Venezuela: la represión marca el tercer mes de protestas
Venezuela: la represión marca el tercer mes de protestas
Redacción EC

Caracas, DPA

Brigadas antimotines disolvieron hoy con gases lacrimógenos una concentración de estudiantes que intentó marchar a la Nunciatura Apóstica, al cumplirse tres meses del inicio de las protestas contra el Gobierno Venezolano, las cuales se reavivaron la semana pasada por nuevas detenciones de manifestantes.

La fuerza pública desplegó un cordón en la plaza Brión, en el este de la ciudad, desde donde pretendía salir la manifestación y los jóvenes que insistieron en concentrarse en los alrededores fueron dispersados con gases y disparos de perdigones, lo que dejó al menos tres heridos y más de 15 detenidos.

Los estudiantes pretendían marchar hasta la Nunciatura para insistir en su reclamo de que liberen a sus compañeros detenidos desde el 12 de febrero, cuando comenzaron las protestas, las cuales han dejado 42 muertos, unos 700 heridos y más de 160 detenidos con causas judiciales.

Desde la mañana, brigadas antimotines de la Guardia Nacional Bolivariana (policía militarizada) ocuparon la plaza para evitar la concentración, impidiendo el paso por el lugar, que es un tradicional punto de encuentro de los estudiantes.

Los soldados y policías hicieron retroceder a los manifestantes con andanadas de gases y perdigones, por lo que la marcha convocada no pudo efectuarse.

Igualmente, las calles cercanas a la Nunciatura fueron ocupadas por carros blindados militares, en una operación para disuadir a los estudiantes de movilizarse hasta el lugar, ubicado en el municipio Libertador (oeste y centro de Caracas).

Sin embargo, los manifestante llevaron su protesta a una reunión en la Universidad Central de Venezuela (UCV), cuyo consejo universitario se pronunció pidiendo la liberación de sus estudiantes detenidos.

Los estudiantes llamaron para el miércoles una marcha hasta la fiscalía para exigir la liberación de los compañeros, afirmando que seguirán movilizados a pesar de la represión de las protestas.

La dirigente de la Universidad de Los Andes, Gaby Arellano, dijo que el objetivo de la marcha hacia la Nunciatura era recordar el comienzo de los tres meses de "lucha en la calle".

Asimismo, el representante de la Universidad Católica Andrés Bello, Jamir Jassier, recalcó que los estudiantes seguirán en las calles "alzando la voz, pese a la represión".

"Desde que comenzaron las protestas nada ha cambiado, se siguen violando los derechos humanos", señaló.

Los tribunales iniciaron el fin de semana procesos contra los estudiantes detenidos en los llamados campamentos de paz, algunos de los cuales estaban instalados en carpas en la vía pública, obstruyendo el paso automotor, aunque de manera pacífica.

El ministro del Interior, Miguel Rodríguez, afirmó que a los detenidos les incautaron armas, drogas, dólares en efectivo y planes para insistir en protestas violentas.

Enfrentan cargos como posesión de armas de fuego, instigación pública y uso de uso de adolescentes para delinquir, debido a la presencia de menores de edad.

Estudiantes, autoridades de la UCV y partidos de oposición acusaron al ministro Rodríguez de "sembrarle" drogas y armas a los manifestantes para sustentar sus acusaciones.