Carta de Juan Castillo More sobre el editorial 'Petreoperú'
Carta de Juan Castillo More sobre el editorial 'Petreoperú'

El Comercio ofrece este espacio a los lectores para que expresen sus opiniones y denuncias. El Diario se reserva el derecho de editar las cartas por razones de espacio y claridad. 

Señor Director:

Me dirijo a usted en mi condición de integrante de la Coalición Nacional de Sindicatos de Petro-Perú para expresarle mi profunda preocupación por las afirmaciones vertidas, tras mención a mi persona, en el editorial publicado el domingo 4 de setiembre del 2016, en la página 2, bajo el titular “Petreoperú”. Sobre la mencionada publicación demando mi derecho a la rectificación correspondiente como persona afectada por sus afirmaciones inexactas y agraviantes. 

Su furibundo ataque a una salida técnica, autónoma y viable a un problema como los derrames de petróleo ocurridos en el Oleoducto Norperuano denota que el diario El Comercio pretende retomar en el gobierno de Peruanos por el Kambio su papel de ser el cordón umbilical de los sectores privatizadores más retrógrados que precisamente se resisten al cambio y que no están acordes con la modernización del Estado puesta en marcha por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien prometió la modernización y fortalecimiento de Petro-Perú, nunca su liquidación. Ustedes, como antaño, pretenden dictar la agenda del nuevo gobierno.

Referente a los derrames, lamentablemente, ex funcionarios de alto nivel, nombrados por criterios políticos en el anterior gobierno, sin conocimiento ni experiencia, declararon que los derrames ocurridos en el 2016 se debían a que en los últimos 16 años no se había inspeccionado ni hecho mantenimiento. Declaraciones alarmistas que desconocen intencionalmente hechos concretos realizados por anteriores administraciones y originan un deterioro a la imagen de Petro-Perú S.A. aprovechado por la prensa sensacionalista, que en ningún momento indagó sobre las causas de los derrames, generando que falsos especialistas y líderes de opinión declaren abiertamente sin que la administración de Petro-Perú S.A. realice actividades de docencia para explicar la realidad.

De la data de incidentes, en 39 años, las causas de los derrames se identifican de la siguiente manera: fenómenos naturales no controlables 50%, hechos de terceros 21%, vandalismo 23%, corrosión 5%, otros 1%.

Como parte de la ética periodística es indagar e informar de manera seria y transparente, instamos a que los responsables del diario que usted dirige promuevan un debate sobre la real situación del sector hidrocarburos y las incidencias de la privatización de los lotes petroleros de Petro-Perú. Que se informe al país sobre las causas del descenso vertiginoso en la producción de petróleo y de qué manera afectan la balanza comercial del sector hidrocarburos.

Como sociedad civil organizada, sabremos estar a la altura de la defensa de nuestra soberanía y de los sectores estratégicos. Sí, aunque deploren el término nuestra patria sí tiene sectores a los que debemos proteger, conservar y resguardar como patrimonio nacional en favor del desarrollo económico y social de nuestro país. Algo que un sector del empresariado desconoce porque no le es rentable.

Los peruanos de Talara, Loreto, del país, junto a trabajadores técnicos y de alta especialización en hidrocarburos sabremos colocar a Petro-Perú en los más altos estándares de responsabilidad ambiental y financiera. Prueba de ello es que la empresa ha podido sobrevivir por décadas a los embates de la manipulación e interferencia política que a través de sus lobbies y voceros en un sector de la prensa ven en ella un botín. Si no fuera así, estamos seguros de que no habría motivo para editoriales como el del 4 de setiembre.

No existe ninguna “obstinación de quienes están dispuestos a mantener este estado de cosas como una estructura pétrea por un prurito ideológico”. Creemos, señor director, que al afirmar esto, ustedes y los verdaderos autores que inspiran sus textos se están mirando en un espejo.

Confiamos en la palabra empeñada del presidente Kuczynski, y en la cordura del primer ministro Zavala, quien podrá retirar el añadido punto a su petición de facultades, y sobre todo en la posición democrática de la mayoría de congresistas que saben que la defensa de Petro-Perú no tiene color político, tiene color nacional.

Atentamente,

JUAN CASTILLO MORE

DNI 03827770

Respuesta:

Aunque la carta del señor Castillo More solicita una rectificación a raíz del editorial del 4 de setiembre titulado “Petreoperú”, su contenido hace evidente que antes que corregir algún dato objetivo o hecho incluido en el editorial, su verdadero propósito es el de discrepar. Y aunque respetamos las opiniones contrarias a nuestra línea editorial, la comunicación del señor Castillo ilustra perfectamente el prurito ideológico –cuestionado en el editorial–  que sirve de base para quienes se oponen a cualquier intento por detener el despilfarro del dinero de todos los peruanos en una empresa que acumuló más de 200 millones de soles en pérdidas hace menos de dos años, mantiene una infraestructura obsoleta, acumula ocho derrames en lo que va del presente año y deberá destinar más dinero de los contribuyentes para pagar las multas por las infracciones que ya las entidades supervisoras como OEFA y Osinergmin han detectado. Difícil es cambiar las estructuras pétreas que sostienen aquellas posiciones ideológicas que se resisten a cualquier evidencia en su contra. Esperemos que no sea tan complicado reformar a una entidad estatal que con urgencia lo necesita.

TAGS RELACIONADOS