Personas gritan consignas contra el gobierno de Cuba durante una protesta en contra del régimen, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en La Habana, el 11 de julio de 2021. (REUTERS/Alexandre Meneghini).
Personas gritan consignas contra el gobierno de Cuba durante una protesta en contra del régimen, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en La Habana, el 11 de julio de 2021. (REUTERS/Alexandre Meneghini).
Agencia Reuters

Agencia de noticias

“¿Cansado de no tener electricidad?”, dice la publicación del 10 de julio de un grupo de Facebook destinado a habitantes de la pequeña ciudad de San Antonio de los Baños.

“¿Harto de tener que escuchar la insolencia de un gobierno que no se preocupa por usted?”, agregaba. “Es hora de salir y de exigir. No critiques en casa: hagamos que nos escuchen”, arengaba otro mensaje.

MIRA: Protestas en Cuba: “La estrategia del régimen es infundir el terror, las calles están militarizadas”

Al día siguiente, el 11 de julio, miles salieron a la calle en San Antonio, un pueblo de unas 50.000 personas, a unos 30 kilómetros al suroeste de La Habana, en la que fue la primera de una serie de protestas sin precedentes en el país.

El malestar por la propagación de la pandemia y los confinamientos por el COVID-19 ha ido creciendo en América Latina y el Caribe, porque ha provocado un aumento de la pobreza. Pero en Cuba, las autoridades han controlado tradicionalmente los espacios públicos, al decir que la unidad es clave para resistir los intentos de golpe del viejo enemigo de la Guerra Fría: Estados Unidos.

El levantamiento, el más grande de Cuba desde la revolución de Fidel Castro en 1959, pareció en gran parte espontáneo ya que los cubanos desahogaron frustraciones por las largas colas para conseguir alimento, los cortes de energía, la escasez de medicamentos, el manejo de la pandemia de COVID-19 y las restricciones a las libertades ciudadanas.

Sin embargo, una investigación del medio cubano no estatal El Estornudo, citado por la televisión estatal y confirmado por Reuters, mostró recientemente que la primera protesta fue convocada “online” por un foro comunitario de San Antonio para los lugareños y los que habían emigrado.

MIRA: EE.UU. sanciona al ministro de las Fuerzas Armadas de Cuba y a boinas negras por la represión de las protestas

El grupo de Facebook “Villa del humor”, como se conoce a San Antonio, una ciudad que alberga un festival cómico bienal, se creó por primera vez en 2017 como un espacio social, según uno de sus tres administradores, Alexander Pérez.

Pero con el tiempo, se convirtió en un espacio cívico para discutir preocupaciones, dijo Pérez, un pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, quien emigró de San Antonio a México en 2010 y luego a Miami hace dos meses.

MIRA: Director de La Hora de Cuba: “Los cubanos saben ahora que pueden poner en jaque a quienes los han oprimido” | ENTREVISTA

Pérez, de 44 años, dijo que él y los otros administradores Danilo Roque y Lázaro González esperaban educar a los cubanos para que reclamen por sus derechos a través de protestas pacíficas en lugar de simplemente quejarse en línea o en casa.

Ni Roque ni González, a quien Pérez describió como dos jóvenes que vivían en San Antonio operando bajo seudónimos para evitar represalias, respondieron a una solicitud de comentarios. Pérez dijo que habían decidido no dar entrevistas para resguardar sus identidades.

La historia muestra cómo la reciente expansión del acceso a Internet en Cuba ha cambiado las reglas del juego al fomentar las plataformas de redes sociales para compartir críticas y movilizar, además de incitar disturbios.

También revela cómo el fortalecimiento de las relaciones con la diáspora cubana, gracias a Internet y a una mayor libertad de movimiento, influye en la política de base en la isla.

Las comunidades virtuales como “La Villa del Humor” existen en el país y los emigrados instan a los locales a seguir protestando, mientras cubanos en el extranjero realizan marchas de solidaridad frente a las embajadas cubanas.

Algunos emigrados han realizado llamados instando a la violencia y el sabotaje desde las redes sociales.

Todo esto plantea un reto al Gobierno, que permite un acceso relativamente ilimitado a Internet, a diferencia de China, uno de sus aliados, que bloquea muchas aplicaciones de redes sociales occidentales y censura el contenido delicado en la red.

Cuba ha culpado de las protestas a contrarrevolucionarios respaldados por Estados Unidos, que durante décadas ha buscado abiertamente forzar reformas en su vecino mucho más pequeño mediante sanciones paralizantes y el financiamiento de programas democráticos. La Habana sostiene que han estado fomentando la agitación por Internet.

Los administradores de la “Villa del Humor” no recibieron ningún financiamiento estadounidense ni coordinaron protestas con otros pueblos, dijo Pérez.

“Las exhortaciones de las redes sociales por sí solas no pueden explicar el torrente de ira pública que Cuba experimentó el 11 de julio”, dijo el experto William LeoGrande, coautor de un libro sobre las relaciones de Cuba y Estados Unidos.

Pero le dan a “la gente de fuera del país una forma de proporcionar la chispa que enciende el fuego de la pradera”.

Cuba, donde el Estado tiene el monopolio de las telecomunicaciones, ha sufrido interrupciones intermitentes del acceso a Internet y las redes sociales desde el 11 de julio, en lo que los activistas dicen es un intento por evitar más disturbios.

Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa sobre los desórdenes, el canciller Bruno Rodríguez no confirmó ni negó que fueran intencionales las interrupciones, pero subrayó el “derecho de Cuba a defenderse”.

Las protestas se extinguieron en un par de días tras los cortes de Internet, un gran despliegue de fuerzas de seguridad en las calles y una ola de detenciones.

ENSEÑANZA DE LOS DERECHOS CIVILES

Las publicaciones en “La Villa del humor”, que pasó de alrededor de 4.000 a casi 10.000 miembros tras la protesta del 11 de julio, muestran a usuarios recordando el pasado, vendiendo artículos y promocionando negocios.

Pero Pérez dijo que los administradores decidieron hace tres años convertir el grupo en un espacio cívico cuando las quejas sobre la vida cotidiana comenzaron a multiplicarse. Habían expresado su apoyo a algunos grupos de oposición e intentaron organizar manifestaciones varias veces, pero con poco éxito.

Y el mes pasado sintieron que había llegado el momento de volver a intentarlo.

La pandemia ha cortado los ingresos claves del turismo y las sanciones estadounidenses más estrictas han estrangulado la ya debilitada economía estatal de Cuba, lo que ha provocado la peor crisis económica desde la caída de la Unión Soviética, un aliado del gobierno comunista.

Un aumento de COVID-19 estaba empujando la infraestructura de salud que ya estaba bajo fuerte tensión.

“Decidimos que este era el momento”, señaló Pérez.

El anuncio de la protesta para concentrarse en el parque de la iglesia a las 11 de la mañana se difundió de boca en boca y las aplicaciones de mensajería, según tres residentes de San Antonio que solicitaron el anonimato.

“Un vecino me dijo que habían dicho en un grupo de Facebook que en lugar de quejarnos en casa o en las colas, deberíamos ir al parque de la iglesia para reclamar nuestros derechos”, agregó un residente.

Pero Pérez dijo que tenía pocas expectativas de que alguien se presentara y decidió ir a la playa ese día. Y se sorprendió al recibir una llamada para decirle que la pequeña concurrencia temprana en la plaza de la iglesia había aumentado.

“Ciertamente, nunca imaginamos que San Antonio sería la chispa que encendió la llama que hizo que Cuba saliera a las calles tres horas después”, añadió. “Y si nos sorprendimos, ¡imagínense las autoridades!”.

Los videos en redes sociales mostraron a manifestantes en San Antonio gritando consignas contra el gobierno como “libertad” y “no tenemos miedo”.

“Mi pueblo salió con fuerza porque simplemente no aguanta más”, dijo un vecino. “Decidimos ir a la sede del Partido (Comunista), pero nadie tuvo las agallas de salir, entonces nos dirigimos hacia la Asamblea Municipal”.

A pocas horas se presentó en San Antonio el presidente y líder del Partido Comunista de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en un intento -dijo más tarde en un discurso televisado a la nación- de mostrar que “las calles son de los revolucionarios”.

Algunos videos en las redes sociales mostraron que lo interrumpían, pero los disturbios allí y en otros lugares pronto disminuyeron ante la fuerte ofensiva gubernamental.

Pérez dijo que la fuerte presencia de seguridad en San Antonio de los Baños significaba que los cubanos tendrían que esperar el momento oportuno para otra protesta.

Pero fue digno de mención, añadió. El Gobierno levantó ya las restricciones aduaneras para viajeros que traen medicinas y alimentos en respuesta a las protestas, comentó.

“Si lo logramos en pocas horas de protesta”, se preguntó, “¿qué pasa si pasamos tres días en la calle?”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

______________________________________

VIDEO RECOMENDADO

Jovenel Moise: presidente de Haití fue asesinado en su casa por un comando armado.
El presidente de Haití fue asesinado el miércoles por un comando integrado por personas extranjeras, según la versión oficial del Gobierno. (Video: AFP)

TE PUEDE INTERESAR