El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan. (REUTERS).
El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan. (REUTERS).
Redacción EC

¿Darles una pala y dejarlas trabajar? Eso va en contra de su grácil estatura”. Si hay algo que caracteriza al presidente de , , es su capacidad de generar polémica, sobre todo en lo que respecta al trato a las mujeres.

MIRA: “Disculpen, pero nadie tiene derecho a molestar a los demás”: Erdogan prohíbe la música desde la medianoche en Turquía

Y ahora que el país abandona oficialmente el Convenio de Estambul -cuyo nombre real es Convenio del Consejo de Europa sobre la prevención y lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica-, las críticas se hacen más fuertes.

Se trata, lamentablemente, de una raya más al tigre. Por eso, en esta nota, recordamos otras decisiones controversiales que han tenido a Erdogan como protagonista.

MIRA: Qué es el “moco marino” que se extiende por la costa de Turquía y está causando estragos

MÁS CONTROL PARA EL GOBIERNO

En la madrugada de los últimos días del 2020, el Parlamento de Turquía una ley que limpiaba el camino para el cierre administrativo de organizaciones civiles, si es que las autoridades sospechaban de “vínculos” con agrupaciones terroristas.

Se trata de la Ley para prevenir la financiación de la proliferación de armas de destrucción masiva, y, según , amplía los “poderes del Ministerio del Interior”.

El medio : “Se podrán congelar también por decisión administrativa los fondos de cualquier persona u organización sospechosa de colaborar con una organización tipificada como terrorista por la Justicia, aunque la decisión debe ser luego ratificada por un juzgado”.

La ley también permite bloquear las campañas de donación por internet y multar a sus gestores.

En , Humans Rights Watch anotó que el verdadero objetivo de la legislación es “limitar y restringir las actividades legítimas de cualquier organización no gubernamental que no le guste [al gobierno]”.

Manifestación en contra de la construcción del Kanal Istanbul, en junio de este año. En los letreros se lee: "el canal es destrucción". (AP).
Manifestación en contra de la construcción del Kanal Istanbul, en junio de este año. En los letreros se lee: "el canal es destrucción". (AP).

UN CANAL PARA TURQUÍA

Erdogan quiere construir el Kanal Istanbul, proyecto que ha sido duramente criticado tanto por la comunidad internacional como por los propios turcos.

Según la web de , su construcción le “permitiría a Turquía un mayor control del tráfico naval porque no estaría sujeto a la Convención de Montreux, que regula el tráfico civil y militar en el Bósforo, vía clave en los equilibrios políticos mundiales porque permite la salida al Mediterráneo, al Atlántico y al Canal de Suez a Bulgaria, Rumanía, Moldavia, Georgia y, sobre todo, a la flota rusa”.

Para hacer su canal -que seis puentes y por el que pasarán 160 buques al día-, Turquía gastará 8.269 millones de euros, presupuesto que incluirá la construcción de una ciudad.

Según oficiales, la razón del Kanal Istanbul es “aliviar el tráfico del Bósforo” y “eliminar la polución”.

Quienes se han opuesto al proyecto han terminado mal. En abril de este año, el gobierno detuvo a 10 almirantes retirados que criticaron el canal.

El Tiempo anota que Erdogan los acusó de “fomentar un golpe militar”, luego de que estos firmaran una carta respaldando la Convención de Montreux pues la consideraban “la mejor protección de los intereses turcos”.

Protestas en contra del retiro de Turquía de la Convención de Estambul. (REUTERS).
Protestas en contra del retiro de Turquía de la Convención de Estambul. (REUTERS).

¿LA DEFENSA DE LAS MUJERES?

Y la última decisión polémica de Erdogan ha sido retirar a Turquía del Convenio de Estambul, un acuerdo firmado en el 2011 que al país a “perseguir y combatir la violencia de género”.

Nuestra lucha contra la violencia hacia las mujeres no empezó con este tratado ni terminará con la retirada del tratado”, declaró el mandatario.

En respuesta, la Asamblea de Mujeres del Partido Democrático de los Pueblos, :

La Convención de Estambul, que fue cancelada por decisión de un solo hombre, es un contrato que defiende el derecho a la vida de las mujeres. Bajo ninguna circunstancia renunciamos a nuestro derecho a la vida ni a nuestra lucha por la Convención de Estambul, ¡que es nuestro logro!”.

anota que no pocos países han rechazado la decisión, pero que Erdogan ha hecho oídos sordos.

Turquía se ha convertido en el primer Estado miembro del Consejo de Europa en desvincularse de un convenio internacional de Derechos Humanos”, anota la web.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR