(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

Copenhague. Las autoridades noruegas confirmaron hoy su papel mediador en una fase inicial para entablar un diálogo político entre el Gobierno venezolano y la oposición que resuelva la crisis en la que se encuentra el país sudamericano.

► 

► 

► 

"Noruega informa de que ha tenido contactos preliminares con representantes de los principales actores políticos de , en una fase exploratoria, con el objetivo de apoyar la búsqueda de una solución a la situación del país", señaló el Ministerio de Asuntos Exteriores noruego en un comunicado.

Oslo elogió los "esfuerzos" de las partes y mostró su disposición a seguir apoyando "la búsqueda de una solución pacífica".

El jefe del Parlamento de Venezuela y autoproclamado presidente interino, , al que reconocen más de 50 países, había confirmado ayer los contactos en medio de una reunión de gremios.

"Sí, hay unos enviados a Noruega (...) Ahora, también lo he dicho hasta el cansancio, que no nos vamos a prestar a negociación falsa que no dirija a tres cosas: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres", aseveró.

La televisión pública noruega NRK había adelantado que los contactos entre las dos partes se iniciaron en Cuba y se han mantenido varias reuniones en un lugar secreto en Oslo.

La delegación del Gobierno la forman el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, mientras que por la oposición están el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González; el exdiputado Gerardo Blyde y el exministro Fernando Martínez Mottola, según ese medio.

Los nombres de la oposición fueron mencionados por , si bien el Gobierno venezolano no ha hecho declaración oficial.

, que hace dos semanas encabezó un breve alzamiento militar que el Gobierno calificó de golpe de Estado, matizó que "no hay ningún tipo de negociación", sino la respuesta a la llamada de Noruega en su "esfuerzo" por "una mediación que tiene meses".

Para el líder opositor, la iniciativa "viene a abonar en el proceso" de buscar una salida a la crisis y parte de un "país que quiere colaborar", y explicó que esa mediación es similar a la que han hecho España, Canadá o el Grupo Internacional de Contacto (GIC), formado por países de América Latina y la Unión Europea (UE).

Entre septiembre de 2017 y enero de 2018, gobierno y oposición se sentaron a la mesa de diálogos en República Dominicana, si bien las conversaciones no fructificaron y el oficialismo terminó convocando unas elecciones a las que compareció casi en solitario y que no han sido reconocidas por parte de la comunidad internacional.

A diferencia de otros países del continente, Noruega -que no forma parte de la Unión Europea- no reconoce a como presidente interino, aunque sí le ha mostrado su apoyo y ha pedido diálogo y nuevas elecciones.

La ministra de Exteriores, Ine Eriksen Søreide, dijo en enero que su país mantenía "diálogo" con las partes y que les había ofrecido ayuda para impulsar un proceso político "cuando y si lo desean".

Noruega ha ejercido como facilitador en una veintena de procesos de diálogo en las últimas décadas, como el que llevó a la firma de los acuerdos de Oslo entre israelíes y palestinos o las conversaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC.

Fuente: EFE