes de lo sobrenatural, sino que se ha convertido en un centro de vacunación contra el .

MIRA: Una mujer italiana recibe por error seis dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech contra el coronavirus

Construido sobre un acantilado, de cara hacia un valle cercano”, la de recibir la vacuna se convierte en una experiencia como pocas.

Médicos y enfermeras con pegatinas de colmillos en sus batas ofrecen vacunas gratuitas de Pfizer a todos los visitantes del Castillo de Bran del siglo XIV, que sirviera de inspiración para la novela de Bram Stoker ‘Drácula’”, explica .

En recompensa, además de la dosis, se ofrecen certificados que destacan la “valentía y responsabilidad”, en los que se deja clara la promesa de volver en “los próximos 100 años”.

En el Castillo de Bran -monumento que lleva el nombre de la ciudad en donde se ubica- ya no se empala a los enemigos ni se chupa sangre de inocentes, sino que se salvan vidas.

MIRA: BioNTech dice que su vacuna contra el COVID-19 no requiere modificaciones por nuevas variantes
Después de haberse inoculado la vacuna contra el coronavirus, un hombre muestra su diploma en el que promete regresar dentro de 100 años al Castillo de Drácula. REUTERS
Después de haberse inoculado la vacuna contra el coronavirus, un hombre muestra su diploma en el que promete regresar dentro de 100 años al Castillo de Drácula. REUTERS

MÁS QUE HISTORIA, UNA LEYENDA

Construida a principios del siglo XIII por miembros de la Orden Teutónica, el Castillo de Bran como una suerte de defensa de las rutas comerciales entre el Principado de Valaquia y Transilvania.

Cuenta el portal que el edificio “fue un regalado efectuado en 1920 por los habitantes de Brasov a la reina María de Rumanía, que estableció en él su residencia de verano”.

A diferencia de la mayoría de fotografías e imágenes que se tiene sobre el monumento, cuando el sol lo permite, sus tejas rojas brillan en medio de un paraje lleno de árboles verdes.

El inverno también destaca su belleza.

El Castillo de Bran cubierto por nieve. AP
El Castillo de Bran cubierto por nieve. AP

Su popularidad mundial se la debe a Bram Stoker, novelista irlandés que jamás visitó el castillo, pero que se basó en leyendas para dar forma al hogar del Conde Drácula.

Por supuesto, se trata de una porque no hay pruebas de que el personaje histórico, Vlad Tepes (también conocido como Vlad Dracul), haya vivido en ese lugar.

Y, si se es más acucioso, el hogar del personaje de Stoker fue “un castillo, ahora en ruinas”, según anota el portal oficial del .

, “el castillo de Bran”, “es el único castillo en toda Transilvania que realmente se ajusta a la descripción de Stoker del de Drácula”.

Y la agrega la descripción exacta del novelista:

[Se] describe el castillo del Conde como ‘al borde de un terrible precipicio... con una profunda grieta donde hay un abismo con hilos de plata donde los ríos serpentean en profundos desfiladeros a través de los bosques”.

La leyenda cuenta que “Stoker usó la ilustración del Castillo de Bran del libro de Charles Boner, ‘Transilvania: su producto y su gente’ [publicado en Londres en 1865] para describir su castillo imaginario”.

Vista panorámica del Castillo de Bran, en Rumanía, rodeado de vecinos y alejado de vampiros. REUTERS
Vista panorámica del Castillo de Bran, en Rumanía, rodeado de vecinos y alejado de vampiros. REUTERS

LA REPUTACIÓN DE VLAD ‘EL EMPALADOR’ TEPES

Según el mismo , “el gobernante de Valaquia entre 1456 y 1462, y 1476” fue “representado por algunos historiadores de esa época como un déspota despiadado y sediento de sangre” por “razones principalmente políticas”.

De él se sabe que, por ejemplo, que “estuvo involucrado en varias campañas para castigar a los comerciantes alemanes de Brasov que no cumplieron con sus órdenes en lo que respecta a su comercio en los mercados de Valaquia”.

Es decir, Tepes manejaba una aduana por la que todos los que querían entrar a Transilvania debían pasar, y cuyos restos originales todavía están en la base del castillo.

Los documentos no cuentan si Tepes “capturó” el castillo, pero según una reciente investigación, habría sido encerrado en sus cárceles.

Viejo retrato de Vlad Tepes. REUTERS
Viejo retrato de Vlad Tepes. REUTERS

En el otoñó de 1462, después de que el ejército del rey húngaro, Matei Corvin, capturara a Tepes cerca de la fortaleza de Podul Dambovitei, [...] parece que fue llevado al Castillo de Bran y encerrado durante dos meses”, explica la web de la atracción turística.

Pero la leyenda creada por Stoker fue más atractiva e influencia una serie de creencias en lo sobrenatural. Una de ellas es, por ejemplo, la que por muchos años mantuvieron los poblados cercanos al castillo: existen espíritus malignos llamados fantasmas o strigoi (también steregoi).

La del Castillo de Bran lo explica:

Hasta hace medio siglo, se creía en los steregoi -personas vivas que llevaban una vida normal durante el día, pero por la noche, mientras dormían, sus almas abandonaban sus cuerpos y perseguían a la aldea, atormentando a su gente en su dormir”.

Y agrega:

Estos espíritus malignos acechan a sus presas desde la medianoche hasta el primer canto del gallo, cuando su poder para dañar a las personas se desvanece. El personaje de Drácula deriva de estos mitos locales”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR