Maduro quiere que este hombre sea el mediador con la oposición
Maduro quiere que este hombre sea el mediador con la oposición
Redacción EC

El Gobierno de invitó hoy al número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, para ser uno de los mediadores en las rondas de diálogo con la  que supuestamente deben comenzar mañana, en la búsqueda de poner fin a las peores en más de una década en el país petrolero.

Maduro y representantes de la oposición se reunieron en la víspera por más de tres horas para sentar las bases de una ronda de conversaciones sobre la crisis política, que desde febrero ha cobrado, según cifras oficiales, 39  y cientos de heridos y detenidos.

"Deseamos transmitir la invitación del presidente Nicolás Maduro (...) con el propósito de que participe en los procesos de diálogo entre representantes del Gobierno y la oposición venezolana, a través de la designación de su persona como testigo de buena fe", dijo un comunicado de la cancillería venezolana enviado al prelado italiano.

Un portavoz del Vaticano dijo que la Iglesia estaba "dispuesta" a mediar en el diálogo, sin ofrecer mayores detalles.

¿QUIÉN ES PAROLIN? 

Parolin fue nombrado secretario de Estado de la Santa Sede, el cargo más importante del después del Papa, en agosto del 2013, tras trabajar desde mediados del 2009 como nuncio apostólico en Venezuela.

Nacido en el norte de Italia hace 59 años, Parolin ha servido como diplomático en las nunciaturas de Nigeria y México.

Si hay un rasgo que se puede identificar en el “modus operandi” de Parolin es el que se conecta con la gran tradición diplomática vaticana: realismo, estudio profundo de los contextos y de los problemas que hay que afrontar y búsqueda de soluciones posibles.
En 1978, el Vaticano medió con éxito en la disputa por la soberanía de las islas en el Canal de Beagle entre Argentina y Chile, que casi los llevó a la guerra.

A pesar de los anuncios de diálogo, los opositores más radicales no celebraron y exigieron que el régimen de Maduro libere a los y cumpla otras demandas antes de sentarse a conversar.