"Cabe resaltar que esta no es la primera vez que los científicos han investigado lo que parece una forma poco convencional de dosificación de vacunas". (Foto: Stephane Mahe / Reuters)
"Cabe resaltar que esta no es la primera vez que los científicos han investigado lo que parece una forma poco convencional de dosificación de vacunas". (Foto: Stephane Mahe / Reuters)
Roxanne  Khamsi

Periodista científica

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Al inicio de la , no estaba claro si los investigadores podrían crear una única vacuna funcional, lo que hace que sea aun más sorprendente que el último dilema de inmunización surja de tener múltiples opciones de .

Debido al suministro impredecible y algunas preocupaciones sobre un riesgo de coagulación extremadamente raro pero grave de la vacuna , los funcionarios de salud pública en algunas partes del mundo que han confiado en gran medida en esa inyección han publicado recientemente una nueva guía sobre la mezcla y combinación de diferentes vacunas contra el .

Recientemente, por ejemplo, el Comité Asesor Nacional de Inmunización de Canadá actualizó su guía para decir que las personas que recibieron la vacuna AstraZeneca como su primera dosis pueden recibir esa misma vacuna como su segunda dosis o recibir una inyección de seguimiento de o Moderna en su lugar. El comité también dijo que era posible recibir las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna indistintamente como primera y segunda dosis. Países que van desde Francia a Finlandia a China a Bahréin también han delineado posibles escenarios para combinar diferentes vacunas. Incluso los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen una guía provisional que dice que esto es aceptable en “situaciones excepcionales”, como si la misma vacuna no estuviera disponible.

Si bien esta guía puede parecer confusa, especialmente cuando la guía inicial de vacunas decía a las personas que se inocularan con la misma inyección para ambas dosis, brinda una oportunidad para comprender la seguridad de usar vacunas que no coinciden y medir si las vacunas que no lo hacen ofrecen alguna ventaja.

Un pequeño estudio reciente y aún no revisado, en donde participaron 26 personas que recibieron la inyección de AstraZeneca seguido de una de Pfizer-BioNTech, sugirió, según los análisis de sangre, que aquellos con vacunas no coincidentes tenían una respuesta inmune al menos tan fuerte como las personas que recibieron ambas dosis de Pfizer. Los Institutos Nacionales de Salud comenzaron recientemente un ensayo clínico que examinará los efectos de diferentes combinaciones de vacunas.

En Gran Bretaña ya se está llevando a cabo un ensayo de este tipo para las vacunas AstraZeneca y Pfizer-BioNTech, y los científicos que lo respaldan han publicado datos preliminares sobre los efectos secundarios. Encontraron más informes de fiebre, escalofríos, fatiga y dolor de cabeza entre las personas que recibieron una dosis diferente de la inyección original en comparación con las personas que recibieron inyecciones idénticas. Los científicos quieren saber si eso indica que el sistema inmunológico fue más estimulado por las diferentes vacunas y podría desarrollar una protección adicional. Todavía es demasiado pronto para decirlo, pero se esperan más resultados de la prueba este mes.

Cabe resaltar que esta no es la primera vez que los científicos han investigado lo que parece una forma poco convencional de dosificación de vacunas.

¿Pero por qué mezclar y combinar? Parte del pensamiento entre los científicos es que al administrar diferentes vacunas que exponen el sistema inmunológico a diferentes partes de un patógeno, una tras otra, el cuerpo se entrena para reconocer diferentes partes del invasor y se vuelve más efectivo para defenderse contra él. Otra línea de razonamiento es que el uso de diferentes tipos de vacunas activa diferentes elementos del sistema inmunológico.

Está claro que muchas vacunas para el COVID-19 son muy eficaces por sí solas y no es necesario combinarlas con otras versiones. Pero los científicos deben vigilar de cerca los resultados de las pruebas de combinación y combinación en curso para ver si los estudios grandes y bien controlados muestran alguna señal de una mejor protección. Incluso, los hallazgos podrían aportar al desarrollo de vacunas para otros patógenos.


–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS