(Foto: Leah Millis / Reuters)
(Foto: Leah Millis / Reuters)
Roger Cohen

Periodista. Columna especial de "The New York Times".

rcohen@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

"No habrá transferencia, francamente. Habrá una continuación ". Ese es el presidente Vladimir Putin, perdón, el presidente Donald Trump, que se niega a garantizar a los estadounidenses una transferencia pacífica del poder después de las elecciones de noviembre.

Trump, en la niebla de una pandemia, ha optado por el caos. Si puede generar lo suficiente, calcula, los resultados de las elecciones pueden disputarse y una Corte Suprema post Ginsburg le dará la victoria.

Si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, entonces probablemente sea un pato. El pato se llama una toma de poder de Trump.

Lo hemos escuchado durante los últimos 44 meses: Trump es un bufón inofensivo, es intrascendente, los adultos en la habitación lo tienen agarrado de los cojones. Sí, y sabemos por la historia del siglo XX que los bocazas delirantes, los payasos lunáticos y los actores astutos nunca hacen un daño real, ¿verdad?

No es fácil. Mi ciudad, Nueva York, se siente anestesiada. La gente está aturdida. Lo que más les gustaría saber es lo que no pueden saber, que es lo lejos que estamos de esta pesadilla.

¿Y qué es exactamente la pesadilla? Trump pisotea la ciencia, la convierte en una herramienta política, y así la plaga se convierte en una doble en la que se fusionan la muerte de más de 200.000 estadounidenses y la muerte de la razón. La Gran Calamidad está sobre nosotros.

La calamidad tiene muchos elementos. Trump hace afirmaciones repetidas y sin fundamento de que el voto por correo resultará en un fraude electoral desenfrenado y una elección robada por los demócratas. Ofrece himnos a la violencia. Predice “milicias ciudadanas”, condena a los manifestantes como “terroristas nacionales”. Ante una derrota imposible, insinúa el Gran Líder, la única respuesta es una resistencia violenta en nombre de su continuación.

El Partido Republicano de Trump es servil. Es conspirativo. El senador Mitch McConnell, su celoso funcionario de hipocresía indecente, reacciona a la muerte de la juez Ruth Bader Ginsburg corriendo para instalar un reemplazo conservador. Ni siquiera es necesario intentar disfrazar el propósito. El vicepresidente Mike Pence sugiere que un nuevo juez debe tomar asiento para decidir los “asuntos electorales” que puedan surgir “en los días posteriores a las elecciones”.

¿Qué es el grito que se acumula en los pulmones apretados? Es la muerte del lenguaje. Las incesantes mentiras de Trump hacen eso, despojan de sentido a las palabras. El virus también hace eso, creando neologismos horribles. Ver a alguien ahora es tener una reunión “en persona” o “en vivo”.

Mire a los niños, ahora en “grupos” o “cohortes”, sujetos a clases “sincrónicas” que implican que un maestro esté presente en tiempo real (ya sea en persona o en video), y las clases “asincrónicas” menos deseables, es decir, un pregrabado video o alguna tarea publicada.

O mire las filas que se forman cuando las empresas cierran y el turismo muere, y trate de considerar un pensamiento terrible: que una América tribal es tan incapaz de un debate constructivo que incluso una respuesta coherente a una pandemia se volvió imposible y las máscaras se convirtieron en una declaración política.

Un amigo, un estadounidense naturalizado como yo, escribe desde Austria: “Estoy desconcertado. Cuestiono todo mi sistema de creencias, mi confianza en Estados Unidos, mi querido país adoptivo: ¿Fui demasiado ingenuo? La parte más difícil de entender para mí son todos sus facilitadores, todos sus partidarios. ¿Quiénes son? ¿Cómo son posibles tantos de ellos?”

Son posibles porque el nacionalismo de Estados Unidos primero es una droga embriagadora para una nación que ha pasado el cenit de su poder, golpeada por guerras eternas y precariedad económica. Son posibles porque el Gran Líder dice que sus demonios más feos son de hecho sus mayores activos.

“Es una elección amañada. Es la única forma en que vamos a perder”, dice Trump. Un poder judicial dócil, una prensa que él llama el “enemigo del pueblo” domesticada, una milicia personal, una vacuna milagrosa para noviembre: lo quiere todo para su continuación.

El tiempo está desordenado. ¡Despierta! Vea el pato por lo que es.

–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS