Redacción EC

Militares venezolanos lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar a manifestantes que intentaban llegar al , en (este), para exigir la entrada de ayuda humanitaria, constató un equipo de AFP.

Los disturbios ocurrieron en calles de la ciudad, cuando cientos de personas se dirigían al puente, el paso peatonal más importante que une a San Antonio con la ciudad colombiana de Cúcuta, de donde salieron cargamentos de medicinas y alimentos rumbo al puente.

► 
► 
► 

La oposición venezolana inició el sábado una operación para intentar ingresar ayuda humanitaria a Venezuela, poco después de que la Guardia Nacional chocara con manifestantes que buscaban llegar a uno de los puentes en la frontera con Colombia en demanda de que permitan la entrada de alimentos y medicinas.

El autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, dio la salida a los primeros camiones con ayuda desde una bodega en la ciudad colombiana de Cúcuta para que se dirigieran a la frontera venezolana, donde militares de la Guardia Nacional bloquean el paso y han lanzado gases lacrimógenos a la gente en enfrentamientos que han dejado algunos lesionados.

El presidente Nicolás Maduro, quien niega que Venezuela viva una crisis humanitaria, ha dicho que no permitirá la entrada de ninguna ayuda.

Los enfrentamientos ocurrieron en la localidad venezolana de Ureña, donde al menos dos decenas de personas resultaron lesionadas, la mayoría por disparos de balas de goma, dijo a The Associated Press Carolis Medina, una médico anestesiólogo de 33 años, mientras atendía a uno de los lesionados en una clínica privada.

Entre aplausos y al grito de “¡Sí se puede!”, cientos de manifestantes vestidos con camisetas blancas y portando banderas venezolanas y pequeñas pancartas, intentaron avanzar la mañana del sábado hacia el puente internacional Francisco de Paula Santander, que comunica Ureña con la colombiana de Cúcuta, pero fueron repelidos por cientos de guardias nacionales que sin mediar palabras comenzaron a lanzarles varias andanadas de gases lacrimógenos para dispersarlos.

Algunos de los manifestantes, con los rostros cubiertos con telas, se enfrentaron a los uniformados con piedras y otros objetos contundentes, pero también fueron dispersados con gases lacrimógenos.

Fuente: AFP / AP