Los defensores de este método letal dicen que provoca una muerte rápida e indolora. (Foto: "La Nación" de Argentina, GDA).
Los defensores de este método letal dicen que provoca una muerte rápida e indolora. (Foto: "La Nación" de Argentina, GDA).
Redacción EC

Holanda ["La Nación" de Argentina / GDA]. Las autoridades de están a punto de sacar una ley para que las personas mayores de 70 años “cansadas de vivir” puedan optar por terminar con su vida mediante la ingesta de una simple píldora letal.

Según una encuesta realizada por el propio gobierno holandés, siete de cada diez personas opinaban que las autoridades deberían hacer entrega controlada de este tipo de pastillas, llamadas " Pil van Drion ( píldoras de Drion)".

La pastilla letal se llama así en honor a Huib Drion, un juez de la corte suprema neerlandesa que propuso este método para aquellos ancianos que quieran elegir el momento de su muerte.

El comercio de la pastilla mortífera está prohibido en los Países Bajos hasta que salga la ley, pero según diferentes portales holandeses, dicho producto ya existe desde los tiempos del propio Drion, quien falleció de muerte natural a los 86 años en su casa de Leiden.

Al estar prohibido su venta y consumo, tampoco se conoce a ciencia cierta cuál es la fórmula exacta de la pastilla. La Asociación para un Fin de la Vida Voluntario (NVVE), una organización holandesa que brinda información sobre suicido para todos “los que quieran morir con dignidad”, consignó una elaboración aproximada de la pastilla.

Según esta entidad, la píldora Drion para “una muerte tranquila y segura” está compuesta por un antiemético -medicamento que se usa para combatir náuseas y vómitos-, pastillas para dormir y una droga letal. Este fármaco no se da a conocer en NVVE, pero la organización tiene un foro para intercambiar diferentes informaciones para “realizar un suicidio cuidadoso con medicamentos”.

Otra droga para morir

Last Will (Última Voluntad) es una organización fundada en Holanda en el 2013 con el objetivo de encontrar una sustancia que sus miembros puedan utilizar para quitarse la vida.

Para el presidente de la organización Last Will, Jos van Wijk, la sustancia -en forma de polvo y diferente a la píldora de Drion- ya fue creada por ellos y su legalización llegará tarde o temprano. Pero aclaró que la droga deberá comprarse a través de una cooperativa, que sería la que administraría el químico letal.

Además, siempre habría un asesoramiento de asistencia al suicida y charlas con médicos, que serán los que tendrán la última palabra sobre la administración de la píldora. Aunque la decisión final será del consumidor.

Según el medio holandés “Trouw”, Last Will triplicó el número de asociados pocos días después de anunciar que contaba con el medicamento letal, en septiembre del 2017. Sucede que para obtenerlo, los miembros deben tener como mínimo seis meses como socios de la organización.

Tal como explicaron las autoridades de esta organización, el medicamento que hallaron, basado en medicina fácil de conseguir en el país, produce una muerte rápida e indolora.

Sin embargo, el psiquiatra Boudewijn Chabot, especialista en el estudio de tipos de muertes dignas, señaló que, por las características de las drogas elegidas por Last Will, el deceso puede no ser nada tranquilo: “Las drogas pueden causar náuseas, mareos, dolor de cabeza, debilidad muscular y una convulsión epiléptica que puede preceder a la muerte”, sostuvo el psiquiatra.