Redacción EC

Codogno [AFP]. Fue la primera ciudad de Europa que tuvo que ser confinada por el . Ahora tras más de dos meses, la vida en Codogno vuelve gradualmente a la normalidad, pero las cicatrices dejadas por la pandemia tardarán en sanar.

El sol brilla sobre las antiguas plazas y terrazas en esta ciudad de 15.000 habitantes, donde los habitantes finalmente vuelven a pasear en bicicleta, todos con mascarillas, tras el levantamiento del encierro.

Las tiendas, los restaurantes, las cafeterías y peluquerías de toda Italia pudieron abrir desde el lunes y el país emerge lentamente de un bloqueo total que paralizó su economía para frenar una pandemia que ha causado la muerte de más de 32.000 personas.

Frente a los edificios amarillos, rojizos y rosados de la plaza principal de Codogno, se podían ver a algunos grupos de jóvenes en las cafeterías al aire libre tomando café y helado mientras las campanas de la iglesia convocan a la gente a misa.

“Descubrir que el virus del que habíamos oído hablar en China estaba aquí tuvo fuerte impacto psicológico entre nosotros”, confesó a la AFP la abogada Maria Luisa Brizzolari, de 46 años, al rememorar esos días que cambiaron sus vidas.

Parecía algo muy lejano y, en cambio, estaba aquí, entre nosotros”, recalca.

En esa localidad, en el corazón de Lombardía, residía un joven deportista de 38 años, Mattia Maestri, con una intensa vida social, laboral y afectiva, quien se volvió en un icono para Italia.

Una vista general muestra a un hombre que trabajaba para un servicio de entrega sentado en su bicicleta en una plataforma de la estación de ferrocarril desierta en Codogno, al sureste de Milán, el 22 de febrero de 2020. (Photo by Miguel MEDINA / AFP)
Una vista general muestra a un hombre que trabajaba para un servicio de entrega sentado en su bicicleta en una plataforma de la estación de ferrocarril desierta en Codogno, al sureste de Milán, el 22 de febrero de 2020. (Photo by Miguel MEDINA / AFP)

Sin saber, el ejecutivo de la multinacional Unilever dejó un sinfín de personas infectadas antes de entrar a la sala de urgencias del hospital de Codogno el 18 de febrero con fiebre, tos y dificultad para respirar.

El equipo médico no comprendió entonces cómo un joven deportista sin patologías previas podía presentar un cuadro clínico tan grave y lo sometió a la prueba del coronavirus. Así se convirtió en el ‘paciente uno’ de Italia, del que aún no se sabe cómo se infectó.

Tres días después de su hospitalización, el 21 de febrero, el gobierno decidió que Codogno era la primera “zona roja” y ordenó su cierre total, junto con el de otras nueve localidades de Lombardía y Véneto.

Fue una guerra más feroz que las que hemos librado en las se puede ver al enemigo”, comenta Giancarlo Barcellesi, pensionado.

Esta vez el enemigo era invisible”, afirma.

Las tiendas, los restaurantes, las cafeterías y peluquerías de toda Italia pudieron abrir desde el lunes y el país emerge lentamente de un bloqueo total que paralizó su economía. (Foto: EFE / EPA/ETTORE FERRARI).
Las tiendas, los restaurantes, las cafeterías y peluquerías de toda Italia pudieron abrir desde el lunes y el país emerge lentamente de un bloqueo total que paralizó su economía. (Foto: EFE / EPA/ETTORE FERRARI).

‘La ciudad de la peste’

El sacerdote Iginio Passerini, de 72 años, quien pudo volver a celebrar la misa y acompañó a sus fieles desde su iglesia, está convencido de que la gente no olvidará fácilmente esa experiencia.

Era como si la plaga se hubiera propagado por la ciudad”, explica la estudiante Paula Visigalli, de 20 años, al rememorar esos días negros.

Me han dicho que hay personas que quieren ver dónde comenzó todo. Pero Codogno es simplemente una ciudad normal, como las otras”, asegura Brizzolari.

Codogno va a estar vinculada siempre al coronavirus, pero también a la resistencia de su población”, dijo.

Ronda el temor de que la flexibilización de las estrictas medidas permita que se propague de nuevo el virus, y todos temen que se decrete de nuevo el bloqueo.

Tienen miedo de volver al confinamiento, temen el contacto con las personas, de que todo vuelva a suceder”, confesó Laura Sbardi, camarera, de 25 años.

El sacerdote Iginio Passerini, de 72 años, está convencido de que la gente no olvidará fácilmente esa experiencia. (AFP / Miguel MEDINA)
El sacerdote Iginio Passerini, de 72 años, está convencido de que la gente no olvidará fácilmente esa experiencia. (AFP / Miguel MEDINA)

Para el comerciante Cesare Gambazza, la gente está demasiado relajada. “Creen que todo ha terminado, pero no lo sabemos”, advirtió.

Fanny Zafferri, una enfermera de 54 años que trabajó con pacientes con coronavirus al inicio del brote, rememoró esos primeros días “caóticos y aterradores” en el hospital y teme pasar de nuevo por esa experiencia.

La verdad es que tengo miedo por el comportamiento de la gente. Estaba mejor durante el encierro”, confiesa.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo esencial sobre el coronavirus

_____________________

VIDEO RECOMENDADO

El reto de los médicos cubanos en Italia contra el coronavirus

TE PUEDE INTERESAR