El expresidente de Bolivia, Evo Morales, que se encuentra como refugiado en Agentina, sale de una rueda de prensa en  Buenos Aires el pasado 17 de diciembre. (Foto: EFE)
El expresidente de Bolivia, Evo Morales, que se encuentra como refugiado en Agentina, sale de una rueda de prensa en Buenos Aires el pasado 17 de diciembre. (Foto: EFE)
/ Juan_Ignacio_Roncoroni
Redacción EC

La vida de en Argentina está lejos de ser la de un refugiado común. Desde que aterrizó en el país del asado el pasado 12 de diciembre, el exmandatario boliviano ha dado entrevistas, ha compartido tiempo con importantes funcionarios y se ha instalado en una espaciosa casa en una acomodada zona de Buenos Aires.

Según medios argentinos, Morales vive en un “chalet de estilo inglés” de dos pisos en el barrio bonaerense de Colegiales. Su nueva residencia está ubicada en la calle Conesa entre dos de los pocos edificios que hay en la avenida, indica el portal Infobae.

El medio detalla que en el frente de la vivienda, que es propiedad de Irene Isabel Novacovsky, una socióloga de 69 años, se puede ver un balcón casi cubierto por completo por una enredadera y hojas de palmera. En la misma avenida predominan las casas bajas y se distinguen una capilla, un supermercado chino y algunas empresas.

Novacovsky trabajó en el pasado en el gobierno de Buenos Aires y en distintas instancias del Estado. Actualmente labora en el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales y tiene una segunda actividad vinculada a los “servicios inmobiliarios realizados por cuenta propia, con bienes urbanos propios o arrendados”, según constató Infobae.

Evo Morales a su llegada a Argentina el pasado 12 de diciembre. (EFE/ Carlos Girotti).
Evo Morales a su llegada a Argentina el pasado 12 de diciembre. (EFE/ Carlos Girotti).
/ Carlos Girotti

Asimismo, la seguridad de Morales está resguardada las 24 horas por un oficial de la División Custodia de la Policía Federal que vigila el ingreso de la vivienda. El portal argentino sostiene que otros “agentes no uniformados” también transitan por la zona como prevención.

Además de gozar de comodidades, el exmandatario boliviano ha aprovechado su estancia en Argentina para pronunciarse políticamente y criticar al gobierno interino de su país.

Tan solo este jueves, Morales afirmó en una conferencia de prensa en Buenos Aires, que dará una “batalla jurídica” para demostrar que la orden de detención dictada el miércoles en su contra es inconstitucional. La fiscalía de La Paz emitió la medida de detención bajo los cargos de terrorismo, financiamiento del terrorismo y sedición.

Cita con el presidente y fútbol con un ministro

Morales también se ha reunido el presidente Alberto Fernández. El diario “La Nación” detalla que ambos cenaron el domingo en la Quinta de Olivos.

Agradezco a los hermanos Alberto y Cristina, presidente y vicepresidenta de Argentina, por recibirme y garantizar refugio político. Expreso mi respeto, cariño y admiración por su compromiso con la Patria Grande, la verdad y los derechos políticos de los pueblos de América Latina”, expresó el ex jefe de Estado el lunes en Twitter.

Morales llegó a Argentina poco después de que Alberto Fernández asumiera la presidencia. (Foto: Reuters)
Morales llegó a Argentina poco después de que Alberto Fernández asumiera la presidencia. (Foto: Reuters)
/ AGUSTIN MARCARIAN

Videos difundidos en redes sociales también dan cuenta de otras actividades de Evo Morales. Por ejemplo, ha saludado a simpatizantes en un barrio de Buenos Aires y ha jugar al fútbol con, entre otros, el nuevo ministro de Turismo y Deportes de Argentina, Matías Lammens.

Morales renunció al poder el 10 de noviembre en medio de protestas sociales y presionado por la falta de apoyo de las fuerzas de seguridad. Luego se exilió en México y tras un breve paso por Cuba para hacer una consulta médica llegó al país sudamericano con el beneplácito de Fernández y la actual vicepresidenta y exmandataria (2007-2015) Cristina Fernández de Kirchner, dos de los líderes regionales que más le apoyan.

Morales pidió al gobierno de Argentina ser acogido como refugiado y no como asilado político. ¿Cuál es la diferencia? Para empezar, el asilo político es otorgado por los gobiernos a individuos de otros países para proteger su integridad física y no es necesario que justifiquen su decisión. En el caso de los refugiados se considera un estatuto más amplio, tiene carácter humanitario y se deben argumentar las razones para otorgar esa condición que le dará al beneficiario mayores derechos, pero también más obligaciones.

Fuente: Con información de AP y EFE