"La posibilidad de una catástrofe de superpropagadores no vale la pena para un espectáculo deportivo opcional". (Foto: Difusión)
"La posibilidad de una catástrofe de superpropagadores no vale la pena para un espectáculo deportivo opcional". (Foto: Difusión)
Jules  Boykoff

Escritor y profesor de Ciencias Políticas en Pacific University

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Los de están en un gran problema. Aplazados por un año y programados para comenzar en julio, los Juegos Olímpicos se han convertido en un punto álgido político en Japón, donde casi el 60 por ciento de la población se opone a organizar los Juegos este verano y donde menos del 2 por ciento de la población está vacunada contra el COVID-19.

El Comité Olímpico Internacional (COI), los organizadores olímpicos locales y el partido gobernante de Japón sostienen que los Juegos deben continuar, incluso en medio de una . Pero es hora de escuchar a la ciencia y detener la peligrosa farsa: los Juegos Olímpicos de Tokio deben cancelarse.

Y, sin embargo, la apisonadora olímpica avanza. Hay tres razones principales: dinero, dinero y dinero. Y seamos claros: la mayor parte de ese dinero se filtra, no a los atletas, sino a quienes administran, transmiten y patrocinan los Juegos. La situación es cruda pero clara: los organizadores olímpicos no están dispuestos a sacrificar sus ganancias por la salud pública.

Haruo Ozaki, presidente de la Asociación Médica de Tokio, dijo: “Es extremadamente difícil celebrar los Juegos sin aumentar las infecciones, tanto dentro como fuera de Japón”. Kentaro Iwata, un especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Kobe, fue más directo: “¿Cómo diablos se puede hablar de un evento deportivo que reúne a tantos espectadores, personal, voluntarios, enfermeras y médicos? ¿Quién podría disfrutar de los Juegos en esta situación? "

¿La respuesta de los corredores del poder olímpico? Trivialidades y teatro de la higiene.

El mes pasado, los organizadores olímpicos emitieron pautas diseñadas para mitigar los peligros del . Todos los participantes deben registrar dos pruebas negativas antes de partir hacia Japón y serán evaluados diariamente a su llegada. Se les insta a que se abstengan de utilizar el transporte público y que pidan comida para llevar en lugar de cenar en restaurantes. Pero los atletas no están obligados a ponerse en cuarentena ni deben ser vacunados. No se permite la asistencia de espectadores extranjeros; sin embargo, decenas de miles de personas entrarán a Japón para los Juegos.

El COI a menudo proclama su enfoque de “los atletas primero”, insistiendo en que la opinión de los atletas olímpicos es clave para el proceso de toma de decisiones de Tokio 2020. Pero los atletas de alto perfil, incluido el fenómeno del tenis japonés, Naomi Osaka, se preguntan en voz alta si los Juegos deberían continuar.

Los oficiales olímpicos a menudo profesan que los Juegos son mucho más que un deporte. Si la pandemia nos ha enseñado algo, es que algunas cosas (el compañerismo, la familia, los amigos, la salud pública) importan más que el dinero. El COI ha tardado en darse cuenta de esto, pero todavía hay tiempo para hacer lo correcto.

El COI supervisa la infraestructura deportiva más generalizada y menos responsable del mundo. El grupo parece haber caído bajo el hechizo de su propia impunidad congénita. La posibilidad de una catástrofe de superpropagadores no vale la pena para un espectáculo deportivo opcional. Es hora de cancelar los Juegos Olímpicos de Tokio.

–Glosado y editado–

© The New York Times