Redacción EC

La militarización de la emblemática plaza caraqueña de Altamira, el epicentro de las protestas opositoras, no fue impedimento para que en la tarde-noche de hoy miles de antichavistas se concentraran en el lugar para protestar pacíficamente contra el régimen de .

"Sentí una gran indignación cuando vi la Plaza Altamira tomada por la Guardia Nacional. Es por eso que salí para apoyar a los jóvenes. Las protestas no se deben terminar", dijo a la AFP Sonia de Rodríguez, administradora de 51 años, vecina de la zona.

Altamira y el casco de Chacao, en el este de Caracas y feudo de la oposición, se han convertido en el escenario de que sacuden Venezuela desde hace más de un mes con un saldo de 29 muertos.

Este lunes, la plaza Altamira y Chacao amanecieron con el despliegue de un millar de militares que portaban armas largas mientras brigadas de limpieza recogían escombros, basura quemada que manifestantes utilizaban para bloquear las calles.

Al caer la tarde, una multitud tenía prácticamente tomada de forma pacífica la plaza Altamira, que desde el pasado 12 de febrero, cuando estallaron las protestas en Caracas, había sido escenario de batallas callejeras de manifestantes radicales que lanzaban piedras y bombas incendiarias a las fuerzas del orden, que respondía con gases lacrimógenos y perdigones.

"Mucha gente manifestando pacíficamente en la Plaza Altamira. GNB (Guardia Nacional) en el sitio", informó el alcalde de Chacao, el opositor Ramón Muchacho, quien ha rechazado el operativo por ser de corte militar, mientras el gobierno chavista lo ha presentado como una "liberación".

"¡Resistencia!, ¡resistencia!", era el clamor de la multitud que desbordó la Plaza Altamira, dominada por un imponente obelisco. Los uniformados se replegaron algunos metros para dejar espacio y otros incluso se retiraron del sitio.

Durante la noche, también se registraron manifestaciones en el casco de Chacao mientras desde los edificios se escuchaba el golpear de cacerolas, habitual forma de protesta en Venezuela.

"Salimos a protestar para que saquen a la Guardia de Chacao, que los manden a los barrios. Tenemos derechos a protestar", comentó a la AFP Patricia Rodríguez, vecina de la zona.