Rodrigo Londoño (al centro), ex líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. (Reuters).
Rodrigo Londoño (al centro), ex líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. (Reuters).

Con presentaciones de los excomandantes y Pastor Álape ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el partido entregó este lunes, en tres cuadernos impresos y tres CD, su primera versión colectiva sobre los hechos relacionados con retenciones ilegales como parte del conflicto armado en Colombia, conocidos como secuestros.

En la misma audiencia, la procuradora delegada Mónica Cifuentes dio a conocer que esa entidad ha venido cruzando bases de datos y ha consolidado la cifra de 522 personas que fueron secuestradas y murieron en cautiverio. Además, solicitó a la sala de la JEP que recibiera ese informe para que los comparecientes empezaran a aportar con la ubicación de esas personas.






La magistrada Julieta Lemaitre respondió que coordinarán con la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas el rastreo de los secuestrados. Además, indicó que ya tenían una lista similar, con un número cercano a las 522 anunciadas por la Procuraduría, que recibió del archivo de la fundación País Libre, por lo que ahora cruzará los datos y nombres recibidos.

Ante la Sala de Reconocimiento de Verdad de la JEP, el líder de las FARC, Rodrigo Londoño, presentó el informe construido hasta ahora por la organización.

“No queremos justificar ninguna conducta que resultó violatoria del Derecho Internacional Humanitario, sino dar a conocer de nuestra propia voz las razones objetivas que nos llevaron a muchos colombianos y colombianas a construir lo que fueron las Farc-EP", dijo Londoño. Explicó que en el informe también cuentan la historia de la antigua guerrilla de las FARC.

Londoño mencionó las “leyes” 002 y 003 que “fueron disposiciones que dieron forma a la política de retenciones”, y aseguró que su objetivo era “minimizar las retenciones realizadas por la guerrilla”, pero que bajo la dinámica de la guerra y su condición como ejército irregular, “nos impidió, muchas veces, poder controlar que estas normas se cumplieran por todos los nuestros a cabalidad”.

Rodrigo Londoño, 'Timochenko', líder del partido Farc, asistió a la audiencia en compañía de su hijo recién nacido. Foto: César Melgarejo / EL TIEMPO
Rodrigo Londoño, 'Timochenko', líder del partido Farc, asistió a la audiencia en compañía de su hijo recién nacido. Foto: César Melgarejo / EL TIEMPO

Londoño también resaltó que no todos los casos de retenciones fueron violaciones al derecho internacional humanitario. Sin embargo, el informe explica cómo decidieron secuestrar a personas para lograr canjes humanitarios. “Nos encontrábamos en situación de franca desventaja militar por el creciente número de guerrilleros detenidos por parte del Ejército y la Policía colombiana”. Por eso, dijo Londoño, que secuestraron a figuras políticas.

Sobre los secuestros extorsivos, aseguró que el informe detalla que estos buscaban ser “la excepción y no la regla”. Asimismo, Londoño agregó que en el documento no se especifica información sobre casos individuales, porque “para dar respuesta íntegra a las demandas de verdad, es necesario acercarse a los lugares en donde se dieron los hechos para poder entregar un relato lo más detallado y exhaustivo posible”. Es decir, se adelantarán informes ampliados en territorio.

“Nos haremos cargo de responder por el papel que jugamos en esta larga confrontación, contando a esta Jurisdicción todos los hechos más graves y representativos ocurridos, porque así lo demanda nuestro compromiso con las víctimas y con el país”, agregó Rodrigo Londoño.

Por su parte, Pastor Álape señaló que su comparecencia es un espacio de reconciliación para el país y aseguró que están haciendo, como organización, todos los esfuerzos para que ningún excombatiente en reincorporación considere dejar el proceso. Aunque no hizo mención explícita, su intervención respondió a las dudas por la ausencia de los exjefes rearmados: ‘Iván Márquez’, ‘El Paisa’, ‘Jesús Santrich’ y ‘Romaña’.

También dijo que esperan contribuir a la verdad sobre las afectaciones que hayan generado para que, más allá de las decisiones judiciales a las que llegue este caso, “desde la individualidad de cada una de las personas que fueron afectadas por el conflicto puedan perdonarnos”.

Fuente: "El Tiempo" de Colombia, GDA