Acapulco es la ciudad más violenta de México
Acapulco es la ciudad más violenta de México

Cinco cárteles se han declarado la guerra y han convertido a la turística ciudad de Acapulco en la más violenta de México: El Cártel Independiente de  (CIDA), Los Ardillos, Los Rojos, La Familia Michoacana y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) han encontrado un terreno fértil entre los jóvenes de 20 años para perpetrar sus ajustes de cuentas.

Entre enero y la última semana de junio han ocurrido 345 asesinatos. Esta macabra estadística ha convertido al municipio en el más violento del país, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal.

Aunque la cifra sería mayor. Una investigación hemerográfica elaborada por “El Universal” revela que, de enero del 2015 al cierre de julio, se habían registrado 483 asesinatos en el puerto.

Desde que se inició el 2015, los homicidios comenzaron a tener grandes picos en uno de los balnearios más importantes del país: en enero ocurrieron 35, en febrero 45, en marzo 30, en abril 84 y en mayo, el mes con más crímenes, 105. Junio terminó con 79. Y julio, nuevamente con 105; es decir, 483 asesinatos en siete meses.

Aunque las cifras de crímenes en este puerto se guardan como si se tratara de un secreto de Estado, ya que ninguna entidad de los gobiernos estatal o federal las detalla, la Secretaría de Seguridad Pública mantenía un registro de 336 “homicidios dolosos” en Acapulco de enero a mayo del 2015, lo que significa 42% más que el mismo período del año anterior, cuando ocurrieron 237.

Y la Fiscalía General del Estado manejaba cifras de 943 “asesinatos dolosos” en la entidad de enero a junio del 2015. Randy Suástegui Cebrero, vocero de la fiscalía, proporcionó el dato, pero se negó a dar detalle por municipios.

El año pasado, Acapulco cerró como la tercera ciudad más violenta del mundo, solo detrás de la centroamericana San Pedro Sula, en Honduras, que se ubicó en primer lugar, y abajo de Caracas, Venezuela, que estaba en segundo sitio.

Los jóvenes sicarios

El ‘Chuy’ bajó de la motocicleta, sacó su arma 9 milímetros y disparó tres veces en la cara de un hombre que nunca había visto. Que nunca sabrá quién fue. Los transeúntes que oyeron las detonaciones corrieron sin mirarlo.

¿Pero quién mata cuando matan en Acapulco? Según el fiscal general del Estado, Miguel Ángel Godínez Muñoz, el perfil de los asesinos es de chicos menores de 20 años que se mueven en algunos de los cinco grupos del narcotráfico que operan en la ciudad.

“El Universal”contactó con el ‘Chuy’ una tarde en una vivienda construida en las afueras de una colonia cuyo nombre no se conoció, ni tampoco por dónde se llegó. El joven fumaba bajo un árbol de mango cuando llegamos a la casa ocupada por una docena de chicos de entre 20 y 25 años. 

El ‘Chuy’ era apenas un quinceañero cuando se inició en el grupo. Se le preguntó para quién trabajaba su grupo. Dijo que para nadie, que apenas había conseguido independizarse. Él ahora tiene 26 años. 

El ‘Chuy’ bien puede ser autor de algunos de los 483 asesinatos que se tienen contabilizados en Acapulco.

“No sé –dijo–, no sé. ¿Para cuántos les gusto?”, jugó después de un rato de diálogo.

“Unos 20 [asesinatos] tal vez”, dijo al fin.

La conversación no duro más de una hora. Y terminó de pronto. Le hablaron de adentro de la casa a la que nunca entramos. Se paró sin decir “ahora regreso” y no volvió más.

En tanto, el fiscal general del Estado, Miguel Ángel Godínez Muñoz, tiene una explicación a todos estos crímenes: “No pasa nada”, dice, y basa su expresión en dos cosas: quienes mueren son gente “al parecer” ligada al crimen organizado, y los índices de violencia no han rebasado los números anteriores. Por eso, insiste, “no pasa nada diferente a lo que estaba ocurriendo antes”.

David Espino/ "El Universal" de México/GDA