"Supongo que los tribunales harán poca cosa de estos nuevos casos. Pocos jueces van a creer que es bueno para el país o los tribunales que esta elección sea decidida por alguien más que los votantes".
"Supongo que los tribunales harán poca cosa de estos nuevos casos. Pocos jueces van a creer que es bueno para el país o los tribunales que esta elección sea decidida por alguien más que los votantes".
Richard H. Pildes

Profesor de Derecho de la Universidad de Nueva York

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Este es el momento que sabíamos que llegaría. Era inevitable que los márgenes estrechos en los estados decisivos generaran una oleada de demandas posteriores a las elecciones.

Con resultados retrasados, Trump está emprendiendo acciones legales en varios estados. Se nos ha dicho, con razón, que tengamos paciencia. Esa misma calma se necesita ahora que parte de la contienda se traslada a los tribunales.

Algunas de estas demandas se comprenden mejor como reflejo de la propia desorganización de la campaña de Trump. La conclusión es que es muy poco probable que las demandas presentadas hasta ahora afecten el resultado.

La ley autoriza a las campañas a realizar recuentos, si los resultados se encuentran dentro de ciertos márgenes. Pero en los tribunales, las reclamaciones deben probarse con hechos.

Los estados procesaron decenas de millones de votos por correo antes del día de las elecciones, por ejemplo, y la campaña de Trump hizo poco para desafiar ese proceso. Solo ahora, en la nueva demanda de Michigan, la campaña decidió tomar medidas legales contra un proceso que comenzó, en condados grandes, 10 horas antes del día de las elecciones. Los tribunales no están dispuestos a ordenar que los conteos comiencen desde cero.

Y eso es exactamente lo que han señalado. En las últimas semanas, la campaña de Trump trajo una serie de demandas; los tribunales estatales y federales rechazaron a una abrumadora mayoría de ellos. Ninguno de los juicios que han surgido recientemente probablemente lleve a que se desechen miles de papeletas.

El caso más plausible es el que argumenta que Pensilvania actuó ilegalmente al permitir que se recibieran votos por correo hasta tres días después del día de las elecciones. Pero para afectar el resultado, el número de boletas involucradas tendría que ser considerablemente mayor que el margen final.

Pero incluso en el improbable caso de que el número de boletas sea lo suficientemente grande como para determinar el ganador de Pensilvania, se le pidió a la Corte Suprema dos veces antes de las elecciones que dictaminara que esa ventana extendida de tres días es ilegal. El tribunal se negó a detener la extensión por adelantado y luego se negó a escuchar el caso antes de las elecciones.

Es difícil saber la verdadera motivación detrás de estas nuevas demandas. Por otro lado, pueden ser menos sobre sus reclamos individuales, o sobre ganar en la corte, y más el comienzo de un plan para intentar sembrar confusión, socavar la integridad percibida del voto, incluso para configurar tácticas posteriores

Supongo que los tribunales harán poca cosa de estos nuevos casos. Pocos jueces van a creer que es bueno para el país o los tribunales que esta elección sea decidida por alguien más que los votantes.

–Glosado y editado–

The New York Times

TAGS RELACIONADOS