Las imágenes captadas por una cámara de seguridad en una tienda de Salisbury fueron las últimas de Sergei Skripal antes de ser envenenado junto a su hija. (AP)
Las imágenes captadas por una cámara de seguridad en una tienda de Salisbury fueron las últimas de Sergei Skripal antes de ser envenenado junto a su hija. (AP)
Redacción EC

Naciones Unidas.  exige acceso consular al ex espía doble ruso y su hija Yulia, envenenados con el agente nervioso Novitchok el 4 de marzo de 2018 en Salisbury, Inglaterra, dijo el embajador adjunto de Moscú en la ONU, Dimitri Polyanski.

► 
► 
► 

"Seguimos sin saber quién hizo esto, por qué y cómo", dijo el diplomático en una conferencia de prensa dedicada al polémico incidente, que derivó en expulsiones cruzadas de diplomáticos entre Londres y sus aliados y Moscú, además de sanciones económicas norteamericanas y europeas.

"¿Dónde están los Skripal? ¿Siguen vivos? No tenemos absolutamente ninguna información", continuó Dimitri Polyanski, especulando con una posible "detención forzada" o "secuestro".

Sergei Skripal y su hija Yulia "están vivos" y no están ni detenidos ni bajo la custodia de las autoridades británicas, aseguró de su lado un representante diplomático de Londres en condición de anonimato.

Son "ciudadanos libres" que "no quieren ver al gobierno ruso". No se puede conceder una visita consular cuando la persona no está detenida y se niega a hacerlo, agregó el funcionario británico. "Han pedido que se respete su vida privada", señaló.

Apoyadas por otros gobiernos occidentales, las autoridades británicas acusaron a Moscú de estar detrás del envenenamiento del ex agente doble. Se emitió una orden de detención europea contra dos rusos, Alexander Petrov y Ruslan Bochirov, posibles seudónimos, sospechosos de perpetrar el ataque y reportados como miembros de la inteligencia militar rusa (GRU).

Skripal y su hija habían sido hospitalizados en coma antes de recuperarse, según Londres, que rechaza dar cualquier detalle sobre su situación actual.

"Hay muchos misterios" en este caso, señaló el embajador de Rusia en la ONU negando nuevamente la responsabilidad de Moscú y enfatizando que "no hay pruebas definitivas" que sostengan las acusaciones. "No tenemos nada que ver con esta historia", dijo.

Fuente: AFP