"Esta semana su gente reforzó la democracia al acudir en masa para elegir a sus nuevos líderes". (Kim Hong-Ji / Reuters)
"Esta semana su gente reforzó la democracia al acudir en masa para elegir a sus nuevos líderes". (Kim Hong-Ji / Reuters)
John Delury

Profesor de Estudios Chinos en la Universidad de Yonsei

Lo más importante de las legislativas de esta semana es el hecho de que ocurrieron. Se trató del primer voto nacional en el mundo durante la era del , y más de 29 millones de personas votaron para elegir a 300 nuevos miembros de la Asamblea Nacional.

Cada mesa electoral estaba equipada con desinfectante para manos y guantes desechables; a los votantes que llevaban máscaras y estaban muy separados se les verificó la temperatura en las entradas. Corea del Sur es nuevamente un faro en tiempos oscuros, un modelo de cómo una sociedad abierta puede capear la tormenta de una pandemia.

¿Quién hubiera predicho esto hace seis semanas? A finales de febrero, Corea del Sur tenía la dudosa distinción de tener el mayor número de casos de COVID-19 fuera de China. Junto con Italia e Irán, fue uno de los primeros nuevos países críticos.

Antes del estallido, el presidente Moon Jae-in y su coalición liberal, el Partido Demócrata, estaban estancados. Moon tuvo que dejar ir a un controvertido nuevo ministro de Justicia y retirar las reformas estructurales impopulares, como una promesa de aumentar sustancialmente el salario mínimo. El crecimiento económico fue lento. La política exterior distintiva de Moon, basada en la diplomacia y la “paz y desnuclearización” con Corea del Norte, estaba atascada.

El aumento de los casos de coronavirus a fines de febrero amplificó la voz de los críticos conservadores, quienes se manifestaron en contra de la decisión del Gobierno de no prohibir a todos los visitantes chinos. Los índices de aprobación de Moon cayeron.

Cómo han cambiado las cosas desde entonces: de haber sido superado solo por China, Corea del Sur ahora registra menos casos totales que Irlanda y menos muertes que el estado de Colorado.

En el centro de su notable capacidad para aplanar la curva de coronavirus, ha estado una estrategia gubernamental de apertura y capacidad de respuesta al público. En otras palabras, Corea del Sur ha aprovechado sus fortalezas como sociedad liberal para abordar la crisis de salud pública, y esta semana su gente reforzó la al acudir en masa para elegir a sus nuevos líderes.

Como es bien sabido por el mundo, ya a fines de enero los funcionarios de salud pública dieron el visto bueno a los esfuerzos del sector privado para aumentar la capacidad de pruebas generalizadas para el coronavirus en caso de que el brote empeorara. Menos conocido es cómo, a medida que llegaron los resultados de las pruebas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea y el Ministerio de Salud Pública y Bienestar se aseguraron de que la información se transmitiera de manera rápida y sistemática a quienes la necesitaban: el público en general.

El rastreo de contactos y el intercambio de datos públicos han sido las características estándares de la vida diaria aquí.

Esa transparencia, a su vez, le ha permitido al Gobierno depender de medidas de contención que son voluntarias: el distanciamiento social aquí es el tema de una campaña de salud pública, no una orden del Estado.

Las elecciones parlamentarias de esta semana fueron un referéndum sobre el enfoque democrático de Moon a la pandemia de COVID-19 y los votantes surcoreanos le dieron una victoria rotunda. El Partido Demócrata ganó de forma aplastante: capturó (junto con su partido satélite) un estimado de 180 escaños y se aseguró la mayoría más grande en décadas.

Moon tiene viento en sus velas ahora cuando entra en sus últimos dos años en el cargo. En el futuro previsible, su enfoque, como el de cada jefe de Estado en todo el planeta, será la gestión de la pandemia. Tendrá que llevar a Corea del Sur a la siguiente fase de encontrar un enfoque democrático sostenible para luchar contra el COVID-19, especialmente en términos económicos. Más allá, mientras esta crisis y sus presiones disminuyen, se puede esperar que Moon reviva sus sueños de hacer las paces con Corea del Norte, la última medida por la cual la historia juzgará el legado del líder de Corea del Sur.

Pero, para el resto del mundo, la importancia de esta elección tiene poco que ver con su resultado. Lo que más importa es que decenas de millones de ciudadanos pudieron ejercer sus derechos democráticos incluso en la era del coronavirus.


–Glosado y editado–

© The New York Times

El Comercio mantendrá acceso libre a todo su contenido relacionado al coronavirus.