"Antes y después del 19 de junio, fueron los negros y sus aliados blancos quienes lucharon por erradicar los legados racistas de la esclavitud". REUTERS/Jeenah Moon
"Antes y después del 19 de junio, fueron los negros y sus aliados blancos quienes lucharon por erradicar los legados racistas de la esclavitud". REUTERS/Jeenah Moon
Kate Masur

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Durante dos siglos y medio, desde mucho antes del establecimiento de Estados Unidos, los afrodescendientes lucharon contra la de todas las formas posibles.

Fue necesaria una guerra civil mortal, que costó más de 650.000 vidas, para librar a Estados Unidos de esa institución. Conmemorar el 16 de junio, ahora establecido como fiesta nacional el 19 de junio, es reconocer la importancia de la esclavitud en la historia de Estados Unidos, recordar los horrores de la esclavitud y el júbilo de la libertad.

Sin embargo, abolir la esclavitud fue solo una pieza de un complejo rompecabezas. También fue parte de una lucha mucho más larga para asegurar a los estadounidenses negros los derechos y privilegios prometidos a los estadounidenses blancos, una lucha que perdura en la actualidad.

Durante décadas antes de la Guerra Civil, los norteños negros y sus aliados blancos lucharon para librar a sus comunidades y a la nación, no solo de la esclavitud sino también de las leyes e instituciones racistas.

Aunque los estados del norte, comenzando en 1777, abolieron gradualmente la esclavitud, muchos sometieron a los negros libres a regulaciones discriminatorias. Con el tiempo, los norteños blancos que apoyaron tales medidas insistieron en que las personas recién liberadas eran pobres y, por lo tanto, probablemente se convertirían en delincuentes, o que los negros eran racialmente inferiores.

Esos puntos de vista fueron consagrados en leyes en el oeste, donde los estados recién admitidos, comenzando con Ohio en 1803, impusieron requisitos especiales de residencia a los negros libres, prohibieron a sus hijos asistir a las escuelas públicas, y prohibieron a los hombres negros votar.

Los negros estadounidenses se movilizaron contra esas leyes. Llevaron a cabo reuniones, organizaron campañas y emitieron discursos para los ciudadanos blancos de sus estados. La lucha del norte dejó en claro que la abolición de la esclavitud no conduciría, por sí sola, a la justicia o incluso a la equidad básica para los estadounidenses negros libres.

En 1864, justo antes de que el presidente Abraham Lincoln fuera elegido para un segundo mandato, un gran grupo de activistas negros se reunió en Syracuse, Nueva York. La mayoría era de los estados libres, pero un puñado hizo el viaje desde estados esclavistas como Tennessee, Virginia y Florida.

La convención insistió en que la nación no solo debe abolir la esclavitud sino también borrar “de sus estatutos todas las leyes que discriminen a favor o en contra de cualquier grupo de su pueblo”. El voto, insistieron los delegados, era “la piedra angular en el arco de la libertad humana” sin la cual “el conjunto puede en cualquier momento caer al suelo”.

Los republicanos en el Congreso estaban listos. Algunos habían estado involucrados en las luchas del norte antes de la guerra por la igualdad racial. Otros reconocieron que la nación estaba en una encrucijada y que la abolición significaría poco sin las protecciones federales para los afroamericanos.

El Congreso que se reunió en 1865 y 1866 adoptó el primer estatuto de derechos civiles de la nación, la Ley de Derechos Civiles de 1866 y la enmienda 14. Estas medidas se aprobaron a pesar de la oposición demócrata en toda regla, incluidas las acusaciones, tan familiares hoy en día, de que las nuevas políticas interferían con las prerrogativas de los estados y daban a los negros estadounidenses ventajas injustas sobre los blancos.

El 19 de junio, entonces, debería servir no solo para recordarnos la alegría y el alivio que acompañaron al fin de la esclavitud, sino también el trabajo inconcluso de enfrentar su legado. Los estadounidenses deben comprender que la Constitución original, que protegía la esclavitud al tiempo que proporcionaba pocas garantías federales para los derechos individuales, no creó un camino hacia la abolición o la igualdad racial. Por el contrario, antes y después del 19 de junio, fueron los negros y sus aliados blancos quienes lucharon por erradicar los legados racistas de la esclavitud y quienes exigieron que el gobierno federal tomara medidas para proteger los derechos de todos.

–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS