"La telemedicina también plantea nuevas cuestiones de equidad". (Ilustración: Jean Izquierdo)
"La telemedicina también plantea nuevas cuestiones de equidad". (Ilustración: Jean Izquierdo)
Elisabeth Rosenthal

Periodista y médica

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Al principio de la, era usual ver a los médicos en plataformas como Zoom o FaceTime cuando la consulta presencial representaba un riesgo. Las aseguradoras se vieron obligadas, por primera vez, a reembolsar todo tipo de visitas médicas virtuales y, en general, al mismo precio que las consultas en persona.

La pandemia ha demostrado que la medicina virtual es excelente para muchas visitas simples. Pero muchos de los nuevos tipos de que promueven las empresas emergentes benefician más a los bolsillos de los proveedores y los inversores, en lugar de producir medicamentos más convenientes, de alta calidad y rentables para los pacientes.

Con la telemedicina generosamente reembolsada, muchas prácticas ofrecen, incluso alientan, a los pacientes a realizar visitas virtuales. Pero, intencionalmente o no, esa elección se convierte en un multiplicador de ingresos, que se suma a los gastos del paciente.

En el futuro, algunos tipos de visitas virtuales merecerán cobertura de seguro. Piense en citas de seguimiento para controlar la presión arterial o una arritmia, donde las mediciones ahora se pueden recolectar en una farmacia o en el hogar y transmitirse al médico digitalmente.

Para la mayoría de los pacientes, se requerían visitas en persona en gran parte porque era la única forma en que un médico podía facturar. Pero son una enorme pérdida de tiempo, y para las personas con discapacidades crearon dificultades.

Pero hay cosas que la medicina virtual puede pasar por alto, sugieren los estudios.

Un estudio mostró que los servicios comerciales de telemedicina tenían muchas más probabilidades de recetar antibióticos para las infecciones respiratorias de los niños como un médico de atención primaria en una consulta en persona. Eso se debe, en parte, a que si no puede ver dentro del oído para observar un tímpano abultado, por ejemplo, lo más seguro es tratar en exceso, aunque eso sea contrario a las pautas de prescripción destinadas a prevenir la resistencia a los antibióticos.

La telemedicina también plantea nuevas cuestiones de equidad. Aunque promete un mejor acceso para las personas en áreas rurales y desatendidas, las visitas por video requieren Internet de alta velocidad, que es menos común entre esos mismos grupos. Alternativamente, ¿obtendrán los pobres clínicas de telemedicina (más baratas, ya que no se necesita personal de recepción), mientras que aquellos con un buen seguro tendrán fácil acceso a los consultorios médicos?

Las aseguradoras ya están retrocediendo en su disposición anterior a la pandemia de pagar las visitas de telesalud. Y los proveedores y las aseguradoras están luchando por los niveles de reembolso. ¿Vale lo mismo una videollamada que una visita al médico en persona? Si un médico comercial exclusivo de telemedicina determina que un paciente requiere una evaluación en persona, ¿se descuenta o se exime de la tarifa? ¿Y cómo se hace una referencia inteligente si ese proveedor de telemedicina está a miles de kilómetros de distancia?

Hay mucho por resolver. Si permitimos que el mercado tome la decisión, corremos el riesgo de preservar los servicios de telemedicina que generan dinero para las empresas y los proveedores –o lo guardan para las aseguradoras–, y perder los que más benefician a los pacientes.

–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS