Ferdinand Grapperhaus, ministro de Seguridad y Justicia, es visto en medio de un debate en la Cámara de Representantes en La Haya. (EFE/EPA/SEM VAN DER WAL).
Ferdinand Grapperhaus, ministro de Seguridad y Justicia, es visto en medio de un debate en la Cámara de Representantes en La Haya. (EFE/EPA/SEM VAN DER WAL).
Redacción EC

El ministro holandés de Seguridad y Justicia, Ferdinand Grapperhaus, se vio envuelto en un escándalo luego de que se hiciera pública la celebración de su boda sin mantener la distancia social, una de las medidas más importantes protegerse del . El funcionario tuvo que enfrentar al Parlamento holandés en una moción de censura., la cual acaba de superar.

MIRA: Gobierno de Trump pide a los estados alistarse para distribuir vacuna contra la COVID-19 antes del 1 de noviembre

El caso

El pasado viernes 28 de agosto, Grapperhaus se vio obligado a pedir disculpas públicas después de la difusión de las imágenes de su boda.

Grapperhaus se casó el sábado 22 de agosto en el municipio holandés Bloemendaal, pero los invitados “no siempre respetaron la regla de metro y medio de distancia”, reconoció el ministro, tras la publicación de las imágenes en las que sus allegados salían parados juntos en las escaleras del ayuntamiento.

La secretaria de Estado de Seguridad, Ankie Broekers-Knol, fue quien ofició la ceremonia y también lamentó que no se mantuviera la distancia en todo momento.

El ministro explicó que debido a la pandemia, la boda se celebró “en un lugar pequeño”, solo con las familias y los amigos más cercanos, por lo que la fiesta se pospuso, y aseguró que tanto los días previos como el día de la boda, él “recordó constantemente” a los invitados que mantuvieran la distancia si no vivían en la misma casa.

Imagen de archivo. Ferdinand Grapperhaus, ministro de Justicia y Seguridad, es captado antes de una reunión en La Haya, el 28 de agosto de 2020. (EFE/EPA/REMKO DE WAAL).
Imagen de archivo. Ferdinand Grapperhaus, ministro de Justicia y Seguridad, es captado antes de una reunión en La Haya, el 28 de agosto de 2020. (EFE/EPA/REMKO DE WAAL).

Moción de censura

El ministro Ferdinand Grapperhaus logró superar una moción de censura en el Parlamento holandés en las últimas horas, tras la polémica.

El funcionario se disculpó ante el Parlamento por haber violado las principales reglas aplicadas por el Gobierno para frenar los contagios (el distanciamiento social, la prohibición de darse la mano y de abrazar a una persona con la que no se comparte casa), pero subrayó que esta situación “no afecta a su credibilidad” como ministro.

Me dejé llevar, subestimé la situación, me subestimé a mi mismo. No hice bien las cosas. Me dejé llevar ese día y las cosas no se hicieron como debieron haberse hecho”, reconoció el ministro, visiblemente emocionado, para disculparse ante sus colegas de partido y los diputados.

Antes de su turno de palabra, tanto los partidos de la oposición como los cuatro que conforman la coalición de gobierno expresaron fuertes críticas por el comportamiento de Grapperhaus, lamentando que no hubiera dado “un buen ejemplo” y haya provocado “un impacto significativo en la autoridad y credibilidad” del Ejecutivo.

La ultraderecha y los socialdemócratas formularon mociones de censura contra Grapperhaus, pero después de las disculpas, la mayoría de los diputados decidió votar en contra y permitir que siga ejerciendo sus funciones como ministro de Seguridad, aunque subrayaron que su credibilidad sigue estando cuestionada este escándalo.

El Parlamento le pidió también que las multas impuestas a los ciudadanos que no respeten la distancia social ya no den lugar a antecedentes penales en el historial, algo que piden se limite a aquellos que violen grave y deliberadamente las reglas, como quienes organicen fiestas masivas o escupan a alguien.

El partido socialista fue uno de los más insistentes en esta cuestión, puesto que considera “desproporcionado” que un ciudadano no reciba un Certificado de Buena Conducta para encontrar un nuevo trabajo, solo porque hayan infringido las normas contra el coronavirus.

Los diputados consideraron, especialmente después del escándalo provocado por el ministro, que no es “razonable” que las personas que no respetan la distancia social involuntariamente tengan que cargar con antecedentes penales y justificaron que “en realidad, es un comportamiento humano muy normal” que solo es punible durante la pandemia.

Fuente: EFE

VIDEO RECOMENDADO

Mar del Plata: reabrieron locales, suben los casos de coronavirus
Mar del Plata: reabrieron locales, suben los casos de coronavirus

TE PUEDE INTERESAR