• Imagen del chamán boliviano Don Juan Tres Estrellas en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020.  Los aymaras se lanzan para predecir el resultado de las elecciones del 18 de octubre en el país. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    1/10

    Imagen del chamán boliviano Don Juan Tres Estrellas en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020. Los aymaras se lanzan para predecir el resultado de las elecciones del 18 de octubre en el país. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • Un indígena usa su teléfono celular afuera de una sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. Los chamanes aymaras se lanzan para predecir el resultado de las elecciones del 18 de octubre en el país. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    2/10

    Un indígena usa su teléfono celular afuera de una sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. Los chamanes aymaras se lanzan para predecir el resultado de las elecciones del 18 de octubre en el país. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • El chamán boliviano Don Juan Tres Estrellas lee hojas de coca en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    3/10

    El chamán boliviano Don Juan Tres Estrellas lee hojas de coca en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • La chamán boliviana Francisca (izquierda) lee hojas de coca en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    4/10

    La chamán boliviana Francisca (izquierda) lee hojas de coca en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • Talismanes y ofrendas se exhiben a la venta en una tienda, en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    5/10

    Talismanes y ofrendas se exhiben a la venta en una tienda, en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • Se ven cráneos y una imagen de la Virgen de Guadalupe en una sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    6/10

    Se ven cráneos y una imagen de la Virgen de Guadalupe en una sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • Una mujer indígena se encuentra fuera de una sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    7/10

    Una mujer indígena se encuentra fuera de una sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • Rosa enciende madera para una ofrenda fuera de su sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    8/10

    Rosa enciende madera para una ofrenda fuera de su sala de lectura de hoja de coca, en El Alto, Bolivia. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • Como la pandemia del coronavirus redujo la afluencia de clientes, algunos chamanes y brujas recurrieron a las redes sociales para seguir trabajando. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    9/10

    Como la pandemia del coronavirus redujo la afluencia de clientes, algunos chamanes y brujas recurrieron a las redes sociales para seguir trabajando. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

  • Una mujer indígena (C) espera su turno frente a una sala de lectura de la hoja de coca, en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020. (AFP / RONALDO SCHEMIDT).
    10/10

    Una mujer indígena (C) espera su turno frente a una sala de lectura de la hoja de coca, en El Alto, Bolivia, el 15 de octubre de 2020. (AFP / RONALDO SCHEMIDT). / RONALDO SCHEMIDT

Agencia AFP

En una pequeña mesa el chamán aymara Juan ‘Tres Estrellas’ lee las hojas de coca, un ritual andino tradicional que le permite conocer anticipadamente la identidad del próximo presidente de .

MIRA: Luis Arce, el cerebro del éxito económico de Evo Morales | PERFIL

A las puertas de la crucial elección del domingo, el chamán o ‘yatiri’ cuenta que sus clientes –que normalmente le consultaban por trabajo o amor- le han preguntado insistentemente sobre los resultados de la votación.

Y agrega que las hojas de coca le han dado casi siempre la misma respuesta: “va a ganar el MAS”, el Movimiento al Socialismo del expresidente Evo Morales. El candidato de este partido es el exministro de finanzas Luis Arce y su principal rival el exmandatario Carlos Mesa.

El MAS va a ganar pues y de ahí van a chocar, va a haber un poco de disgusto, peleas, van a chocar entre partidos”, explica el chamán en un descolorido quiosco de una polvorienta calle de El Alto, ciudad andina con mayoría de población aymara y contigua a La Paz.

Sentado tras una pequeña mesa cubierta por un ‘aguayo’ –colorida manta andina de lana- y un mantel verde, Juan realiza el ritual a cambio de 10 bolivianos (1,5 dólares).

Se encomienda a la ‘Pachamama’ (madre tierra) al lanzar al aire unas hojas de coca, que caen sobre un crucifijo dorado con que sostiene los billetes que pagan sus clientes.

El chamán, que asegura tener 44 años de experiencia, revisa cómo han caído las hojas para dar sus predicciones.

Quien gane tiene que ir directo, (pero) si hay segunda vuelta, que vayan como caballeros, nada de peleas”, dice el yatiri.

Siete millones de bolivianos irán a las urnas a elegir al próximo presidente, en medio de restricciones sanitarias por el coronavirus, una economía muy deprimida, y por primera vez en dos décadas sin Morales, un exlíder cocalero aymara, de candidato.

La lectura de la hoja de coca es una antigua costumbre del pueblo aymara en Bolivia, país donde el 60% de sus 11 millones de habitantes son indígenas muy apegados a sus tradiciones.

¿Vuelve Evo?

Junto a Juan atienden otros chamanes, brujas y médicos naturistas en una larga fila de quioscos de latón y adobe levantados en la calle donde de uno de los tantos mercados tradicionales de El Alto, bastión electoral del MAS, situado a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar y a unos 11 kilómetros de La Paz.

Bolivia vivió hace un año una aguda crisis social y política que se saldó con más de 30 muertos en medio de protestas que condujeron a la renuncia de Evo Morales, tras acusaciones de fraude en las elecciones en que buscaba un cuarto mandato consecutivo. Actualmente está refugiado en Argentina.

Que Evo vuelva (a Bolivia) va a depender si el MAS gana o no. Va haber problemas pero después de las elecciones vamos a salir adelante. El MAS tiene altas probabilidades de ganar”, dice la yatiri Francisca, que trabaja hace 15 años leyendo coca.

Como la pandemia del coronavirus redujo la afluencia de clientes, algunos chamanes y brujas recurrieron a las redes sociales para seguir trabajando.

En esta calle algunas brujas ofrecen un brebaje que mejora a los contagiados con COVID-19: se trata, del ‘Kari Kari’, una mezcla de uñas de cerdo, trigo, y otros ingredientes secretos, que se vende en botellas de vidrio a nueve dólares.

Los yatiris transmiten sus conocimientos de generación en generación, en medio de ritos secretos y un aprendizaje reservado sólo para predestinados. Deben cumplir ciertas condiciones, como haber sobrevivido a la caída de un rayo o nacer parados o tener alguna característica física particular.

Yo he nacido con seis dedos y tengo aquí (en la cabeza) cabellos blancos. El que nace así es como una estrella”, afirma Juan.

VIDEO RECOMENDADO

Bolivia: filas en bancos y Migración por temor a un conflicto postelectoral

Bolivia: filas en bancos y Migración por temor a un conflicto postelectoral
Reparto gratuito de alimentos en Nueva Jersey. Un ejecutivo, Joseph DiVincenzo Jr, ha sido quien ha promovido esta iniciativa que ha tenido lugar en el estacion

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más