Macron (Foto: EFE)
Macron (Foto: EFE)
Redacción EC

El ataque contra el ex espía ruso en suelo británico constituye una "violación a la soberanía europea", estimó este viernes el presidente francés, , al cierre de una cumbre en Bruselas.

"Consideramos este ataque como un desafío serio a nuestra seguridad y como una violación a la soberanía europea", declaró Macron en una conferencia de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel.

Para el presidente galo, se necesita "una respuesta coordinada y determinada de la UE y de sus Estados miembros" y "varios Estados, incluyendo Alemania y Francia, tomarán rápidamente medidas coordinadas".

Una opinión compartida por Merkel que llamó a tomar una respuesta "coordinada". "Queremos coordinar nuestra respuesta (...) y coincidimos, al menos Alemania y Francia, que esta respuesta es necesaria, además del llamado a consultas del embajador" de la UE, dijo.

El Servicio Europeo de Acción Exterior, que ejerce la diplomacia comunitaria, indicó en un comunicado que se espera la llegada "este fin de semana" a Bruselas del embajador de la UE en Rusia para consultas con la jefa de la diplomacia Federica Mogherini.

El jueves, durante una cena de trabajo, los europeos adoptaron esa decisión en respuesta al envenenamiento el pasado 4 de marzo de Sergei Skripal, un ex agente ruso, y su hija Yulia, en la ciudad inglesa de Salisbury, que Londres atribuye a Moscú.

Previamente, en una declaración conjunta en apoyo a la primera ministra británica, Theresa May, estimaron que es "muy probable" que Rusia esté detrás del ataque. El gobierno del presidente Vladimir Putin ha rechazado desde hace dos semanas estas acusaciones.

Varios países de la UE anunciaron el viernes que podrían tomar en los próximos días medidas contra Rusia, como una eventual expulsión de diplomáticos.

Lituania, Irlanda, República Checa y Dinamarca forman parte de los países que dijeron estar dispuestos a tomar medidas adicionales.

Londres expulsó a 23 diplomáticos rusos, a quienes describió como agentes de inteligencia "no declarados", para sancionar a Moscú tras el ataque del que le atribuye la responsabilidad, y anunció que ningún miembro del gobierno británico ni de la monarquía viajarían a Rusia para el Mundial.

Moscú, en respuesta, expulsó del país a 23 diplomáticos británicos, cerrará un consulado de Reino Unido y cesará las actividades del British Council, la organización internacional del Reino Unido para las relaciones culturales y educativas, en todo el país.

Fuente: AFP