(Foto: Twitter/@laprensa)
(Foto: Twitter/@laprensa)
Redacción EC

. Al menos tres muertos dejó este jueves la incursión de policías y grupos armados ilegales en el poblado indígena nicaragüense de Sutiaba, en la ciudad noroccidental de León, informó el sacerdote de la localidad, Víctor Morales.

Las víctimas fueron identificadas Dany López de 21 años, Junior Núñez de 22 y Alex Vázquez de 24 años, quienes murieron de disparos cuando las fuerzas gubernamentales entraron a Sutiaba a levantar un bloqueo de carretera, dijo a la AFP, el sacerdote Morales.

La acción dejó también 22 heridos y 14 detenidos, incluido un niño de 12 años y dos periodistas, según los manifestantes.

La operación inició la madrugada de este jueves en el barrio indígena de Sutiaba, que había sido escenario de un ataque similar el 29 de junio pasado, en el que un joven fue acribillado, según la organización civil, por las "fuerzas combinadas" del Gobierno.

Los hombres armados de las "fuerzas combinadas", que sitiaron el barrio indígena hicieron arrestos y se hicieron acompañar de maquinaria pesada para tumbar las barricadas que la población de Sutiaba había erigido para protegerse de este tipo de ataques.

Las redes sociales también fueron aprovechadas por los miembros del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para celebrar el éxito de la "Operación Limpieza".

"Mi oración por esta querida población. ¡Cuiden sus vidas! Que no se engañe el Gobierno, reprimiendo y encarcelando, no obtiene ninguna victoria, más bien agudiza la crisis política y se gana más rechazo del pueblo", dijo el influyente obispo Silvio Báez, al conocer del ataque.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), han responsabilizado al Gobierno nicaragüense de graves violaciones a los derechos humanos.

Las mismas incluyen "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país", según la CIDH, lo que ha rechazado el Gobierno de Nicaragua.

Nicaragua lleva más de dos meses envuelta en una crisis política que ha dejado unos 310 muertos, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), la más sangrienta desde la década de los años de 1980, también con Ortega como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Fuente: EFE/AFP

TAGS RELACIONADOS