"Los efectos del duelo pueden ser tan físicos como los síntomas de cualquier enfermedad". EFE/Antonio Lacerda/Archivo
"Los efectos del duelo pueden ser tan físicos como los síntomas de cualquier enfermedad". EFE/Antonio Lacerda/Archivo
Allison Gilbert

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El final de la crisis deen los Estados Unidos está a la vista, gracias al despliegue de vacunas eficaces a gran escala. Pero el aún creciente número de muertos dejará atrás a millones de personas en duelo. Se trata de una crisis de salud pública con consecuencias que pueden durar generaciones y para la que actualmente no tenemos las herramientas políticas o los recursos para abordar.

Primero debemos tener una idea del alcance de nuestro dolor nacional. Los investigadores recién están comenzando a contar a los afligidos, y aunque las estimaciones actuales sugieren que cinco millones de estadounidenses han perdido a un ser querido por COVID-19, es probable que la cuenta final sea mucho mayor.

Los expertos y las organizaciones de duelo están pidiendo a los líderes estadounidenses que aborden esta creciente crisis. Evermore, una organización sin fines de lucro, está pidiendo que la administración de Biden establezca la primera oficina de atención al duelo de la Casa Blanca para responder a las necesidades emocionales y financieras de las personas en duelo después de la tragedia. Otra coalición de organizaciones nacionales e investigadores del duelo le escribió recientemente al instándolo a financiar los servicios de intervención del duelo. Grupos de base como COVID Survivors for Change y Marked by COVID han presionado en el plano estatal y federal para que rindan cuentas a los familiares de las víctimas y compensación para las familias de las personas perdidas por COVID-19.

Los efectos del duelo pueden ser tan físicos como los síntomas de cualquier enfermedad. Los impactos a corto y largo plazo están bien estudiados e incluyen problemas para dormir, presión arterial alta, depresión y ansiedad. Los estudios han encontrado que las personas que pierden a su cónyuge mueren antes que sus compañeros casados. Los niños que experimentan la pérdida de uno de sus padres pueden sufrir consecuencias duraderas.

Los efectos sociales también pueden ser drásticos. Casi el 90% de los jóvenes en el sistema de justicia juvenil informa haber experimentado la muerte de al menos un ser querido. Y aunque el dolor es una experiencia universal, puede contribuir a la desigualdad racial de por vida, ya que los afroamericanos experimentan la pérdida de sus seres queridos con mucha más frecuencia y antes que los estadounidenses blancos.

“El duelo debe investigarse de la misma manera que examinamos otros indicadores de salud pública como la obesidad, el tabaquismo y la bebida”, dijo el Dr. Toni Miles, profesor de epidemiología y bioestadística en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Georgia. Ver el duelo como una amenaza para la salud en general podría allanar el camino para los esfuerzos de prevención que ayuden a las personas a navegar los cambios que alteran la vida, como los cambios en los ingresos familiares y la vivienda.

Hay indicios tempranos de que esta administración podría ser la que adopte la atención al duelo. A partir del lunes, las personas que pagaron los gastos de funeral y entierro de alguien que murió a causa de COVID-19 pueden solicitar hasta US$9.000 en reembolso, anunció recientemente la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

Biden ha hablado con frecuencia desde la experiencia sobre las cicatrices que puede dejar el dolor y cómo es estar frente a la “silla vacía alrededor de la mesa de la cocina”. Tiene la oportunidad de reducir el número de víctimas que esa pérdida supone para sus víctimas y para todos nosotros.

–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS