Marta Luisa (Märtha Louise) y el chamán Durek en su primera entrevista como pareja. (Captura de You Tube).
Marta Luisa (Märtha Louise) y el chamán Durek en su primera entrevista como pareja. (Captura de You Tube).
Redacción EC

“¡Dios mío, es una niña! ¿Qué hacemos?”. Evocando tradiciones medievales, la familia real de se lamentó así el nacimiento de su primogénita. Era setiembre de 1971 y, en lugar de un heredero, nació Marta Luisa.

MIRA: Noruega es el primer país en el mundo con más del 50% de autos eléctricos vendidos

Entonces Olav V, quien tenía las cosas bien claras: solo un hombre podía dirigir a la nación. Pero sin importar las costumbres del abuelo, la niña tuvo una infancia feliz.

Hasta que, a los 15 años, se le presentó la decisión más importante de su vida. Ya se barajaba la posibilidad de enmendar la Constitución (lo que finalmente sucedió en 1990 y equiparó las posibilidades de una mujer para ser la reina), y le ofrecieron ser la princesa heredera. Ella se negó.

Estar en el segundo puesto de la línea de sucesión al trono supone una gran presión. Es una vida que debes elegir y con la que debes comprometerte al 100%”, declaró años más tarde.

Marta Luisa confiesa que nunca se sintió parte de la realeza, que siempre se sintió incomprendida y bajo “un escrutinio incesante”.

” recuerda que las grandes críticas contra ella empezaron en el 2007, “cuando abrió un centro de terapias alternativas en el que se promovía, entre otras actividades, aprender a hablar con los ángeles”.

La avalancha en contra suya fue tal que le exigieron su renuncia al título real y su excomunión.

Pero esa no fue la primera polémica que Marta Luisa protagonizó. El 24 de mayo del 2002, contrajo nupcias con el escritor Ari Behn, quien, según recuerda el español, era considerado “poco adecuado” para ella.

MIRA: EE.UU. anuncia que todos los adultos podrán vacunarse contra el coronavirus desde el 19 de abril

UN AMOR FALLIDO

La revista “” sitúa la génesis de la relación entre la princesa y Ari Behn en el 2000, cuando él había conseguido el éxito de ventas con su libro de relatos “Triste como un demonio” y ella iba en “busca de una vida idílica”.

Se conocieron por la madre del escritor (una profesora de fisioterapia), quien entabló amistad con Marta Luisa en unos cursos que la princesa llevó en la Universidad de Oslo.

Cuando se supo de la relación, los más conservadores renegaron. La revista anota que fue la personalidad de Behn –”bohemio y transgresor”– la que les fue insoportable.

La princesa noruega Marta Louise y su esposo Ari Behn llegan para la boda del príncipe heredero de Suecia Carl Philip y Sofía Hellqvist en el Palacio de Estocolmo. (Foto: AFP).
La princesa noruega Marta Louise y su esposo Ari Behn llegan para la boda del príncipe heredero de Suecia Carl Philip y Sofía Hellqvist en el Palacio de Estocolmo. (Foto: AFP).

Llegó incluso a disfrazarse de mendigo y, sentado en el suelo, estuvo pidiendo limosna a los transeúntes. ‘Soy un pobre noruego, escritor (palabra tachada con una cruz en rojo), pintor. Por favor, ayúdame’, decía el cartel que le acompañaba”, recuerda “Hola”.

En el 2009, con siete años de casados, él declaró que no era un hombre feliz y que en cualquier momento lo botarían de la casa “porque se había convertido en un hombre insoportable con frecuentes depresiones”.

En el 2016, se anunció el divorcio de la pareja.

El 25 de diciembre del 2019, Behn se suicidó.

Semanas después de la tragedia, los padres que él sufría de problemas mentales que se acentuaron luego de la separación.

Se supo, además, que Behn había sido invitado a pasar la Navidad junto a los reyes de Noruega, su exesposa Marta Luisa (quien estaría con su nueva pareja, el chamán Durek Verret) y sus hijas.

Al principio aceptó, pero se ausentó a la cita. Luego de eso, se quitó la vida.

UN NUEVO AMOR

La que rechazó el trono de Noruega, que se divorció de un escritor que más tarde se quitó la vida, y es madre de tres hijos, gritó a los cuatro vientos su amor por un brujo.

En el 2019 y con todas sus letras, Marta Luisa confirmó que el chamán new age Durek Verret era su “alma gemela”.

No elijo a mi hombre para satisfacer a ninguno de ustedes”, escribió en Instagram.

Verret –o chamán Durek, según el grado de respeto que se le profese– dejó de ser solo su (“innovador evolutivo, líder del empoderamiento femenino”) para convertirse en el yerno del rey de Noruega.

Según cuenta su biografía, sufrió un problema de salud con 30 años que le hizo estar clínicamente muerto. Tras superarlo, comenzó su carrera espiritual y se convirtió en un líder que siguen cientos de personas, entre ellas la actriz Gwyneth Paltrow”, escribe “”.

Su relación tiene sentido: la princesa ha asegurado “poder comunicarse con ángeles”. Y hay quienes –como su cuñada, Mette Marit– que afirman que tiene “poderes” en sus manos.

Pero, sin importar si cree en la magia o no, lo que sí se puede constatar es que la princesa tiene financieros (“más deuda que dinero en el banco”), lo que explicaría los proyectos en los que se están involucrando.

En el 2019, por ejemplo, junto a Verret dieron en Noruega, Dinamarca y Londres, tituladas “La princesa y el chamán”; en tanto que, este año se emitirá la serie documental “”.

Puedo imaginarme la vida con Durek”, confesó en una entrevista.

Y : “He tenido dificultades para descubrir quién soy yo y quién es la princesa. Ha sido un largo viaje llegar a poder ser yo misma y aceptar lo que soy”.

Las críticas en contra suya, nuevamente, empezaron a aflorar. Otra vez, incluso, le pidieron renunciar al título nobiliario. Ella fue tajante en sus respuestas:

No es algo que considere. Soy parte de esta familia y lo seré siempre”.

Pero ha sido la campaña de difusión de su docuserie “Märtha” la que la ha vuelto a poner en el centro de la tormenta. En una reciente , ella confesó que tiene la intención de mudarse a Estados Unidos para estar con Verret.

Sí, puede ser que terminemos allí. Ahora mismo estamos en plena pandemia de COVID-19 y es difícil de planearlo, pero sí, queremos trasladarnos con el tiempo. Las niñas, por supuesto, se irán conmigo”, declaró.

Por supuesto, no se desvinculará de Noruega, por lo que planea mantener una casa, aunque sabe bien que su noviazgo es “muy polémico”.

Yo debería estar con un consejero delegado, con un lord o alguien así, de alto nivel. Estar con un chamán es algo extremadamente fuera de lo normal. Es una locura”, ironizó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR