"El papel del gobierno en el futuro debería ser incentivar lo único que se ha demostrado para garantizar el retorno a la verdadera normalidad: las vacunas" (Ilustración: Giovanni Tazza).
"El papel del gobierno en el futuro debería ser incentivar lo único que se ha demostrado para garantizar el retorno a la verdadera normalidad: las vacunas" (Ilustración: Giovanni Tazza).
Bethany Mandel

Editora en Ricochet.com

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

No es frecuente que diga esto como conservadora, pero el alcalde Bill de Blasio tiene toda la razón al rechazar los pedidos de un mandato renovado de mascarillas para interiores y al negarse a considerar nuevos cierres en la ciudad de Nueva York a la luz del surgimiento de la variante delta. “Una mascarilla no detiene el progreso de la variante”, dijo de Blasio, explicando cómo seguir la ciencia lo llevó a ser reacio a restablecer el mandato esta semana. “La vacunación lo hace”. Esto es cierto no solo para la ciudad de Nueva York: restablecer los mandatos de las mascarillas y los cierres también sería un error en todo el país.

Esta no es la primavera del 2020. En el verano del 2021 tenemos disponible más de una vacuna altamente efectiva, y la vacunación ha sido una opción para todos los adolescentes y adultos en el país desde hace varios meses. La Operación Warp Speed fue un milagro moderno y, sin embargo, todavía nos comportamos como si fueran los primeros días de la pandemia, aunque, afortunadamente, sin el número de muertos que la acompaña.

Estadísticamente, casi las únicas personas que se enferman lo suficiente como para ser hospitalizadas en este momento son aquellas que aún no han optado por la vacunación. Han optado por aceptar el riesgo que conlleva la decisión y, sin embargo, con la amenaza de más cierres, todos tendríamos que asumir el costo.

Sabemos lo que funciona en nuestra batalla contra el : las . Probamos los cierres, probamos los mandatos de mascarillas, pero las cifras solo comenzaron a descender a niveles endémicos en algunas áreas cuando la vacunación se generalizó. Nuestra sociedad incentivó la vacunación como condición para volver a la normalidad, y millones de estadounidenses firmaron este contrato social. Necesitamos mayores tasas de vacunación para mantener a raya el COVID-19, y renegar del acuerdo de volver a la normalidad con la disponibilidad y aceptación de la vacunación tendría el efecto contrario.

Y seamos verdaderamente honestos acerca de los aplastantes costos sociales y económicos que conllevan los cierres. Desde el devastador costo de salud mental de los adolescentes hasta el número récord de sobredosis de drogas después de un tiempo de aislamiento y estrés, y el hecho de que se estima que 200.000 pequeñas empresas no sobrevivieron.

La primavera pasada nos dijeron que las órdenes de emergencia del gobierno que expandían los poderes de los gobernadores y los funcionarios locales se debían a la extraordinaria amenaza que representaba el COVID-19. Inicialmente, se suponía que debían estar en su lugar durante solo dos semanas para detener la propagación y evitar el colapso de los sistemas hospitalarios. Esas dos semanas se convirtieron en más de una docena de meses en muchos lugares, y los estados de emergencia se convirtieron en nuestra nueva normalidad. Ahora, la mayoría de los estados han levantado estos estados de emergencia y finalmente nos estamos moviendo hacia un estado real de normalidad.

Entonces tenemos que preguntarnos: ¿qué ganaríamos con la institución de nuevas medidas de mitigación? Necesitamos plantear preguntas difíciles sobre cuál es el final del juego. Si hablamos de la reposición de las medidas de emergencia cuando los hospitales están funcionando con normalidad, ¿cuándo se levantarían? Estas son preguntas que también deberían haberse hecho hace más de un año. Nunca más deberíamos aceptar poderes de emergencia indefinidos sin un objetivo claro y alcanzable para su eliminación. La realidad es una que muchos no están dispuestos a enfrentar: el COVID-19 llegó para quedarse, las variantes vendrán y se irán, y la vida debe continuar.

En lugar de imponer cierres y enmascaramientos más destructivos, el papel del gobierno en el futuro debería ser incentivar lo único que se ha demostrado para garantizar el retorno a la verdadera normalidad: las vacunas.

–Glosado y editado–

© The New York Times


TAGS RELACIONADOS