FARC retomará la lucha armada en Colombia, anuncia disidente "Iván Márquez". Foto: Captura de video
FARC retomará la lucha armada en Colombia, anuncia disidente "Iván Márquez". Foto: Captura de video
Renzo Giner Vásquez

La paz en vive uno de sus momentos más sensibles desde que se firmara un acuerdo entre el gobierno y la guerrilla de las en el 2016. El anuncio encabezado por Iván Márquez, Jesús Santrich y Hernán Darío Velásquez alias 'El Paisa', fue lanzado esta mañana, en él aparecen acompañados de un grupo de disidentes fuertemente armados. 

► 

► 

► 

El impacto fue mayor porque estos tres exguerrilleros habían estado encargados de dirigir las mesas de negociaciones previas al acuerdo y habían sido integrados dentro de la escena política colombiana

El Comercio se comunicó con el politólogo colombiano y subdirector de la fundación Paz y Reconciliación (PARES), Ariel Ávila, para analizar la situación en Colombia con este nuevo pronunciamiento. 

Ariel Ávila, politólogo colombiano y subdirector de la fundación Paz y Reconciliación. (Foto: PARES)
Ariel Ávila, politólogo colombiano y subdirector de la fundación Paz y Reconciliación. (Foto: PARES)

- ¿En qué situación pone al Acuerdo de Paz este pronunciamiento?

Hagamos antes de eso, para responder en las dimensiones del problema. Hoy, las disidencias son más o menos 1.800 guerrilleros que han reincidido. Y en el proceso de paz se desmovilizaron 13 mil personas. Es decir, esto es un 12% o 13% de guerrilleros que retomaron las armas. Ahora, no es una única disidencia, no hay una disidencia, son 23 grupos. De hecho allá en la frontera con Ecuador opera la de Guacho, el Frente Oliver Sinisterra, Guerrillas Unidas del Pacífico, etcétera. Son varios grupos. De esos grupos, solo unos 14, 15 o 16 máximo, se van a unir. Los demás ya están trabajando con narcos, como el de Guacho, que trabaja con el Cártel de Sinaloa. Esos grupos ya no se van a unir a una nueva guerrilla ni nada por el estilo. Y estas disidencias, estos 23 grupos operan en 85 municipios. Cuando las FARC hicieron el proceso de paz operaban en casi 300 municipios. Entonces, un poco la dimensión del problema es ese. No es que se hayan rearmado todas las FARC, ni volvieron las FARC. No, tranquilo. Este problema se puede agravar mucho, pero hoy la fotografía es esa.

- ¿Cuál es la principal consecuencia del pronunciamiento, entonces?

El tema es que había unas disidencias armadas y otra política, encabezada por Iván Márquez. La noticia de hoy es que ambas disidencias se unen. Y eso le puede dar una connotación política a todos estos grupos. Entonces, la situación del proceso de paz es complicada en el sentido de que Márquez les da cierta legitimidad política a esos grupos. Y en el sentido de que el Estado no ha cumplido mucho. El miedo es que el anuncio de Márquez lleve a que muchos exguerrilleros en proceso de reincorporación vayan a las disidencias. Esa es la situación del proceso de paz.

- Entonces, ¿no es una gran amenaza al acuerdo en sí?
A ver, es una pregunta compleja. Sin duda es un gran golpe al proceso de paz, pero no es la guerrilla de las FARC como antes. Es un problema de seguridad que se puede controlar. Obviamente es una preocupación inmensa, eso no se lo voy a negar, obvio que es una preocupación inmensa.

- ¿Por qué hay cifras que indican que los disidentes serían 2.300 y no 1.800?
El tema es que fueron 13 mil los guerrilleros que firmaron (el acuerdo de paz) y hay 1.800 que no aparecen para cobrar su renta básica. De ahí se saca esa cifra, es la cifra más aproximada. Ahora, son 2.300 con nuevos reclutas, eso es diferente.

- ¿Qué situaciones llevaron a que se presente este escenario?
Aquí hubo una combinación de factores que podría llamar el huracán perfecto para devastar un país. Hubo un gobierno que ganó las elecciones y no cree en el proceso de paz, que no ha cumplido el proceso. Un sector radical de la guerrilla de las FARC que nunca creyó en la paz y ha ido ganando espacio. Y hubo un incremento de las economías ilegales. Esas tres cosas llevaron a la situación actual, fue una mezcla de muchas cosas. Ahora, la responsabilidad del rearme de Márquez solo le cabe a él.

- Durante el mensaje hablaron de “apuntar a las oligarquías” y “evitar el conflicto entre pares”. ¿Cómo podemos entender eso?

Ese es el discurso normal que adornan ellos, pero cuando tengan la oportunidad de atacar van a atacar a militares y todo. Es un discurso de legitimación política que sacan, pero no va a ser así. Va a ser una guerra nuevamente, pero ahora estamos hablando de 1.800 personas y 25 municipios, no de todo el país.

- Iván Duque, Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe, ¿cómo perjudica o favorece esta situación a esos tres políticos?
Esto puede ser un boomerang en el que la gente sale a decir algo y después se le devuelve. El senador Uribe ha dicho que lo habían advertido, que el proceso de paz fue una farsa y que habían anunciado las consecuencias. Eso lo dijo esta mañana, yo compartí el set con él y eso dijo. Por otro lado, miembros del gobierno de Santos culpan a Duque, que no cumplió el acuerdo de paz, que lo querían hacer trizas y lo lograron. Santos, directamente, dice que el 90% (de guerrilleros desmovilizados) ha cumplido y hay que respetar a esa gente. Estamos a dos meses de elecciones locales y regionales, esto va a ser utilizado políticamente. ¿Quién gane esa puja política? No sé, pero ahí están las posiciones. Aquí va a haber un provecho político de la situación, no lo dude.

- El director del partido político FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko se mostró aliviado de que estos tres dirigentes definieran su posición.

Sí, claro, el partido FARC había roto con estos sectores. Pero la base guerrillera le sigue creyendo mucho a Márquez, por eso el temor acá es que esto cause una desbandada de guerrilleros que están en proceso de reincorporación.

- ¿Tiene mucho arrastre Márquez?

Es posible que se de alguna de esas situaciones, pero estaríamos especulando. Hay que esperar dos o tres semanas para ver el verdadero impacto de esto.