El renunciante presidente Evo Morales, cuyo paradero exacto se desconoce, denunció una orden de captura en su contra después de que así lo anunciaran los líderes opositores en Bolivia. (AFP)
El renunciante presidente Evo Morales, cuyo paradero exacto se desconoce, denunció una orden de captura en su contra después de que así lo anunciaran los líderes opositores en Bolivia. (AFP)
Redacción EC

Washington. Dos abogados solicitaron este lunes a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos () medidas cautelares de protección para el ya exmandatario de , , y el que fuera su vicepresidente, Álvaro García Linera, ante el temor de que pueda ser agredido

En la petición, a la que tuvo acceso Efe, los letrados consideran que existe una “situación de gravedad y urgencia que constituye una amenaza de daño irreparable para Evo Morales y Álvaro García Linera” y, por eso, piden a la CIDH que adopte las medidas necesarias para garantizar su derecho “a la vida, integridad y libertad personal”.

También solicitan a la Comisión que exija al Estado de Bolivia la investigación de las “agresiones” a Evo Morales, entre las que mencionan el saqueo a una vivienda del líder indígena en Cochabamba.

Afirman, además, que Evo Morales y García Linera han sido “objeto de actos de persecución, hostigamiento y agresiones por parte de personas no identificadas, en grave afectación y riesgo de derechos contemplados en la Convención Americana de Derechos Humanos”, una de las bases del sistema interamericano de derechos humanos.

Los dos abogados que presentaron la petición son Ignacio J. Álvarez y María Daniela Rivero, defensores de los derechos humanos.

La información pública disponible indica que la vida y la integridad personal de Evo Morales y de Álvaro García Linera se encuentran en grave riesgo. En el serio contexto que vive Bolivia, hay que tener especialmente presente que los derechos humanos deben ser respetados y protegidos, sin importar las ideas políticas”, dijo Álvarez.

Evo Morales renunció este domingo forzado por los militares después de que una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) a las elecciones del 20 de octubre revelara supuestas irregularidades en el proceso electoral con el que fue reelegido.

Antes de su renuncia, Evo Morales había aceptado la celebración de nuevos comicios y la renovación total del organismo electoral boliviano.

Evo Morales, cuyo paradero exacto se desconoce, denunció el domingo una orden de captura en su contra después de que así lo anunciaran los líderes opositores que han encabezado las protestas antigubernamentales, aunque la Policía ha negado ese extremo.

El equipo de abogados que presentó la petición a la CIDH consideró que, a pesar de que la Policía niegue la existencia de una orden de captura contra Evo Morales, “hasta los momentos de esta solicitud no se tiene información definitiva sobre tal hecho”.

La Policía boliviana sí detuvo este domingo a la hasta ahora presidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque, y al que fuera su vicepresidente, Antonio Costas, así como a 25 presidentes y vocales de los diferentes tribunales electorales departamentales.

La CIDH, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA), puede pedir a los 35 Estados que se encuentran bajo su competencia la adopción de medidas cautelares para proteger a sus solicitantes ante situaciones de “gravedad y urgencia que presenten un riesgo de daño irreparable”, según figura en su reglamento.

Fuente: EFE

TAGS RELACIONADOS