Redacción EC

Esta semana esa mole de concreto pintado de oro y azul, que emerge en las calles de Brandsen y Del Valle Iberlucea en el tradicional barrio de La Boca del sur de Buenos Aires, cumplió 75 años desde su construcción.