Gobierno de Jeanine Áñez anuncia diálogo con líderes sociales y sindicales para “pacificar” Bolivia. (Foto: Twitter)
Gobierno de Jeanine Áñez anuncia diálogo con líderes sociales y sindicales para “pacificar” Bolivia. (Foto: Twitter)
Redacción EC

La Paz. El Gobierno provisional de anunció un encuentro para dialogar este sábado con sectores movilizados en su contra, incluidos campesinos y vecinos de la ciudad de El Alto, en pos de pacificar al país, en crisis desde hace más de un mes.

El diálogo está convocado para las 16.00 locales (20.00 GMT) del sábado en el Palacio Quemado en La Paz, dijo a los medios este viernes el ministro interino de Obras Públicas, Yerko Núñez.

Hoy hemos visto una total apertura por parte de estas organizaciones que están en este momento movilizadas y también hay la intención de poder dialogar y llegar a acuerdos por parte del Gobierno”, destacó.

A las cuatro de la tarde (del sábado) estamos comenzando a dialogar para pacificar el país”, señaló el portavoz.

Según Núñez, las autoridades bolivianas están contentas por el compromiso entre el Ejecutivo interino y los sectores movilizados para facilitar el diálogo y “poder pacificar el país, que es lo que el pueblo boliviano está esperando”.

El compromiso de dialogar este sábado está plasmado en un acuerdo difundido en Twitter por el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, donde se ven las firmas de autoridades nacionales y representantes de diversos sectores.

Entre los convocados a dialogar están la Central Obrera Boliviana (COB), las confederaciones de campesinos y mujeres campesinas, los indígenas del occidente y el oriente bolivianos y los representantes vecinales de El Alto.

En el documento, las autoridades se comprometen a “garantizar la integridad” de todos los dirigentes que acudan a la cita que apunta a lograr la “pacificación y reconciliación” del país.

Bolivia está sumida en un grave conflicto desde el día después de las elecciones del pasado 20 de octubre, cuando aparecieron las denuncias por fraude que apuntaban a Evo Morales, que fue proclamado después vencedor para un cuarto mandato consecutivo.

El pasado 10 de noviembre la Organización de Estados Americanos advirtió en un informe graves irregularidades en los comicios y Morales anunció su renuncia, presionado por las Fuerzas Armadas, para al día siguiente salir hacia México que le había dado asilo.

La renuncia de Morales es calificada de “golpe de Estado” por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos, mientras que otros países han reconocido al Gobierno interino de Jeanine Áñez y parte de la comunidad internacional ha instado al diálogo sin pronunciarse sobre la crisis política.

Desde su dimisión, sectores afines a Evo Morales han mantenido protestas como bloqueos de carreteras y manifestaciones callejeras en contra del Gobierno de Áñez.

Fuente: EFE