Leopoldo López desde prisión: "No doblarán mis convicciones"
Leopoldo López desde prisión: "No doblarán mis convicciones"
Redacción EC

Caracas (El Nacional / GDA) Después de 111 días en prisión, a le ha sobrado el tiempo para encontrar fortaleza. El dirigente político se ha transformado: se ejercita intensamente desde las 6 de la mañana, ha profundizado su lectura de la Biblia y su discurso gana fuerza. En respuesta a un cuestionario escrito, tras conocer la decisión de la justicia de procesarlo judicialmente, el líder de pide “enfrentar a la dictadura hasta lograr derrocarla por la vía popular, democrática y constitucional”.

¿Qué le dice a la jueza Adriana López tras la decisión de enviarlo a juicio?
A la jueza Adriana López, quien lleva el nombre de mi hermana y por eso no podré olvidarla, le reitero lo que le dije la madrugada de su sentencia infame: “Usted traicionó su conciencia, usted se vendió”. Durante la audiencia pidió respeto, pero al final fue ella quien irrespetó su conciencia y la justicia. Ella sabe que no había elementos para la decisión que tomó. Pudo ser una luz de la justicia, pero se convirtió en otra migaja de la manipulación, otro trapo de la injusticia. Recibió una llamada en medio de la audiencia y cambió su decisión. Por lo que me relataron sus ayudantes, ella le dijo a quien la llamó que no había cómo justificar una privativa, pero al final ella cedió al miedo, a la injusticia. La historia le cobrará su decisión.

Luego de 111 días en la cárcel y ahora con una decisión que prolongará su prisión, ¿cómo afronta el proceso?
Afronto este proceso lleno de fe. Y con una palabra que agradezco infinitamente me hiciera llegar el papa Francisco: fortaleza. Me levanto todos los días a leer la palabra de Dios y allí consigo la fortaleza del alma que me da serenidad. Lo que hoy estoy padeciendo es lo mismo que sufrieron los discípulos de Jesús, los padres de la democracia y los luchadores por la libertad. De alguna manera agradezco a la dictadura la sinceridad torcida, que me mantenga preso por mis palabras, por mis convicciones, por mis discursos. Si las palabras por las que hoy estoy preso las dije en minúsculas, hoy las reitero en mayúsculas. Los elementos de la fiscalía para tenerme preso son mis discursos y mi Twitter, y hoy los reitero al cuadrado. Me podrán enjuiciar, encarcelar, aislar, pero jamás podrán doblar mis convicciones de tener una mejor Venezuela.

¿Confía en que la calle se activará de nuevo tras la decisión?
La calle se va a mantener activa hasta que salgamos de la dictadura. Que nadie ponga en duda eso. Estoy convencido de que la llama que se encendió por la libertad y la democracia en nuestros jóvenes no se va a apagar hasta que tengamos un cambio profundo en la conducción política de Venezuela.

¿Qué dice a quienes apostaron por el diálogo con el gobierno?
Yo sabía que el diálogo no iba a llegar a ninguna parte y por eso decidimos  no participar. Pero esto no es una crítica a mis compañeros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que decidieron hacerlo. Es una convicción de que estamos en dictadura y que con dictaduras no se negocia. Sé que quienes intentaron el diálogo lo hicieron de buena fe, pero ya ellos deben estar claros en que el camino no es sentarse a dialogar con quienes no solo no quieren rectificar, sino que también te siguen reprimiendo mientras hablas con ellos.

¿Qué propone a la Mesa de la Unidad Democrática?
Espero que la unidad democrática asuma que el único camino que nos queda es la iniciativa popular para cambiar de gobierno, y no para que el gobierno cambie sus políticas. Yo espero que mis compañeros que fueron a la trampa del diálogo asuman con responsabilidad el camino frontal de enfrentar a la dictadura hasta lograr derrocarla por la vía popular, democrática y constitucional. Si se cierran todos los caminos institucionales, como en efecto está ocurriendo, nos toca salir a convocar una constituyente como establece la Constitución.

"Me tiene preso la dictadura del mediocre de Maduro"
La jueza Adriana López decidió enviar a Leopoldo López a juicio por las acusaciones de asociación para delinquir, y ser sujeto determinador para que se cometieran los delitos de incendio, agavillamiento, daños e instigación para delinquir. Pese a ello, el ánimo del coordinador nacional de Voluntad Popular no decae. “Al pueblo venezolano que quiere un cambio le pido desde lo más profundo de mi corazón que no perdamos la esperanza de tener una mejor Venezuela. La dictadura busca apagar  nuestra esperanza, no lo permitamos. Desde mi celda en Ramo Verde todos los días me lleno de fuerza y de fe para luchar contra la dictadura y conquistar la democracia”, señala.

“Al pueblo de Venezuela le pido perseverancia, firmeza y fe. Vamos a lograr ‘conquistar la democracia’, frase por la que hoy me tiene preso la dictadura del mediocre de Nicolás Maduro”, expresa el dirigente.