El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, quien ahora vive en Bélgica. (Foto: EFE).
El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, quien ahora vive en Bélgica. (Foto: EFE).
Redacción EC

Hacia finales de julio del 2018, el expresidente 17 denuncias en su contra. Plagio, delito de odio, discriminación, peculado, daño moral, lesa humanidad, y todo un crisol de acusaciones.

Pero, tal como lo anotó “” de Ecuador, ninguna de ellas estaba prosperando. La situación cambió cuando, en abril del año pasado, la justicia dispuso su detención por uno de los casos de corrupción.

MIRA: Las claves que explican la victoria de Guillermo Lasso en Ecuador y los desafíos que enfrentará

La “” anotó que, entonces, el exmandatario fue condenado “a ocho años de cárcel como autor del delito de cohecho agravado” y que, por lo tanto, perdía “sus derechos políticos durante 25 años”.

La sentencia acusa a Correa de haber liderado una red de corrupción entre 2012 y 2016 [, de recibir] ‘aportes indebidos’ [...] para la financiación irregular de su movimiento político, el izquierdista Alianza País, a cambio de la adjudicación de millonarios contratos del Estado a varias empresas, entre ellas Odebrecht”, escribió el .

A ese escándalo se le conoció como Caso Sobornos 2012-2016.

Para entonces, Correa ya estaba viviendo en Bélgica, y cualquier causa o sentencia caería en saco roto al no poder extraditarlo. En su defensa, acusó la “judicialización de la política” y que intentaban sacarlo de la carrera electoral del 2021.

En declaraciones a , Correa afirmó que, de presentarse a los comicios, ganaría “ampliamente”.

LAS PUERTAS SE CERRARON

En setiembre del 2020, Rafael Correa que el Consejo Nacional Electoral ecuatoriano había rechazado su inscripción como vicepresidente del candidato Andrés Arauz.

Estaba con las manos atadas. Días después, la Corte Nacional de Justicia que no existían irregularidades en su proceso judicial y la impugnación de Correa no procedió.

Muy fiel a su estilo, Rafael Correa no se calló. Al mes siguiente, y tal como lo anota el portal de , denunció que lo estaban investigando por homicidio.

Correa aseguró que ya ‘son 34 procesos’ los que están abiertos en su contra”, escribió la web.

El también recordó que la CNJ había solicitado su captura a la Interpol.

Valdría preguntarse si es verdad que el exmandatario tiene 34 procesos en su contra. Según “”, hasta abril del 2020, habían “25 indagaciones previas abiertas”.

Entre las que se menciona, se destaca el Caso Balda, en referencia al opositor Fernando Balda.

La web de recuerda que, el 13 de agosto del 2012, Balda fue raptado en Bogotá. Cuando fue liberado, la víctima “culpó al exjefe de Estado”.

Oficialmente, a abril de 2020, Fiscalía mantiene abiertas contra Rafael Correa 25 investigaciones previas por delitos como peculado [por] concusión, fraude procesal, estafa, asesinato, tráfico de influencias, robo, delincuencia organizada, tentativa de asesinato, homicidio”, escribió “”.

En setiembre del 2020, la web afirmó que Correa tenía 34 casos pendientes en el Ministerio Público, anotando que muchos estaban en etapa inicial y que eran reservados.

El portal anota: “Dentro de las 34 investigaciones que involucran a Rafael Correa, la mayoría es por presuntos delitos de peculado y tráfico de influencias [que] representan el 53% de las investigaciones”.

De esas, además, solo “11 pueden ser juzgadas en ausencia”.

Entre las acusaciones que recoge Primicias que más llaman la atención se destacan persecución, genocidio, traición a la patria, robo, fraude procesal, y alteración de evidencias y elementos de prueba.

En lo que se refiere a peculado, anota la web, los casos en investigación son la reconstrucción de la provincia de Manabí tras el terremoto, vuelos presidenciales, renegociación de la deuda y la emisión de certificados de tesorería.

De ellas, solo una sentencia ha sido confirmada, la del caso Sobornos.

El candadito correísta Andrés Arauz acepta la derrota en las elecciones del domingo 11 de abril. (Foto: EFE).
El candadito correísta Andrés Arauz acepta la derrota en las elecciones del domingo 11 de abril. (Foto: EFE).

LAS ACUSACIONES DE FRAUDE

La agencia anota que Rafael Correa reside en Bélgica desde el 2017 y que evita regresar a Ecuador desde el 2018, cuando se le empezó a investigar y “se emitieron órdenes de arresto preventivo”.

Desde allí, no ha parado de acusar que existe fraude en las elecciones presidenciales que se celebraron el 11 de abril en Ecuador y que dieron como ganador a Guillermo Lasso.

Un artículo del portal recoge las palabras del analista Martín Pallares, quien hizo un recuento de todas las ocasiones en las que Correa sostuvo el mismo cantar. Allí se lee:

Ocurrió, por ejemplo, el 14 de enero, cuando Andrés Arauz dijo [...] que sus adversarios habían ideado un sistema según el cual se iba a introducir a los recintos electorales unos anillos prodigiosos con los que se iba a marcar los votos a favor de sus riales: ‘Exhortamos a que el Consejo Nacional Electoral, en los respectivos protocolos, solicite que no se usen anillos’”.

Guillermo Lasso será el próximo presidente de Ecuador. (Foto: AP).
Guillermo Lasso será el próximo presidente de Ecuador. (Foto: AP).

Luego, Correa en Twitter un artículo del diario argentino “Página 12”, en el que se hablaba de un “operativo en el cual 600 mil papeletas que no se usaron en la primera vuelta, por un error de impresión, serían utilizadas para marcarlas a favor de Lasso”.

Pero nada de eso ha importado. Tras la derrota de su candidato, a Correa no le quedó otra opción que felicitar a quien será el nuevo mandatario ecuatoriano, Guillermo Lasso. Eso invita a pensar cuál será su siguiente jugada, en el entendido que quiere evitar ser condenado e ir a prisión.

Vale anotar que, si bien matemáticamente Correa podría recibir entre 51 y 137 años de prisión por todas las causas que se le siguen, la web anota que “la norma establece que el máximo de acumulación de penas para una persona es de 40 años”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia
El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR