Un trabajador de salud recolecta una muestra de hisopo nasal de un pasajero para analizar COVID-19 antes de que se le permita abordar un ferry a Buenos Aires, en la terminal de la compañía argentina de servicios de ferry Buquebus en el puerto de Montevideo. (AFP/PABLO PORCIUNCULA).
Un trabajador de salud recolecta una muestra de hisopo nasal de un pasajero para analizar COVID-19 antes de que se le permita abordar un ferry a Buenos Aires, en la terminal de la compañía argentina de servicios de ferry Buquebus en el puerto de Montevideo. (AFP/PABLO PORCIUNCULA).
Redacción EC

El Gobierno de anunció que las fronteras permanecerán cerradas durante el verano y la justicia de ese país perseguirá a quienes no cumplan con las medidas de cuarentena tras ingresar al país, luego de que se registrara un alarmante aumento de casos de durante los últimos días.

MIRA: Uruguay cierra sus fronteras tras haber tenido la tasa más baja de contagios por coronavirus

El verano va a ser restringido y de fronteras cerradas”, dijo el presidente Luis Lacalle Pou en conferencia de prensa, luego de reunirse con autoridades de la salud y los científicos que asesoran al gobierno para tratar el incremento de casos diarios de registrado en las últimas semanas.

Uruguay, de 3,4 millones de habitantes, ha sido elogiado por su exitoso control de la pandemia en un continente en llamas por los efectos del virus: hasta este viernes solo registraba 2.701 contagios y 53 muertes por la enfermedad.

MIRA: ¿Quién era el médico de 28 años voluntario para la vacuna de Oxford y AstraZeneca que murió en Brasil?

Sin embargo, en los últimos días ha elevado el promedio diario de casos nuevos a 40, cuando en su mejor momento, a mediados de junio, llegó a tener varias jornadas sin contagios.

De los infectados, 356 son trabajadores de salud (304 ya se recuperaron, 51 siguen afectados y uno falleció), según información del Además, siete personas permanecen en cuidados intensivos y una en cuidados intermedios. Los pacientes recuperados suman 2.204, mientras que otras 444 personas aún enfrentan la enfermedad.

MIRA: Coronavirus en España: Pedro Sánchez afirma que el “número real” de casos por COVID-19 “supera los tres millones”

Uruguay llegó el martes a un nuevo récord diario de positivos del COVID-19 con 64 casos nuevos, de los que más de la mitad se deben a contactos con personas ya contagiadas y de 24 se desconoce el nexo epidemiológico.

Así lo informó el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) en su reporte diario, donde también explicó que ese día se llevaron a cabo 2.679 análisis.

Uruguay tiene 429 casos activos, es decir personas que están cursando la enfermedad, seis de ellas en cuidados intensivos y una en cuidados intermedios. Los 13 departamentos con casos activos son Artigas, Canelones, Cerro Largo, Colonia, Florida, Maldonado, Montevideo, Rivera, Salto, San José, Soriano, Tacuarembó y Treinta y Tres.

La principal explicación que da el Ministerio de Salud Pública (MSP) sobre el nuevo récord de casos -el anterior pico había sido de 51 el pasado miércoles- es que 34 de ellos surgieron de brotes anteriores.

Aunque la mayor cantidad de casos ocurrió en la capital uruguaya, el mayor desvelo de las autoridades sigue siendo Rivera, ya que allí es muy difícil de controlar y hacer el seguimiento epidemiológico debido a la situación sanitaria de Brasil.

Cronología

El 13 de marzo se decretó la emergencia sanitaria en Uruguay por la aparición de los cuatro primeros casos de COVID-19.

El sábado 28 de marzo se confirmó la primera muerte por coronavirus en Uruguay: se trató de Rodolfo González Risotto, de 70 años.

El 7 de junio, por primera vez, se detectaron cero casos nuevos de COVID-19.

El 8 de junio se informó que Uruguay tenía, por segundo día consecutivo, cero casos nuevos. El 11 de junio se volvió a repetir la cifra 0 y por tres días consecutivos no hubo casos nuevos. Luego se detectaron brotes en varios departamentos y la cifra de contagiados por día comenzó a subir.

El 14 de octubre se registró hubo récord de casos en el país desde que comenzó la pandemia: 51 casos nuevos. El 17 de octubre se repitió la cifra: otra vez 51 casos nuevos.

El 20 de octubre se registró un récord de personas activas cursando la enfermedad: 429. Ese día también se registró un nuevo récord de casos nuevos por día: 64.

