Los miembros del Grupo S se tapan los rostros durante el juicio que se les sigue. (Foto: EFE).
Los miembros del Grupo S se tapan los rostros durante el juicio que se les sigue. (Foto: EFE).
Redacción EC

Su nombre parece herencia de la Schutzstaffel (SS), el escuadrón de protección de .

Su objetivo también resuena en la memoria: no sería la Noche de los Cuchillos Largos, pero los asesinatos que tenían en mente llevarían a una revolución.

Para el Grupo S (Gruppe S), no hay otra forma para renovar a la sociedad alemana.

MIRA: Estados Unidos anuncia que desplegará 500 soldados suplementarios en Alemania

La anota que tenían en la mira a “mezquitas y dirigentes políticos” y a la comunidad judía.

Lo que buscaban, anota el medio, era generar una “situación de guerra civil que querían aprovechar para emprender una revolución”. La matemática les cuadraba: los ataques harían que la población musulmana reaccionara violentamente y, a partir de eso, podrían hacer propaganda.

La extrema derecha estaría, nuevamente, en el poder.

El nombre del grupo, sin embargo, no tiene tanto raigambre en la historia más oscura de su nación. Más bien, pinta de cuerpo entero a la organización terrorista: la S es por el apellido del fundador, Werner S, cuya identidad ha sido reducida a ese apelativo.

El caso es que ya las “armas de fuego, hachas y espadas”, pero los arrestaron antes de dar el golpe. En febrero del año pasado, fueron desactivados.

La agencia AP anota que once miembros del Grupo S fueron acusados de “sacudir y, en última instancia, revocar el orden estatal y social”, en tanto que ocho de ellos fueron acusados de fundar la “organización terrorista en setiembre del 2019”.

Hoy, doce involucrados son por un tribunal, en un proceso que se lleva a cabo dentro de la prisión de (Stuttgart) y que podría alargarse hasta agosto.

El acusado Werner S es llevado a la sala de la prisión Stammheim donde será juzgado por planificar un ataque terrorista. (Foto: EFE).
El acusado Werner S es llevado a la sala de la prisión Stammheim donde será juzgado por planificar un ataque terrorista. (Foto: EFE).

GOLPES DE ULTRADERECHA

Según la , la Agencia de Protección Constitucional (BfV) ha afirmado que, hasta inicios del año pasado, existían más de 24 mil personas de “extrema derecha” en Alemania. De ese grupo, 13 mil tienen “tendencias a la violencia”.

El Grupo S es un ejemplo de ese subgrupo. De hecho, la anota que muchos de los miembros también pertenecen a otros movimientos similares, como la Bruderschaft Deutschland (Hermandad Alemana).

El portal da más información sobre la génesis del Grupo S. Según ellos -quienes a su vez recogen información del sitio web Zeit Online-, el grupo germinó en un grupo de Telegram creado por la peluquera Marion G a inicios del 2019, llamado Der harte Kern (El núcleo duro).

En setiembre de ese año, durante una reunión a la que asistieron Werner S, Tony E, Michael B, Frank H, Thomas N, Marcel W, Wolfgang W and Paul-Ludwig U, se dio forma a la célula terrorista.

El mismo medio cita a la Fiscalía Federal, ente que anota que, en esa junta, Werner S “portaba una pistola” y “realizaba prácticas de tiro”.

Cuenta la que las autoridades sabían del movimiento del Grupo S gracias a que fueron alertados por un informante, “que ahora es el testigo principal, bajo estrictica protección policial”.

Por eso es que, en febrero del año pasado, se pudo a 13 hombres de cinco estados alemanes, de los que uno falleció mientras estaba detenido.

El ha hecho un recuento de los últimos ataques terroristas de extrema derecha perpetrados en Alemania. En febrero del 2020, un racista mató a nueve personas y luego se suicidó en la casa de su mama.

Meses antes, en octubre del 2019, otra persona desató un tiroteo en una sinagoga durante la celebración del Yom Kippur. El hombre fue condenado a cadena perpetua.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia
El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR