Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

A principios de diciembre, la aprobación del en dio un enorme paso luego de que la Cámara de Diputados diera luz verde a un proyecto para su legalización. Ahora el texto de debate en el Senado para su votación definitiva.

MIRA: Cámara de Diputados aprueba la legalización del aborto en Argentina, que ahora pasa al Senado

La iniciativa, impulsada por el presidente Alberto Fernández, autoriza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación. El desenlace en el Senado es incierto ya que esa cámara está integrada por legisladores oficialistas y opositores con posturas más conservadoras respecto al tema. Hace dos años rechazó una iniciativa similar.

Actualmente, las mujeres que abortan y quienes la ayudan a hacerlo son penalizadas en Argentina. La ley solo hace excepciones en los casos de violación o riesgo para la salud integral de la madre.

Por eso, cuando las mujeres que respaldan el proyecto de ley vieron su aprobación a través de las pantallas instaladas en las inmediaciones del Congreso no pudieron contener la emoción. Pese a que llevaban horas sin dormir y a que habían permanecido incómodas en el suelo celebraron la noticia con efusividad.

Lo ocurrido en Argentina representa un hito en América Latina, donde la interrupción del embarazo está muy castigada y solo tres países (Cuba, Uruguay y Guyana), además de Ciudad de México.

Al respecto, repasamos cómo se dio la aprobación del aborto en esos lugares de la región.

Cuba

Cuba fue el primer país en Latinoamérica en despenalizar completamente el aborto -dentro del primer trimestre de gestación- en 1965. Se trata de un procedimiento asistido dentro de los servicios médicos gratuitos del país y que es reconocido por el Estado como un derecho humano y como una medida para disminuir las muertes maternas.

A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los países de América Latina, en la isla existe una tolerancia social y moral al aborto y se practica con frecuencia.

Pero en Cuba no existe una ley de aborto y el riesgo está en que se trata de una práctica de fácil acceso de la que se puede abusar con facilidad. No son pocos los especialistas que afirman que las cubanas usan este procedimientos como método anticonceptivo.

Antes de que el aborto estuviera regulado, esta práctica estaba poniendo en riesgo la vida de las mujeres cubanas, cómo aún sucede en la mayoría de países de la región.

Según detalla el sitio web , el aborto fue despenalizado en la isla inicialmente en 1961, pero fue recién en 1965 que, siguiendo las pautas de la OMS, se creó la base legal para que el aborto se pudiera llevar a cabo en el marco del Sistema Nacional de Salud.

El Anuario Estadístico de Salud que publica el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) cubano indica que en el 2018 se practicaron en el país 85.045 abortos legales, seguros y gratuitos, lo cual representa alrededor de 41,8 abortos por cada 100 mujeres embarazadas.

La cifra se ha mantenido constante en la última década. La media de abortos practicados por cada 100 mujeres embarazadas es de 36,1.

La legislación cubana actual penaliza el aborto dentro del Código Penal de Cuba cuando este se lleva a cabo por lucro, se efectúa sin consentimiento de la mujer o en condiciones que puedan llevar a la amenaza de la vida y la salud de esta. Asimismo, si la gestación lleva más de 12 semanas, el consentimiento debe ser otorgado solo por los servicios médicos apropiados. Finalmente, si una mujer menor de 16 años sin casarse desea abortar, este procedimiento debe contar con el consentimiento de los padres o tutor legal”, indica Programa Cuba.

Guyana

Luego de dos años de intenso debate público, el 4 de mayo de 1995, la Asamblea Nacional de Guyana dio luz verde el proyecto de ley de Terminación Médica del Embarazo y se convirtió en el primer país en Sudamérica en contar con una ley liberal de aborto.

En la actualidad el aborto está permitido en Guyana sin ninguna restricción durante las primeras ocho semanas de embarazo. Debe realizarse con el consentimiento de la embarazada.

Asimismo, el aborto es legal entre las ocho y 12 semanas desde la concepción solo si el parto resulta riesgoso para la salud de la mujer o el feto, o si el embarazo ocurrió a pesar del uso de anticonceptivos. Entre las doce y 16 semanas, el aborto se puede realizar legalmente, pero solo si la salud de la mujer o el feto está en peligro. Después de las 16 semanas, un aborto solo podrá realizarse si se presentan circunstancias serias para la salud.

Según una investigación de , seis meses después que se legalizó el aborto en Guyana en 1995, las hospitalizaciones por abortos sépticos y abortos incompletos disminuyó en un 41%. Previamente, el aborto séptico era la tercera causa de hospitalización y el aborto incompleto la octava causa en los hospitales públicos del país.

Pese a que tiene una ley que permite el aborto, Guyana está lejos de garantizar que la práctica se realice con todas las garantías necesarias. La falta de capacidad de los hospitales públicos para proporcionar las condiciones básicas para realizar el procedimiento ha sido un problema desde que se aprobó la normativa.

Uruguay

Uruguay despenalizó el aborto a fines del 2012. La ley uruguaya habilita que la mujer interrumpa el embarazo por voluntad propia en las primeras 12 semanas de gestación.

Para realizar la Interrupción Voluntaria del Embarazo, al que se le conoce por las siglas de IVE, la mujer debe comparecer previamente ante una comisión asesora compuesta por un ginecólogo, un trabajador social y un profesional de salud mental. Tras la cita, la paciente deberá llevar a cabo cinco días de “reflexión” antes de abortar.

Según consigna un , Uruguay impulsó desde el 2002 un modelo para reducir los riesgos al atender en centros de salud a mujeres con embarazos no deseados.

La política, que buscaba dar asesoramiento y reducir los abortos inseguros, contribuyó a disminuir la mortalidad materna en el país, una tendencia que se consolidó desde el 2012 con la despenalización del aborto.

Una consulta popular para realizar un referéndum contra la ley en el 2013 fracasó estrepitosamente al reunir menos de 9% de votantes a favor de eliminar el aborto.

Según el diario uruguayo “”, en Uruguay se contabilizaron en el 2019 10.227 casos de interrupciones voluntarias del embarazo, un leve descenso (146 menos) en comparación con el año anterior, de acuerdo a recientes cifras oficiales.

El medio también indica que el del año pasado fue el primer registro de un descenso en la cantidad de abortos desde que estas se miden con datos certeros. Anteriormente, la cantidad de interrupciones del embarazo siempre registraron un crecimiento.

Ciudad de México

En abril del 2007 la Ciudad de México se convirtió en el único estado de México en permitir la interrupción legal del embarazo antes de las 12 semanas de gestación, sin importar la causa o motivo de las mujeres para recurrir a él. Se trata de una despenalización única en su tipo en la región.

La decisión, producida en un país de tradición católica, no fue fácil de tomar. Antes de la aprobación de la medida grupos conservadores entregaron a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal 36.000 firmas de ciudadanos que pedían un referéndum antes de legislar sobre el aborto, pero no fue suficiente para evitar la luz verde al aborto.

Así, desde el 2007 se comenzó a ofrecer el servicio en hospitales públicos e instituciones de salud. Además, se creó el programa de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), que conecta a las mujeres con clínicas de salud sexual y reproductiva en la ciudad.

Entre el 2007 y setiembre del 2020 el programa ha atendido a 1.591 mujeres provenientes de Quintana Roo y Puebla. En 2009 el estado de Oaxaca aprobó la interrupción legal del aborto al igual que en la Ciudad de México con las mismas condiciones.

En México, cada una de las entidades federativas dispone de su propia legislación sobre el aborto. Las restricciones varían según el estado.

___________________________________

VIDEO RECOMENDADO

Marchas por legalización del aborto en América Latina
En el Día de la lucha por la Legalización del Aborto en América Latina y El Caribe, activistas se manifestaron el lunes en capitales como Buenos Aires, Bogotá,

TE PUEDE INTERESAR