Fronteras cerradas

Las fronteras van a estar básicamente cerradas salvo excepciones que ya se conocen y quizá alguna más”, insistió el presidente Luis Lacalle Pou, explicando que la decisión se tomó con vistas a lo sucedido en otros países. “Cuando se han abierto fronteras, en el relajamiento del turismo, países como Islandia que tenían pocos casos se dispararon”, argumentó el mandatario en conferencia de prensa.

Asimismo, recalcó que se reforzarán los controles sobre quienes entran a Uruguay, que actualmente permite el ingreso a nacionales, residentes o por temas laborales o familiares, entre otras excepciones.

Todos deben acreditar un resultado negativo de COVID-19 en un test realizado como máximo 72 horas antes y someterse a una cuarentena de siete días hasta realizar un segundo test, o bien extender la cuarentena a 14 días.

El problema es que muchos de los que ingresan no cumplen con ese confinamiento.

Las autoridades asocian el incremento a dos eventos sucedidos a fines de setiembre: la Marcha de la Diversidad, que reunió decenas de miles de personas en las calles, y las elecciones departamentales y municipales que se celebraron en todo el territorio.

Si bien el presidente insistió en el uso de tapabocas, distanciamiento físico y alcohol en gel, aclaró que la situación sanitaria está lejos de salirse de control.

Se necesitan “8.700 casos activos para tener (completas) las camas de CTI”, graficó. “A todas luces estamos lejos”.

Brasil, principal preocupación

No obstante, la principal preocupación de las autoridades está en la frontera con Brasil, sobre todo en la ciudad de Rivera (500 km al norte de Montevideo), que concentra alrededor del 26% de todos los casos activos (116), tal y como lo.

El Gobierno decidió “suspender por dos semanas las clases presenciales” en la ciudad y “extremar los controles sanitarios” para “contener el ingreso y egreso de Rivera al resto del país”, reconociendo la “dificultad” hacia el lado brasileño “por ser una ciudad binacional”.

Frente al peligro de abrir las fronteras por la compleja situación de Argentina y Brasil, los operadores turísticos de Uruguay ven en la creación de un “pasaporte sanitario” que, con tecnología, dé seguimiento a los visitantes una potencial solución para salvar la temporada estival.

A medida que se aproxima noviembre, mes clave para el turismo en Uruguay, ya que usualmente da comienzo a las campañas de promoción para la temporada de verano, la incertidumbre reina ante la duda de quiénes podrán llegar a vacacionar al país.

Así lo afirma en el vicepresidente de la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur), Carlos Pera, quien sostiene que el sector, uno de los más afectados por la pandemia, “está sufriendo”.

El turismo uruguayo cerró 2019 con unos 3.220.602 visitantes (casi la misma población del país), un ingreso de divisas de 1.753 millones de dólares y una balanza turística con saldo positivo de 553 millones de dólares.

Montevideo fue el principal destino en visitantes, con más de un millón, mientras que Punta del Este fue el segundo y primero en divisas, con 672 millones de dólares.

Sin embargo, la actividad ya vivía una caída por la crisis económica de Argentina, de donde provienen la mayoría de los visitantes, que además impuso un gravamen del 30 % sobre las compras en moneda extranjera.

Mujica, a favor de las medidas

El expresidente José Mujica se refirió al cierre de fronteras durante el verano en medio de la pandemia del coronavirus, anunciado por el mandatario Luis Lacallo Pou, y se mostró a favor y conforme con la decisión que tomó el gobierno. “Jugarnos a un verano de fronteras abiertas, con lo que pasa en la región, es como entrar a la puerta del infierno”, remarcó.

En diálogo con , expresó que “es una decisión correcta y amarga”. “Todos sabemos los intereses que están en juego, pero lo que está pasando en el mundo es más que una alerta”, puntualizó.

Esto es una guerra con un enemigo invisible y hay que tener claro que en una guerra hay que tener unidad de comando. No cada cual hacer lo que le parece”, indicó.

Mujica señaló también que “hay que priorizar con unidad nacional fuerte el cumplir arrajatabla lo que nos pide la autoridad sanitaria que a su vez está aconsejada por una evidencia científica”.

La medida que se toma está en línea con eso, sabiendo los costos que tiene y los inconvenientes que nos crea”, añadió.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Trump promete una vacuna "en semanas" y Biden pronostica "un invierno oscuro". (Video EFE / Foto: AF

TE PUEDE INTERESAR