Esta foto del 28 de marzo del 2020, muestra una imagen del primer ministro británico, Boris Johnson, en una pantalla de computadora mientras preside de forma remota una reunión sobre el coronavirus. Johnson está confinado desde que diera positivo el 27 de marzo de COVID-19, tras presentar síntomas leves. (Foto: AFP)
Esta foto del 28 de marzo del 2020, muestra una imagen del primer ministro británico, Boris Johnson, en una pantalla de computadora mientras preside de forma remota una reunión sobre el coronavirus. Johnson está confinado desde que diera positivo el 27 de marzo de COVID-19, tras presentar síntomas leves. (Foto: AFP)
Farid Kahhat

Analista internacional

fkahhat@comercio.com.pe

La estrategia inicial del gobierno de ante la pandemia de tenía consistencia lógica. Esta asumía que las políticas que restringían en forma severa la interacción social (como las cuarentenas) tenían dos inconvenientes.

El primero era su alto costo económico. Como sabemos, cuando menos desde la gripe española, las pandemias pueden darse en oleadas. Y, en tanto sea eficaz para limitar los contagios durante la primera manifestación de la pandemia, una cuarentena no contribuye a preparar a la sociedad ante la posibilidad de que se produzcan nuevas oleadas. La razón es que, mientras las personas que se contagian y sobreviven al virus desarrollan inmunidad frente a él, las que (producto de la cuarentena) no fueron expuestas al virus siguen siendo vulnerables. Si, además, hubiese que aprobar una cuarentena ante cada oleada de la pandemia, el costo económico sería prohibitivo. Lo cual implica que, en el futuro, podría deteriorarse la capacidad del Estado para afrontar la pandemia dado que habría menos recursos disponibles para el sistema de salud pública.

Por ello, esa estrategia inicial consistió en aplicar medidas de restricción social solo para los segmentos más vulnerables de la población (en particular, adultos mayores). Por lo demás, se toleraría el riesgo de que el virus se propague entre el resto de la población, con lo cual los infectados desarrollarían inmunidad frente a la enfermedad. De ese modo no solo se estaría en mejores condiciones para afrontar nuevas oleadas de la pandemia, sino que además se haría menos probable que estas se produzcan.

El problema con esa estrategia no era su consistencia lógica, sino sus consecuencias prácticas. Johnson la abandonó basado en las estimaciones que, a pedido suyo, hizo el Imperial College de Londres. Según esas estimaciones, en ausencia de una intervención gubernamental, se generaría una demanda que superaría hasta en 30 veces la oferta de camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos de todo el país.

Un profesional médico traslada a un paciente de coronavirus en el norte de Londres. (Foto: AFP)
Un profesional médico traslada a un paciente de coronavirus en el norte de Londres. (Foto: AFP)

Además, la pandemia produciría unas 500.000 muertes en el 2020. Lo que el estudio denomina la estrategia de “mitigación” (similar a la que adoptó en un inicio el gobierno de Johnson), habría reducido en unos dos tercios la demanda por camas en las unidades de cuidados intensivos en su momento más álgido. Aun así, sin embargo, esa demanda habría superado en unas 8 veces la oferta disponible de camas en unidades de cuidados intensivos. Además, habrían muerto en el 2020, como consecuencia de la pandemia, unas 250.000 personas.

La estrategia que el estudio denomina de “supresión” (que tendría como objetivo reducir los contagios a menos de uno por persona infectada mediante restricciones generalizadas a la interacción social, como cuarentenas) sería la única que podría impedir que la capacidad de las unidades de cuidados intensivos se vea rebasada, y que reduciría el número de muertes durante el año a entre unos pocos miles y 20.000.

Por lo demás, si bien las cuarentenas tienen un alto costo económico, la estrategia de mitigación podía generar muchas más muertes sin reducir el costo para la economía. Estados Unidos también adoptó inicialmente una estrategia de mitigación, y se ha convertido en el país con el mayor número de infecciones en el mundo. Aun así, las solicitudes de seguro de desempleo aumentaron de 200.000 durante la segunda semana de marzo a 3,3 millones la semana siguiente.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Maduro desplegará "artillería" ante "acciones armadas" contra Venezuela. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR