El joven se rió de las consignas de la lucha contra la violencia machista en los festejos de su graduación. Foto vía La Nación de Argentina/ GDA
El joven se rió de las consignas de la lucha contra la violencia machista en los festejos de su graduación. Foto vía La Nación de Argentina/ GDA
La Nación de Argentina/ GDA

Un repudio generalizado provocó la conducta de un egresado de Comercio Exterior de la Universidad Siglo 21 en Córdoba ()quien, en los festejos después del último examen, se “disfrazó” como una víctima de y se burló de los símbolos que representan la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito. Las autoridades universitarias analizan más sanciones, como que rehaga la tesis. “Están trabajando en el caso, cuando se llegue a una resolución final, se difundirá”, dijeron voceros a LA NACION.

Las imágenes se viralizaron y en las mismas redes sociales empezaron las expresiones de repudio y rechazo a la conducta. En las fotos se ve al egresado, identificado por la propia universidad como Tomás Vidal, riéndose de las consignas de la lucha contra la violencia machista.

Al joven se lo ve en las fotos envuelto en plástico, con una soga en el cuello, un pañuelo verde y un cartel que decía “la culpa no era mía”, una de las frases del nuevo “himno” de la lucha contra la violencia de género “”.

"La promoción de la igualdad de género, la inclusión y la lucha contra la discriminación son principios fundamentales de esta Universidad", expresó la Siglo 21 en un comunicado.

El texto agrega que, en ese marco, se repudia "cualquier expresión violenta y/o discriminatoria sobre los derechos de las mujeres por parte de cualquier integrante de nuestra comunidad. Lamentamos esta expresión absolutamente ajena a los valores que inculcamos entre estudiantes y graduados/as".

“Garantizamos a nuestra comunidad seguir trabajando en este sentido y apelamos a la reflexión del largo camino que falta recorrer para evitar expresiones como estas”, finaliza. Después, advirtió que Vidal fue citado por la “reprochable acción durante la celebración de la graduación” para notificarle que se ha iniciado un sumario que establecerá las responsabilidades y sanciones que correspondan, en función de su conducta.

El club Tala, donde el joven juega al rugby, se sumó a los reproches. "La Comisión Directiva, socios y la comunidad de Tala Rugby Club repudiamos cualquier manifestación discriminatoria sobre los derechos de la mujer como la protoganizada hoy por un grupo de jóvenes jugadores de nuestro club".

También Maru Acosta, hermana de una víctima de femicidio y tía de la beba que sobrevivió al lado del cuerpo de su mamá y se convirtió en un símbolo de la lucha contra la violencia de género, usó las redes sociales para expresar: “Tener un título no es sinónimo de profesionalismo ni de ética, claramente. Si no miren al sorete de Tomas Vidal, que se recibió de Lic. en Comercio Exterior en la @LaSiglo21 y se ‘disfrazó’ de víctima de femicidio para celebrar su título”.