EFE
EFE
Aaron E. Carroll

Escritor y profesor de Pediatría de la Universidad de Indiana

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El presidente se ha contagiado de coronavirus. El regocijo es inapropiado. Sin embargo, esta es una buena oportunidad para que los líderes reconsideren sus políticas actuales, porque lo que destaca del caso del presidente son las limitaciones de incluso los mejores regímenes de pruebas.

El presidente se hace la prueba del coronavirus todos los días. Mientras que el Centro para el Control de Enfermedades (CDC en inglés) informa que el período de incubación puede ser de dos a 14 días, por lo general parece estar entre tres y cinco días después de la exposición. Dado que el presidente Trump dio positivo el jueves, lo más probable es que se infectara en algún momento entre el sábado y el lunes. Por lo general, nos preocupa que una persona enferma pueda transmitir infecciones a otras personas hasta dos días antes de que comiencen los síntomas o antes de que una prueba dé positivo. El presidente podría haber sido contagioso para otros ya el martes. Probablemente interactuó con muchas personas en ese tiempo. Lo mismo ocurre con Melania Trump y Hope Hicks.

Los tres ahora deberán aislarse durante al menos 10 días. Todas las personas que estuvieron en contacto cercano con ellos tendrán que ponerse en cuarentena durante dos semanas, porque tienen un riesgo significativamente mayor de infectarse e infectar a otros.

Esto, en otras palabras, será un fiasco de rastreo de contactos, uno que fácilmente podría cerrar la Casa Blanca. Lo que sucedió con Hicks y el presidente ilustra que las pruebas no importan a menos que se cierre el ciclo de infección con otras intervenciones.

El examen de las personas sin síntomas detecta a las que son infecciosas y las pone en cuarentena y aislamiento antes. Pero esto no tiene ningún propósito a menos que también combine esta evaluación con un comportamiento cuidadoso. Incluso si las infecciones del presidente y de otras personas se descubrieron durante la evaluación periódica, todavía tenían una gran cantidad de contactos. Si vas a llevar una vida en la que teóricamente podrías infectar a cientos de personas o más por día, el conocimiento un poco más temprano no importa tanto.

La mayor cantidad de las pruebas y la mejor atención médica simplemente no son suficientes cuando se trata de esta enfermedad. Lo que se necesita son simples medidas de salud pública, como distanciarse, enmascararse, lavarse las manos y pasar el menor tiempo posible juntos en la misma habitación. La clave para frenar la propagación de las infecciones por coronavirus es tener pocos contactos cercanos.

Desafortunadamente, este no ha sido el mensaje que salió de la Casa Blanca durante algún tiempo. En el debate de esta semana, el presidente ridiculizó a Joe Biden por usar una máscara con demasiada frecuencia.

Muchos líderes en una variedad de niveles en todo el país han estado siguiendo su ejemplo al argumentar que las cosas van en la dirección correcta y que está perfectamente bien aflojar las restricciones. Los políticos se reúnen con grandes grupos de personas, en interiores, sin máscaras y sin respeto por el distanciamiento social. La gente se reúne para bodas y otras ocasiones, actuando como si no hubiera ningún riesgo.

Deberían reconsiderarlo seriamente.

Esta es una enfermedad en la que la prevención es más importante y ahí es donde debemos hundir nuestros recursos. También es lo que los líderes deben promover, no ignorar ni degradar

No es seguro realizar eventos llenos de gente. No es seguro hablar o gritar sin una máscara, en ambientes interiores, durante largos períodos de tiempo. No es seguro mezclarse, pasar el rato juntos. Y este seguirá siendo el caso durante algún tiempo.

Claramente, este no es un momento para regodearse. Esta noticia debería servir como un recordatorio de lo fácil que es la transmisión de esta enfermedad, lo grave que puede ser y la cantidad de educación que aún tenemos que hacer para superar la desinformación. Es muy difícil regular algunos comportamientos. Cuando ese es el caso, los líderes deben liderar, tanto con palabras como con ejemplos.


–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS