Redacción EC

Barcelona (AGENCIAS). Más de 17.500 publicaciones antisemitas fueron difundidos en Twitter con el hashtag #putosjudíos luego de que el Maccabi Tel Aviv venciera al Real Madrid en la final de la Euroliga de básquetbol. La avalancha de publicaciones hizo que el tema se volviera tendencia en el país. Lo que generó la indignación y denuncia por parte de varias asociaciones

"Al ver las reacciones tras la victoria del Maccabi como 'judíos a los hornos' o 'judíos a las duchas' decidimos presentar una denuncia", explicó Rubén Noboa, representante de una asociación judía, a la agencia AFP.

La contundente queja ha sido presentada por la Comunidad Israelita de Barcelona, la Comunidad Judía Bet Shalom, la Comunidad Judía Atid de Cataluña, Bna'i B'rith Barcelona, la Asociación Catalana de Amigos de Israel, la Asociación de Relaciones Culturales Cataluña-Israel y el colectivo Israel en Cataluña,principalmente.

Cinco tuiteros fueron identificados por las autoridades. Las asociaciones acusaron a los implicados de "incitación al odio y discriminación", y esperan que se logren rastrear la mayor cantidad de agresores. En España este delito se sanciona con una pena de entre uno y tres años de prisión. 

De acuerdo a la organización , el país ibérico tiene una de las mayores sociedades antisemitas en Europa, a pesar de que la comunidad es muy reducida desde que fueron expulsados luego de que culminara la Gran Guerra. 

"Aquí casi nadie conoce a un judío pero se reproducen los clichés y estereotipos, también alimentados por el catolicismo", afirma Noboa.

ACTÚAN LAS AUTORIDADES
"La actuará sobre quienes lanzan comentarios racistas contra los judíos en redes sociales como Twitter" dijo Jorge Fernández Días, ministro del Interior de España. 

El titular recalcó que es necesario que la policía intervenga para "erradicar de la red todos los comentarios que inciten al odio y la xenofobia". 

Sin embargo, este no es un caso aislado. Luego de que la política española fuera asesinada hace unos días, mensajes celebrando su muerte se registraron en las redes sociales. Esto hasta el momento ha conllevado a la detención de dos usuarios. 

El encargado del , Carlos Fernández, sostuvo que "en realidad, los tuits insultantes son solo el 1% de los que se envían". Por ello hace unos meses el policía publicó un tuit aconsejándole a los tuiteros que hacer si son víctimas: 

Lo que Fernández intentó aclarar fue que efectivamente, el deseo de que alguien muera no es un delito, en contraste a ello sí lo es el enaltecimiento del terrorismo, tal y como recoge el Código Penal.

Para enfrentar situaciones similares las autoridades españolas recomiendan: "en primer lugar, ignorar al usuario; segundo, bloquear; y en tercer lugar, si hay delito, denunciar en cualquier comisaría".